Juan Mari Gastaca

"El PP no se ha presentado como una alternativa"

07.06.2020 | 01:47

Detecta "el clima más enrarecido y frentista que hayamos podido conocer" y se declara pesimista en torno a los futuros indicadores económicos

pamplona – Es una de las firmas sabatinas en DIARIO DE NOTICIAS, y un habitual en las tertulias políticas de Onda Vasca, con una experimentada capacidad para desmenuzar la actualidad política. Cree que los datos del paro y los indicadores económicos van a ser" aterradores y patéticos en los próximos meses". Horizonte que a su juicio intensificará el clima de "frentismo", con una derecha que no ha entendido que su actitud alimenta la entente entre Sánchez e Iglesias.

Ha denunciado la falta de calidad de la nueva generación política.

–Yo establezco una relación entre la pérdida de calidad de la política y la pérdida de calidad del periodismo. Esto en un marco de redes sociales y de periodismo de corto alcance que está interrelacionada con una política líquida. Los líderes van buscando repercusión inmediata que impide establecer una visión larga y un periodismo mucho más interpretativo, desde una denuncia realmente sopesada y razonada. En cambio contribuimos un poco a la algarada política e informativa. Con lo cual en conjunto es la combustión perfecta para esa desunión y desencuentro. Y sí, creo que es la peor camada política en décadas. Porque claro que aquí ha habido escenarios de confrontación. El váyase señor González, o en la época de Zapatero, pero el nivel político era infinitamente superior.

¿Cuál es su análisis sobre el papel de Casado a punto de cumplir dos años en la presidencia del PP?

–Está encorsetado, por la influencia que sobre él ha ejercido Aznar y por el hándicap que le está suponiendo la elección como portavoz parlamentaria de Cayetana Álvarez de Toledo, para el intento de un PP que no se eche manos de Vox ni esté tan dependiente. Creo que Casado está rodeado de un equipo de muy baja calidad. Casado poco a poco ha ido descartando como colaboradores a políticos de experiencia y reconocimiento de muchos sectores, y se ha rodeado de gente que no dispone ni con mucho de ese expertise profesional y político.

¿Y ese pretendido o anunciado Gobierno en la sombra?

–No existe. El PP no tiene un gobierno en la sombra. La prueba más evidente es que este partido ha desaprovechado la oportunidad de la crisis del covid. No se ha presentado como una alternativa de gobierno que desde la tribuna del Congreso ofrece un decálogo de medidas económicas para la recuperación de España. Las relaciones entre el PP y la CEOE prácticamente son inexistentes. El PP no ha conseguido rentabilizar lo más mínimo las ocurrencias de un gobierno desunido. Dos años después de la moción de censura a Rajoy, después de los errores, rectificaciones, y líos internos de este Gobierno, Sánchez sumó 177 votos, uno por encima de la mayoría absoluta. Es decir, ni un rasguño.

Un Sánchez acostumbrado a caminar sobre el alambre y a salir entero.

–ERC, a sabiendas de que Sánchez había llegado a un acuerdo con Ciudadanos no se desmarcó, y cuando llegó la hora de la votación Sánchez obtuvo esos 177 votos, con la abstención de ERC y el apoyo de Cs. Sánchez está consiguiendo algo inimaginable, aprovechando de una manera sorprendente que Inés Arrimadas se ha dado cuenta de que por la vía frentista de la derecha no iba a ningún sitio, y Sánchez a las primeras de cambio ha sumado sus votos.

Esa habilidad no es necesariamente altura política.

–Pedro Sánchez no tiene ningún otro manual que el pragmatismo. Para mí es el cum laude de la geometría variable. Él vive del pragmatismo puro y duro. Ha pasado de querer traer de las orejas a Puigdemont a establecer una mesa a la carta en Pedralbes.

¿Un éxito de Núñez Feijóo le recolocará como potencial recambio en el PP?

–Yo soy de los convencidos de que Núñez Feijóo ya dijo hace mucho tiempo que no iba a pasar el rubicón, que se quedaba en Galicia.