La causa contra el rey emérito se archivará por su inviolabilidad

El fiscal precisará en su informe que cometió conductas delictivas de no ampararle su blindaje constitucional

31.10.2020 | 01:05
El monarca emérito, en una imagen de 2018. Foto: Efe

pamplona – El Tribunal Supremo archivará la causa contra el rey Juan Carlos por posibles delitos fiscales, ya que concluye que la inviolabilidad de la que el monarca gozó hasta su abdicación en junio de 2014 impide cualquier querella criminar contra su persona. En cualquier caso, el fiscal de la sala segunda del TS, Juan Ignacio Campos, señala que la investigación judicial apunta a que el anterior jefe de Estado sí tuvo conductas que serían delictivas de no mediar su blindaje constitucional.

Según revela el digital El Confidencial, el Supremo se da por vencido respecto a juzgar a Juan Carlos I, pero el fiscal hace constar que ofrecerá un relato detallado de las conductas del rey emérito que podrían haber sido juzgadas si no fuera por su inviolabilidad.

El documento que la Fiscalía dará a conocer incorporará así episodios de irregularidades fiscales de los que haya tenido conocimiento, algunos de ellos ya conocidos a través de los medios de comunicación. De esta manera, el Supremo está en condiciones de asegurar que el anterior jefe de Estado pudo cometer delitos que, de no mediar su blindaje, le habrían sentado ante un tribunal. Aunque el relato de los fiscales encargados de investigar las conductas de Juan Carlos I no puede considerarse desde el punto de vista procesal más que como una motivación del archivo de las indagaciones prejudiciales, la narrativa de las conductas del Rey emérito y su exoneración basada en la inviolabilidad tendrán una alta significación jurídica y serias consecuencias políticas.

barcelona le retira honores Por otra parte, el pleno del Ayuntamiento de Barcelona revocó ayer la medalla de oro de la ciudad al rey emérito, otorgada por su contribución a los JJOO de 1992, con los votos a favor de comunes e independentistas y en contra del resto de grupos, incluido el socialista, socio de Gobierno de Ada Colau.

"No la merecía en 1992 y no la merece hoy", argumentó el concejal de Memoria Histórica, Jordi Rabassa (BComú), que defendió la propuesta de revocación con la que el Consistorio barcelonés quiere reprobar "actitudes y comportamientos" del "rey huido, que fue jefe del Estado durante casi 40 años por la voluntad del dictador Franco".

La revocación respalda el acuerdo que adoptó el pleno con los votos a favor de ERC y JxCat y la abstención de BComú en agosto, cuando se supo que el rey emérito se había ido de España.