Más que palabras

Maroto, colocado

09.02.2020 | 20:44
Maroto, colocado

decíamos ayer, o sea, hace justo una semana, que el PP andaba trapicheando por aquí y por allá para ver cómo le encontraba un asiento bien remunerado al culo de Javier Maroto, que acababa de ser doblemente pateado. Recuerden que fue primero la ciudadanía alavesa la que lo coceó lejos del escaño que daba por ganado y que después su propio señorito, Pablo Casado, lo despachó de su lado tras cargarle el mochuelo del hostiazo electoral de los genoveses. Urgía, pues, procurarle un momio al gachó que con tanto entusiasmo y tan poco éxito había ejercido como aprendiz de brujo de las huestes gaviotiles.

Contábamos, confieso que con la intención de que la vergüenza y el escándalo provocaran una marcha atrás, que la opción más real pasaba por hacerlo senador autonómico por Castilla y León. Y hete aquí que así ha sido. Aprovechando que todo quisque miraba al pifostio negociador entre PSOE y Unidas Podemos, el PP tiene a punto de caramelo la elevación de Maroto a la categoría de representante autonómico de una comunidad con la que mantiene tanta relación como con Alabama. Claro que el detalle más golfo en varios sentidos de la palabra es que el fulano se ha borrado del censo de su supuestamente irrenunciable Vitoria-Gasteiz para avecindarse, tócate los pies, ¡en Segovia!

Más allá del vómito en la voluntad de los alaveses, en los castellanoleoneses o, incluso, en los militantes del PP en esa comunidad, el cuádruple tirabuzón de Maroto es pura poesía. El caradura que convirtió en su bastión programático la denuncia de los que se empadronan para cobrar ayudas ha acabado haciendo lo propio para seguir viviendo del erario.