Más que palabras

Todo sigue igual

10.02.2020 | 02:01
Todo sigue igual

eché la persiana a esta columna unos días antes de la investidura fallida de Pedro Sánchez. Vuelvo al tajo, como ven, a las puertas de la nueva y definitiva intentona. ¿Qué ha sucedido digno de mención entre ambos momentos? Absolutamente nada. Los actores principales del psicodrama se han dedicado al mareo sistemático de la perdiz y, sobre todo, al señalamiento recíproco del antagonista como culpable de una más que posible repetición electoral.

Realmente, eso ha sido lo único coherente del discurso de PSOE y Unidas Podemos en estas seis semanas de estío políticamente estéril, la fijación en que la hastiada ciudadanía se cabreara con el adversario y le hiciera pagar la vuelta a las urnas. El resto de los mensajes de unos y otros han ido variando de un rato al siguiente en una sucesión infinita de contradicciones. Así, desde Ferraz/Moncloa o Moncloa/Ferraz, que tanto monta, la incansable Carmen Calvo tan pronto descartaba el acuerdo de septiembre como lo daba por casi hecho. En contrapartida, desde Galapagar, Pablo Iglesias aseguraba tajantemente que no pensaba ceder ni un milímetro justo antes de proclamar que aceptaría la propuesta de julio con los ojos cerrados.

Desconozco cómo acabará el folletón. Hace ya mucho tiempo que la política española no cabe en los análisis más o menos racionales. Responde más bien al caos, al azar, al interés de cada minuto o al puro capricho de personas que andan justas de escrúpulos y no tienen el menor empacho en hacer gala de ello. Es todo lo que soy capaz de sacar en limpio de esta inconmensurable tomadura de pelo de la que venimos siendo objeto desde hace medio año largo.

Lo último Lo más leído