El Parlamento foral reanuda las actividades suspendidas y eleva su aforo

03.07.2020 | 13:53
El Parlamento de Navarra, cerrado por la pandemia.

El Parlamento de Navarra ha aprobado este viernes por unanimidad la propuesta de su presidente, Unai Hualde, acerca de la modificación del plan de contingencia frente al coronavirus para reanudar las actividades suspendidas, como sesiones de trabajo y exposiciones, y para ampliar al 75% el aforo máximo de sus dependencias.

Los cambios introducidos dimanan del acuerdo de Gobierno del 19 de junio, en virtud del cual se dispuso la entrada de la Comunidad foral en la nueva fase normalidad a partir del día 21 de junio. En ese sentido, la Cámara procede a la actualización del plan de contingencia para, respetando las medidas generales de protección recomendadas por las autoridades sanitarias, reanudar las actividades parlamentarias suspendidas y, de conformidad con la reducción de la distancia mínima de seguridad a metro y medio, ampliar el número de asistentes a las sesiones plenarias, para lo cual se incrementa hasta el 75% el aforo de cada estancia del Parlamento.

En el caso del salón de plenos, cuya capacidad se cifra en 75 personas, 52 de ellas sentadas (50 parlamentarios más dos letrados), ese 75% equivale a 56 personas, 18 de pie (personal de la cámara, asistentes y periodistas).

En función de lo acordado, se incrementa de 21 a 38 personas sentadas el aforo máximo del salón de plenos, de modo que, si bien las sesiones presenciales, ya sean ordinarias o de control, continuarán siendo restringidas, la representación proporcional de los grupos se eleva de tres a nueve escaños, en el caso de Navarra Suma, de dos a cinco, en el caso del PSN, de dos a cuatro en el caso de Geroa Bai, y de dos a tres en el caso de EH Bildu. Podemos e Izquierda-Ezkerra se mantienen en uno. Está prevista la asistencia de hasta ocho miembros del Gobierno de Navarra (presidenta y siete consejeros, dos más que antes), además de los cinco integrantes de la Mesa del Parlamento y un segundo letrado.

Por tanto, los plenos continuarán siendo mixtos, dando lugar a sesiones en las que se combina la presencia física de unos parlamentarios con la participación telemática de otros que, dado el caso, intervienen por videoconferencia (pantallas del salón de plenos) y votan -salvo indicación en contrario- por delegación.

En lo que atañe a las sesiones de comisiones, no hay novedades. A las que se celebren en el salón de plenos podrán asistir presencialmente todos sus miembros, el letrado que les asista y el consejero compareciente con hasta cuatro acompañantes. Y a las que tengan lugar en las salas de comisiones sólo podrá ir un parlamentario por grupo, además de la persona que ejerza la presidencia de la comisión y el miembro del Gobierno que comparezca, con un solo acompañante. Excepcionalmente y previa solicitud, podrán intervenir por videoconferencia los consejeros y sus acompañantes. Ya se celebren en pleno o comisión, también cuando estas sesiones sean totalmente telemáticas, la votación se efectuará de manera pública por llamamiento.

En el marco del progresivo retorno a la actividad ordinaria en todas las actividades profesionales, económicas y sociales, se reanudan todas las actividades suspendidas (ponencias, sesiones de trabajo, actos públicos, visitas guiadas, exposiciones, conferencias y demás actividades vinculadas al programa Kultur atrio), se procede a la reapertura del palco de invitados (aforo 75%) y se autorizan las visitas a las dependencias de Presidencia, Mesa y grupos parlamentarios.

En el caso de los medios de comunicación, que desde el 2 de junio acceden para cubrir las ruedas de prensa y las sesiones presenciales de la Cámara, se les faculta la entrada para informar sobre cualquier acto institucional o actividad parlamentaria. Deberán ubicarse en las cabinas y espacios destinados para ellos, tanto en las salas de comisiones como en el hemiciclo. Los reporteros gráficos, por su parte, podrán acceder a las salas guardando la distancia mínima, respetando el aforo y permaneciendo el tiempo mínimo indispensable para realizar su labor.

En el plano interno, relativo a la organización del trabajo del personal de la Cámara, se mantienen las medidas de carácter preventivo, así como la norma provisional reguladora del teletrabajo. Esto significa que, mientras persista la situación de riesgo de contagio por el Covid-19, el desempeño de las funciones podrá realizarse en régimen de teletrabajo o con flexibilidad horaria en el tramo comprendido entre las 7.30 y las 20.30, todo ello conforme a lo previsto en este plan.

Según lo recogido en el plan de contingencia, se autorizará la permanencia en el régimen de teletrabajo cuando las peticiones se ajusten a los supuestos expresamente contemplados (personal vulnerable, cuidado de hijos entre 0 y 14 años o mayores dependientes o los regulados en las normas sobre la realización de la jornada laboral del personal del Parlamento en régimen de teletrabajo) y cuando las circunstancias personales del empleado lo justifiquen y no sea factible el teletrabajo, en cuyo caso la permanencia en el domicilio tendrá la consideración de deber inexcusable.

ACTIVIDAD EN VERANO

En una comparecencia ante los medios, sobre la posibilidad de que el Parlamento hubiera extendido también al mes de julio su actividad ordinaria en lugar de desarrollar una actividad más limitada, Unai Hualde ha señalado que los grupos decidieron por unanimidad declarar que el mes de julio fuera hábil por si fuera necesario adoptar medidas relacionadas con el Covid-19 o, en su caso, por otro tipos de cuestiones urgentes, como el anunciado cierre de la planta de Siemens Gamesa en Aoiz.

Además, Unai Hualde ha destacado que en el primer año de la legislatura, incluido el estado de alarma por el coronavirus, el Parlamento foral ha desarrollado una actividad "muy intensa", con más de 1.600 iniciativas presentadas y ha asegurado que existe "sintonía" entre los grupos para desarrollar actividad en julio si surgen asuntos "urgentes".

El portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha apostado por que haya un pleno de control al Gobierno y, si es necesario, comparecencias de carácter urgente en la segunda quincena de julio, y ha subrayado que en ese periodo "tiene que haber actividad".

El portavoz del PSN, Ramón Alzórriz, ha señalado que durante el estado de alarma "el Parlamento de Navarra no ha parado, los parlamentarios han estado trabajando permanentemente, y en política todo el mundo sabe que nunca se deja de trabajar, cuando uno se va de vacaciones sigue atendiendo llamadas, sigue teniendo reuniones, sigue atendiendo a las entidades locales, a las agrupaciones, y estamos para servir al conjunto de la ciudadanía navarra".

Del mismo modo, la parlamentaria de Geroa Bai María Solana no ha considerado que haya habido un "parón" en el Parlamento durante el estado de alarma y destacado que, "si alguien practica 365 días de servicios, son las políticas y los políticos, desde luego los que yo tengo alrededor". "Si hoy estamos aquí es porque no es un mes de vacaciones, está habilitado", ha señalado.

El parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz también ha incidido en que el Legislativo decidió habilitar el mes de julio para que se pudieran adoptar medidas de "urgencia" en caso de que fuera necesario. "No hay una situación de normalidad sino de anormalidad en el Parlamento", ha destacado.

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha señalado que durante el periodo de alarma su partido "ha estado trabajando, no ha parado" y ha valorado que se ha habilitado julio por si fuera necesario.

En la misma línea, la portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha dicho que "no estamos de vacaciones en julio, de hecho estamos este viernes en una Junta de Portavoces y hay prevista otra para el día 20". "Julio y agosto son meses inhábiles, pero se aprobó habilitar julio", ha defendido.