Urkullu tilda la sentencia de “nefasta y un despropósito”

El lehendakari considera “imprescindible impulsar una estrategia capaz de eludir el choque de trenes”

10.02.2020 | 07:37

bilbao - El lehendakari, Iñigo Urkullu, tildó de "nefasta" y un "despropósito" la sentencia del procés, que además "no cierra nada", por lo que llamó a buscar una solución que impida "el choque de trenes". Tras expresar su solidaridad y "cercanía" a los condenados, reclamó "inteligencia" para abordar "un proceso y una mesa de negociación política, desde la asunción de las personalidades internas en un Estado-Nación heterogéneo".

A su juicio, "la sentencia del Tribunal Supremo es un nefasto desenlace a un proceso político y judicial que ha constituido un despropósito". "La verdad es que no sé si merece mirar demasiado al pasado. La judicialización de la política solo conduce, como en este caso, a resultados negativos", aseveró.

Por ello, ante esta resolución judicial, el lehendakari trasladó su "cercanía humana y solidaridad a las personas encarceladas y condenadas". "Estoy convencido de que nunca quisieron un mal para nadie. Por ahora, este desenlace judicial no cierra nada", consideró.

Urkullu expresó su comprensión por "la alta carga emocional, la tristeza, la frustración y desesperanza" que ha generado la sentencia en "una parte importante de la sociedad catalana", y apeló a "la serenidad".

"Apelo a actuar con perspectiva e inteligencia política en la búsqueda de una solución política. Es imprescindible impulsar una estrategia capaz de eludir el choque de trenes, los callejones sin salida o la fragmentación social", añadió.

mesa negociadora En este sentido, abogó por "una estrategia transversal que apueste por el diálogo y el acuerdo" porque, a su juicio, su ausencia es la que "ha traído" a esta situación. Su apuesta pasa, según apuntó, por "un proceso y una mesa de negociación política, desde la asunción de las personalidades internas en un Estado-Nación heterogéneo, consciente de que las democracias populares son complejas".

Para el presidente del Gobierno Vasco, esta es "la única posibilidad de analizar una solución a un problema político que redunde en la convivencia". - E.P.