ERC ensaya la vía del diálogo y se separa de JxCat

Rufián anuncia que facilitará la investidura si Sánchez acuerda con Podemos mientras que Junts es reacia a apoyarle

09.02.2020 | 21:11

pamplona - Pedro Sánchez no allanó el camino a ERC para apoyar su investidura como presidente del Gobierno y los diputados republicanos votaron en contra. Sin embargo, su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, dejó bien claro que en la segunda y definitiva votación de mañana Esquerra no será un obstáculo para la elección del candidato socialista, aunque lo condicionó a que Sánchez cierre un acuerdo con Unidas Podemos, mientras que JxCat fue muy beligerante con él aspirante y encareció el precio para facilitar su investidura.

Rufián intervino con un tono y unas formas muy solemnes y moderadas para lo que acostumbra y, tras anunciar que en la votación de ayer su grupo votaría en contra de la investidura, mostró un talante pactista de búsqueda de cierta confluencia con el voto de las izquierdas españolas. En varias ocasiones incluso animó a Sánchez a lograr un acuerdo progresista con Podemos y a no ser "irresponsable", al tiempo en que recordaba que están dispuestos a facilitar la investidura si se produce el acuerdo. "Por nosostros no será", subrayó el portavoz de ERC. El cortejo llegó al punto que el presidente español en funciones le agradeció el "tono" de su intervención. Algo inédito en su corta pero bronca relación parlamentaria.

Pese a las buenas maneras, el discurso de Rufián fue muy crítico con Sánchez y le acusó de "estar jugando a la ruleta rusa, dando una segunda oportunidad a Casado, Rivera y Abascal para llegar a la Moncloa". Sobre la cuestión catalana, el presidente español le propuso "abandonar la vía unilateral" y el portavoz de ERC le propuso reuniones mensuales de los gobiernos español y catalán. Rufián ensayó ayer la vía del acuerdo entre Catalunya y Madrid que viene desarrollando meses atrás, poniendo voz a una praxis política más moderada y templando la velocidad de su hoja de ruta hacia la independencia. Contrasta con la posición de JxCat que se mantiene en una línea de ruptura y, en el caso de la investidura, ayer se mostró más reacia a ceder una abstención al PSOE. La diputada Laura Borràs justificó el rechazo a la elección señalando que "tenemos 155 motivos para el no a la investidura" y reprochó a Sánchez que con su llegada al poder "se ha incrementado la represión, se ha mantenido el control de la finanzas en Catalunya, se ha espiado a representantes de las delegaciones catalanas en el exterior, se mantiene el delito de sedición para los presos del procés y se suspende a los que han sido elegidos parlamentarios".

"Usted ha explicado públicamente que necesita un vicepresidente que no hable de presos políticos -en alusión a Pablo Iglesias-, pero si tuviera sentido de Estado, debería hablar de presos políticos y con los presos políticos", subrayó Borràs a Sánchez durante su intervención en la segunda jornada del debate de investidura que se celebra desde este lunes en el Congreso.

La independentista catalana censuró que el presidente en funciones haya protagonizado en tres meses "una oda al bloqueo" y que ahora pida al resto de grupos que no bloqueen su investidura cuando, a su juicio, Sánchez no sólo ha tratado de "humillar" a sus socios, en referencia a Unidas Podemos, sino que se ha parapetado detrás de "un muro de silencio" y haciendo "oídos sordos" a las propuestas de los otros. - D.N.