Pimientos, pelota y alpargatas en el menú de las consortes

Las mujeres de los mandatarios del G7 visitaron Ezpeleta, donde degustaron productos típicos y escucharon cantar ‘hegoak’ a un coro, y almorzaron en villa arnaga, en kanbo, el caserón en el que se escenificó el final de ETA

10.02.2020 | 01:16
Un dantzari baila el aurresku a las puertas de Villa Arnaga, en Kanbo, ante Akie Abe (Japón), Malgorzata Tusk (UE), Jenny Morrison (Australia), Cecilia Morel (Chile), Adele Malpass (mujer del presidente del Banco Mundial, David Malpass), Melania Trump (EE

mientras los líderes del G7 dirimían a puerta cerrada sobre el devenir de la economía y la política internacional, las primeras damas hicieron un tour por localidades de Iparralde como Ezpeleta y Kanbo.

La agenda paralela comenzó precisamente en Ezpeleta, un pequeño municipio de unos 2.000 habitantes a una media hora de Biarritz, donde fueron recibidas por el alcalde, Jean-Marie Iputcha.

Brigitte Macron, esposa del presidente francés, Emmanuel Macron, había encargado en un comercio local en abril unas toallas para agasajar a sus homólogas durante esta cumbre, y las parejas de los mandatarios aprovecharon la visita para saludar al propietario de la tienda, Tisserand de linge basque, existente desde 1910.

En el grupo se encontraban, entre otras, Melania Trump, esposa del presidente estadounidense, Donald Trump; Akie Abe, mujer del primer ministro japonés, Shinzo Abe, o Cecilia Morel, esposa del presidente chileno, Sebastián Piñera, cuyo país no pertenece al G7 pero ha sido invitado a algunas sesiones.

VINO Las primeras damas compraron las célebres alpargatas de la localidad en otra tienda tradicional, fueron invitadas a un vino local en una bodega, La cave des barons Ezpeleta y, tras escuchar una coral en la iglesia (no faltó el canto de Hegoak) y ver un partido de pelota, pusieron rumbo a Kanbo, a Villa Arnaga, donde tenían organizada la comida.

Antes del almuerzo y a las puertas del caserón, un grupo de dantzaris ofreció una actuación y bailó el aurresku. Posteriormente, la delegación accedió a Villa Arnaga, el lugar que hizo las veces de retiro del escritor Edmon Rostand, autor de Cyrano de Bergerac, y también la sede que sirvió el el 4 de mayo de 2018 para escenificar el final de ETA, en un acto en el que participaron un centenar de agentes políticos y sociales vascos.

Ya por la noche, el programa de las consortes coincidió con el de sus parejas en la cena de honor que Macron ofreció en Biarritz a sus homólogos de Alemania, Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Canadá y Japón, y a otros participantes invitados al G7, como el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que acudió junto a su mujer, Begoña Gómez.

Hoy, según indicaron a Efe fuentes del Elíseo, se encontrarán en la playa Côte des Basques de Biarritz (que permanecerá cerrada al público) con campeones de surf, y hablarán con jóvenes que se están formando como salvavidas.

La cumbre concluirá por la tarde, por lo que tendrán tiempo además para conocer de cerca el trabajo de una asociación que trabaja en favor de la preservación del océano, y que se centra especialmente en la sensibilización de los más pequeños. - Efe/D.N.

noticias de noticiasdenavarra