“Cintruénigo es mi entorno de seguridad, ahí soy yo, María caracola, hija del caracol”

Aficionada al campo y a la música, Chivite apuesta por mantener la normalidad en su vida personal y familiar

10.02.2020 | 00:07
María Chivite, durante la entrevista.

pamplona - Detrás de cada cargo público está el factor humano y la vida fuera de la política. María Chivite no es una excepción y aporta detalles de sus gustos y entornos.

Dijo que los miembros del Gobierno deben cuidar la vida familiar para poder dar lo mejor de ustedes mismos en el Ejecutivo...

-Para mí el equilibrio entre tu trabajo y la vida personal es absolutamente necesario. Es que si no, pierdes la perspectiva de la realidad. Yo no voy a renunciar a llevar a mis hijos al colegio todos los días, más allá de compromisos puntuales. Para mí es importante poder hacer la compra y pisar la realidad del día a día, estar con los padres del cole... por la parte familiar y personal y para no perder la perspectiva de la realidad y de los problemas cotidianos de cada uno. Y también por aleccionar en la corresponsabilidad del cuidado a los consejeros y consejeras. La conciliación es fundamental.

Usted entonces ya se ha trazado un plan de horarios en ese sentido. ¿Cuáles van a ser sus rutinas, y cómo van a cambiar tras su llegada a la presidencia?

-Al final esto se gestiona con equipos y delegando responsabilidades, En el Gabinete nos hemos organizar para hacer una comida rápida y seguir, y para las seis de la tarde poder salir. Yo muchas veces cuando acuesto a los niños a las diez de la noche termino de mandar correos o de revisar cosas. Ahora con las nuevas tecnologías se puede no estar presencialmente en el trabajo y sacar el trabajo. La presencia no siempre es fundamental. Lo fundamental es sacar el trabajo. ¿Mis rutinas? Yo siempre llevo a mis hijos al cole y espero seguir llevándolos todas las mañanas, más allá de un caso puntual. De hecho las sesiones de Gobierno no van a empezar a las nueve, sino a las nueve y cuarto, y no solo por mí, sino también porque hay otros consejeros y consejeras que llevan a sus hijos al colegio. Y creo que como Administración también tenemos que dar ese ejemplo.

¿Va a seguir yendo al monte como válvula de escape? ¿Cuál va a ser su práctica deportiva?

-Sí, de hecho, el sábado estuve en el embalse de Leurtza, que no había estado nunca. Me llevé a los críos y me encantó. Es verdad que pasamos menos tiempo con nuestros hijos pero lo que tengo en la cabeza es que el tiempo que esté sea de calidad.

Sus hijos aún pequeños, no son muy conscientes de lo que ha cambiado la vida de su madre.

-Procuro que no les tenga por qué afectar más allá de que pueda pasar más tiempo fuera de casa.

¿Teme que de una u otra manera se pueda quebrar su normalidad?

Yo espero que no, ellos no se van a mover de su entorno de siempre, y procuraré que sea así. Van a seguir en sus actividades normales, en un entorno normal que es el colegio público El Lago de Mendillorri.

Le resultará difícil dar más de cien pasos sin que alguien no le salude o le pare por la calle...

-Tanto Cintruénigo como Sesma , que es el pueblo de mi pareja, son mi entorno de seguridad. Ahí no soy María secretaria general o María presidenta. En mi pueblo soy María... María caracola. Mi padre es el caracol. Mi abuelo era el caracol... En mi pueblo soy yo. Y para mis amigas no soy María presidenta. Y para mi familia, mis hermanos, mis primos, mis tíos... y en Sesma igual. Esos son los entornos donde más cómoda me siento, porque soy yo. No soy María no se qué; soy yo.

Le gusta la música indie. ¿Qué otro tipo de gustos y aficiones describen sus preferencias?

-Me encanta la música, me gusta salir de excursión con los críos. A mis hijos les gusta ir al huerto de mi suegro, o nos vamos a andar por el campo. A mí eso me gusta mucho. Procuro también hacer algo de deporte, aunque lo tengo un poco abandonado. Tengo entrenamiento personal. Voy a un sitio en Mutilva con un grupito de tres personas. Lo dejé en abril y en septiembre me volveré a incorporar. Es bueno para la cabeza.

Muchos erróneamente piensan que su padre fue Carlos Chivite, fallecido en 2008, tío segundo suyo. ¿Le transmitió la pasión por la política?

-Sí y no. Mi padre fue concejal del Ayuntamiento de Cintruénigo en los ocho años en los que Carlos Chivite fue alcalde. Mis padres han sido catequistas, han participado en la vida asociativa de Cintruénigo.... Yo me afilié a Juventudes Socialistas creo que en el 98, con Carolina Castillejo, y Javi Remírez. Luego fue Carlos el que me propuso la concejalía de Cintruénigo. Y en 2007 entré con Puras al Parlamento.

¿Ha pensado en Carlos Chivite en algún momento durante este verano?

-Sí, sí, por supuesto. Lo he tenido muy presente y a Fernando Puras también. - Víctor Goñi/Jesús Barcos