Más que palabras

Navarra escuece

09.02.2020 | 15:59
Navarra escuece

sigo sin saber cómo acabará el enésimo serial foral. Es cierto que pinta mejor que hace 48 horas, pero la amplia bibliografía presentada en el pasado invita a extremar la prudencia. Como suelo repetir, hasta el rabo todo es toro. En cualquier caso, a la espera de la evolución de la trama, toca disfrutar este momento de llantina, rasgado ritual de vestiduras, dolientes toques a rebato y demasías dialécticas que nos devuelven uno o varios lustros atrás en el calendario.

Procede entonar el clásico cervantino: ladran, luego cabalgamos. ¡Y qué ladridos, oigan, desde el ultramonte político y mediático! No sabe uno dónde escoger entre tanta salida de madre. "El PSOE abraza al separatismo en Navarra", vociferaba en portada el diario que fletó el Dragon Rapide en julio de 1936. "Sánchez se entrega a Bildu para allanar su investidura", clamaba también en primera la hoja volandera fundada por el ínclito Anson. En versión corregida y levemente aumentada, el editorialista del experiódico de Pedrojota se incendiaba: "Entregar Navarra al aval de Otegi". Todo, claro, pasando por alto que en esta psicodrama, la coalición soberanista ejerce casi de convidado de piedra y que, como ayer advirtió Barkartxo Ruiz en Onda Vasca, no piensa resignarse a semejante papel.

Tanto da.

Para Pablo Casado y su protegida ahora matritense, Ana Beltrán, lo del miércoles fue "ponerse de rodillas ante el nacionalismo" o "el inicio de la traición y el primer pago al independentismo". Como guinda, Rivera, el mil veces ridiculizado por Macron, se abona al comodín de las líneas rojas pisoteadas, como si lo suyo con Vox fuera un accidente. Sobra rostro.