una reunión que puede resultar crucial

Sánchez se cita el martes con Iglesias bajo la amenaza de la repetición electoral

09.02.2020 | 18:55
El presidente español en funciones y candidato, Pedro Sánchez, pasa ante Pablo Iglesias en un anterior pleno del Congreso de los Diputados. Foto: Efe

pamplona - El presidente en funciones, Pedro Sánchez, afronta mañana una reunión que puede resultar crucial para el devenir político en el Estado. El reloj sigue corriendo de cara a la sesión de investidura programada para los próximos 22 y 23 de julio bajo la amenaza de la repetición electoral en noviembre, y Sánchez y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se verán las caras en una cita marcada por los listones que ambos han marcado. El acuerdo pende de un fino hilo: de la entrada o no de miembros de la formación morada en un futuro gobierno bicolor, una alianza que los socialistas no aceptan.

La nueva ronda de contactos se abre mañana bajo la presión. Más concretamente, sobre los hombros de qué formación recaerá el castigo por el bloqueo institucional y por ende, una hipotética repetición electoral. No en vano, el PSOE parece que saldrá airoso de un nuevo paso por las urnas en menos de seis meses, incluso ahondando en la victoria cosechada el 28-A, mientras que Unidas Podemos volvería a sufrir un nuevo retroceso que no solo debilitaría al partido, sino también a su máximo dirigente. Así, la estrategia de Sánchez pasa por endosar la presión a un Iglesias que se sigue manteniendo firme en que la marca morada debe de tener su hueco en el Consejo de Ministros, aunque el presidente en funciones rebajara la tensión instando a Iglesias a que le proponga a independientes de reconocido prestigio, y de la órbita de Unidas Podemos que puedan encajar en el perfil que busca para su gobierno. "Esas sugerencias", según señaló en una entrevista televisiva la pasada semana, "las tendré en cuenta". Abierta esa rendija a una posible alianza, lo cierto es que la reunión de mañana servirá de termómetro para calibrar el acercamiento entre ambos. La vía intermedia sobre los independientes en los ministerios se atisba como la solución al problema, si bien Sánchez deberá responder al guante lanzado por Iglesias. Y cuanto antes, ya que apenas restan dos semanas para la investidura.

Por lo pronto, y según recoge la agencia Europa Press, fuentes de Moncloa auguran que esta semana "van a pasar cosas". Y Sánchez no ha dudado en sacar a relucir que el ejecutivo que comanda cuenta con perfiles independientes sin carnet del partido socialista, como son los casos de la ministra de Justicia, Dolores Delgado; el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, o el de Ciencia, Pedro Duque. Asimismo, se mantiene firme en su negativa a la entrada de miembros de Unidas Podemos en su gabinete, ya que desea "un gobierno con un mensaje coherente y no un co-gobierno". Y, por último, es consabido que el feeling entre el presidente en funciones e Iglesias no es el mejor por la falta de confianza mutua que se profesan. En el epicentro de esa desconfianza está el procés catalán: mientras que los morados apoyan una salida pactada con los partidos soberanistas a través del ejercicio del derecho a decidir, el PSOE obvia esa opción de disensión por no estar amparada por la Constitución.

camino a la investidura El entendimiento entre PSOE y Podemos podría desbrozar el terreno de la investidura de Sánchez, que sumaría el apoyo de los 42 diputados morados. Pero no despejaría por completo el hasta ahora tortuoso camino a su nombramiento como presidente, ya que necesitará de una mayor colaboración -de Compromís y PNV, además del ya garantizado voto del Partido Regionalista de Cantabria- y la abstención de ERC o de EH Bildu. Por si acaso, Celaá ya preparaba el terreno. "Nadie ha dicho que una abstención de ERC sea depender de ERC. Las fuerzas políticas hacen con sus votos en ejercicio de su autonomía e independencia política lo que les parece. Depender es una cosa y que voten es otra muy diferente", indicó este pasado viernes.

Con la investidura ya programada para el 22 y 23 de julio por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y ante lo que pueda suceder mañana en la reunión entre Sánchez e Iglesias, el PSOE tampoco abandona sus llamamientos a la abstención de PP y Ciudadanos. Conscientes de que llegar a la Moncloa apoyados por los nacionalistas les podría reportar fuertes críticas, tanto populares como naranjas podrían ser su salvavidas. Pero es un escenario improbable, ya que ni Casado ni Rivera ven factible facilitar su investidura mediante sus abstenciones, ni siquiera bajo la amenaza de la repetición electoral.

LOS PLANTEAMIENTOS DE PABLO IGLESIAS El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha avanzado que este martes planteará al presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, una negociación "integral" de programa y de equipos de Gobierno y le ha pedido a los socialistas que dejen ya las "excusas" porque desde Unidas Podemos no han dejado de "flexibilizar" su posición para alcanzar un acuerdo.

Así lo ha puesto de manifiesto en San Lorenzo de El Escorial antes de inaugurar el curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid bajo el título 'Bases para un nuevo republicanismo' que comienza este lunes y que concluirá el próximo viernes.

Iglesias ha subrayado que Podemos ha hecho "cesiones" desde el principio para tratar de sacar adelante la investidura pero que el PSOE no hace más que poner "excusas". "Se debería terminar el periodo de las excusas y ponernos a negociar un Gobierno ya", ha enfatizado.

Según ha destacado, ante la duda del PSOE de que pudiera sacar adelante la investidura con un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, el grupo confederal sugirió la posibilidad de intentarlo y, de lo contrario, revisaría su posición, y lo mismo ha hecho en relación con Cataluña, un asunto en el que no van a poner "líneas rojas".

"No paramos de flexibilizar nuestra posición", ha reiterado el líder de la formación morada, para añadir que en Unidas Podemos no aspiran a cumplir todo su programa pero sí a que 3,7 millones de votos tengan representación en un futuro Ejecutivo y a que determinados artículos de la Constitución relacionados con las pensiones la vivienda o la justicia fiscal "se hagan reales".

LA INVESTIDURA ES ALGO "MUY SERIO", "NO MARKETING" En este sentido, el líder de la formación morada ha asegurado que no le parece "serio" que la Ejecutiva del PSOE haya filtrado a los medios de comunicación que es su intención aprobar este lunes un documento con ofertas programáticas para Podemos con vistas a la reunión de este martes en el Congreso.

Iglesias piensa que no se debe caer en el error de pensar que esto es "una campaña por el relato" y que la investidura es algo "muy serio", no mero "marketing". De ahí que lleven más de dos meses pidiendo al PSOE reunir a los equipos de trabajo de ambos partidos para tratar de acercar posturas.

En todo caso, ha señalado que este martes propondrá al jefe del ejecutivo una negociación "integral" de programa pero también de equipos de gobierno porque "cuando los programas no van acompañados de equipos de gobierno, se quedan en papel mojado". "Y eso ya lo hemos vivido con el PSOE", ha remachado.

En este punto, Iglesias ha recalcado que la investidura de Sánchez no tiene por qué ser en septiembre sino que aún hay tiempo de aquí a los próximos 22 y 23 de julio para acordar un Gobierno de coalición  que sea capaz de afrontar los retos fundamentales del país como ocurre, según ha indicado, en 20 de los 28 países de la Unión Europea.

"(Sánchez) No puede actuar como si tuviera mayoría absoluta. Lo que tiene que hacer es lo que hacen otros presidentes de Europa, lo que hace Ximo Puig o Francina Armengol", ha dicho, antes de cuestionar que los socialistas pretendan gobernar en minoría para poder pactar propuestas económicas con la derecha "y algún asuntillo social" con Podemos.

SI ESTO VA DE PROGRAMAS, ¿POR QUÉ NEGOCIA CON PP Y CS?
Iglesias ha dicho tener la sensación de que el PSOE querría sacar la investidura "como sea" independientemente de los programas porque, a su juicio, "si realmente esto fuera de programas, ¿por qué está negociando entonces con el PP y lleva dos meses invitando a Ciudadanos?".

"Cuando alguien quiere negociar con el PP y Ciudadanos pero al mismo tiempo nos pide apoyo a nosotros da la impresión de que el programa no le interesa, sino ser presidente a toda costa con independencia del programa", ha insistido.

Así las cosas, Iglesias espera convencer este martes a Sánchez para que finalmente pueda haber un Gobierno en julio. "Los buenos estudiantes tienen que tener los deberes hechos al principio del verano porque si llega a la investidura sólo con el apoyo del PRC, a lo mejor tendrá que repetir examen en septiembre", ha advertido.