Chivite descarta que los “cambalaches” de Navarra Suma interfieran en el Gobierno

La presidenta aboga por “cuidar” el euskera “como lengua propia” con una normativa que respete “los derechos lingüísticos”
Expresa su voluntad de contar con los presupuestos antes del mes de febrero

10.02.2020 | 08:35
La presidenta, María Chivite, en un momento de su intervención.

Aboga por “cuidar” el euskera “como lengua propia” con una normativa que respete “los derechos lingüísticos”.

pamplona - Conferencia de María Chivite en el Foro SER Navarra, y ronda de preguntas y respuestas al término de su intervención. Un repaso de una hora de duración a una actualidad política sensiblemente sobrecargada tras la sentencia al procés, la reacción en Catalunya y la precampaña electoral. No eludió Chivite ningún tema, tampoco los de índole económica, y el repaso fue poliédrico pero somero. Una de las cuestiones claves fue la estabilidad política en Navarra ante las turbulencias de una campaña en la que la derecha vuelve a poner el foco en la Comunidad Foral. Chivite pidió que de cara a las próximas elecciones generales "nadie tenga la tentación de usar a Navarra como herramienta política y menos aún como pretendido elemento de negociación o intercambio". Para la presidenta, la pretensión de la derecha de romper el Gobierno foral conculca la "voluntad de la ciudadanía", por lo que advirtió de que "estará enfrente de quienes quieran manchar la imagen de Navarra y trasladar una falsa realidad que nada tiene que ver con lo que aquí vivimos". Así que trasladó un mensaje de "firmeza en la defensa de nuestro autogobierno, de nuestra imagen y nuestra realidad", combinado con una llamada a la convivencia y el respeto, como "manera de hacer y de vivir".

Chivite, que considera que su Gobierno de coalición representa la centralidad en Navarra, subrayó una idea de navarridad ligada al concepto de ciudadanía. Subrayó el valor de la pluralidad existente en Navarra, y la contrapuso con la estrategia de partidos "que buscan un país uniforme y homogéneo" cuestionando el régimen foral.

La presidenta cree que las turbulencias de la campaña electoral no afectarán a su gobierno ni en su estabilidad ni tampoco en su cohesión interna. Y descarta que la derecha tenga opciones de tumbar al Gobierno, por una cuestión de principios. A su juicio, "que alguien haga una petición así" implica "no respetar nuestro sistema democrático y no aceptar la legitimidad que tiene este Gobierno. En cuanto a la próxima cita con las urnas, aspira a que el PSOE pueda reactivar una agenda social, y se articule un gobierno "sensible y respetuoso con Navarra, con nuestra realidad institucional y con las materias que tenemos pendientes de avanzar". Lo opuesto a la hipótesis de un gobierno entre PP y Ciudadanos, "un riesgo para nuestro marco competencial".

En cuestiones económicas, la jefa del Ejecutivo mostró una similar determinación. Dijo que no contempla una prórroga presupuestaria para el ejercicio 2020 y se vio con capacidad de sacar los presupuestos antes de febrero, e incluso antes del 31 de diciembre. Sobre si podría sacar adelante las medidas fiscales acordando con Navarra Suma y los Presupuestos con EH Bildu, Chivite recordó que las aritméticas variables son constantes en el Parlamento, en la necesidad de una cultura de acuerdos..

optimismo Más cuestiones desgranadas. El Gobierno ha dibujado "un escenario presupuestario para 2020 positivo", lo que ha dado lugar al aumento del techo de gasto. En materia tributaria, se apuesta por reducir la carga fiscal a las rentas del trabajo y aumentar el control del fraude fiscal y a las empresas que evaden. El objetivo que hay que preservar no solo es sufragar los servicios públicos", sino proteger también la calidad de los mismos.

En cualquier caso, el Gobierno dedicará el superávit a amortizar deuda. "Estamos a final de año y hay que gastar ese dinero y no nos da tiempo a gastarlo para inversiones productivas", Por otro lado, el asunto del abono del complemento de Grado lo ciñó Chivite al cumplimiento de una sentencia. "Que alguien cuestione que el Gobierno cumpla con lo que dice es cuestionar mucho", dijo.

Salieron otras cuestiones ante un auditorio interesado en materias muy diversas, como las infraestructuras, y también la transferencia de tráfico y seguridad vial que se espera materializar "en cuanto contemos con un gobierno con plena capacidad operativa", lo mismo que la actualización del acuerdo en torno al Convenio Económico.

No podía faltar una mención a las políticas de memoria. "Podemos celebrar que por fin el dictador Francisco Franco va a salir de un mausoleo público. Y hace unos días hemos asistido en Navarra a la localización de los cuerpos de 16 víctimas del golpe militar", reiterando el compromiso permanente con las víctimas del terrorismo, "un colectivo plural que tiene y tendrá nuestro respeto y apoyo, acompañamiento y consideración en nuestras políticas públicas".

APUNTES

Euskera. Chivite dijo que el Gobierno va a trabajar en una "normativa de consenso", en relación con el euskera. Buscará dotar de seguridad jurídica a todos los procedimientos públicos, respetando los "derechos lingüísticos" de una lengua "que es propia". Al tiempo que se muestra partidaria de la zonificación lingüística y de los criterios de "voluntariedad".

Catalunya. Sobre el momento en Catalunya, se mostró favorable "siempre al diálogo, a la mano tendida y a los esfuerzos para llegar a acuerdos, pero desde el estricto cumplimiento de la legalidad". Sobre Quim Torra, dijo que "está en una deriva difícilmente comprensible". "No es cuestión de echar más leña al fuego sino de serenar y llamar a la calma".

Víctimas del terrorismo. La presidenta explicó su "compromiso inequívoco" con las víctimas. "En mi trayectoria personal no cabe lugar a dudas", y explicó que desde su etapa universitaria había sido "siempre activa" en esta cuestión., por lo que manifestó su dolor cuando se le cuestiona en su compromiso en este asunto.