El Gobierno central deja al descubierto sus tensiones

13.02.2021 | 00:47

La campaña catalana ha supuesto 15 días de enfrentamientos continuos entre PSOE y Podemos, socios en el ejecutivo

Las tensiones y las diferencias públicas en el seno del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos han sido una constante desde el inicio de la legislatura, aunque en las últimas dos semanas han ido elevando el tono a cuenta de la campaña en Catalunya en la que los dos socios son rivales electorales.

29 de enero. iglesias contra illa. El mismo día que arrancaba la campaña y los tribunales ratificaban la convocatoria para el 14-F, Iglesias expresaba en un acto de partido las "profundas discrepancias" que mantiene con sus socios del PSOE. "Ningún candidato de los poderes mediáticos en manos del poder económico será nunca el candidato que defienda a las clases populares y que haga políticas de izquierdas", dijo del exministro y hasta esa semana compañero Salvador Illa.

30 de enero. sánchez, al quite. El jefe del Ejecutivo, que ya en precampaña acusó a sus socios de estar en la barricada y reivindicó al PSOE como la "izquierda" real frente a quienes nunca llegan al "paraíso prometido", arropó en el segundo día de campaña a su exministro y reprochó los dardos que le lanzaban desde todos los partidos. "Solo sueñan con aniquilarse unos a otros, son parte del problema. Ahí los tenéis, bajo distintas siglas proclaman un mismo lema, '¡todos contra Illa!' Y yo me pregunto, ¿por qué será?", dijo Sánchez sin mencionar expresamente a Podemos.

31 de enero. domingo tranquilo. Los dos socios de Gobierno dejaron la pugna en barbecho en el primer domingo de campaña, en el que fueron los cabeza de cartel quienes se enzarzaron a cuenta de los "vetos cruzados" entre el PSC y ERC. Esos vetos complican el objetivo de Iglesias de conformar un tripartito en Catalunya que apuntale a su vez en Madrid a ERC como socio prioritario. Podemos sigue enfrascado en "apartar" a Cs y presionar para que Sánchez se apoye en los independentistas en lo que queda de legislatura.

1 de febrero. vivienda y feminismo. Podemos denuncia los retrasos en la negociación de la ley de vivienda, una materia que es seña de identidad. "En el PSOE falta voluntad política" para avanzar, denuncian, anticipando así una cascada de reproches que se alarga durante toda la semana. Sánchez inaugura en Alicante un tramo del AVE y su vicepresidenta primera, Calmen Calvo, pone la primera piedra para otro gran choque, el del feminismo, al reivindicar la "histórica" trayectoria feminista del PSOE, impulsor de todas las leyes de igualdad de género.

2 de febrero. 'ley trans'. El borrador de la ley trans que prepara la ministra de Igualdad, Irene Montero, se da a conocer a los colectivos. La propuesta incluye la despatologización de la transexualidad y reconoce la autodeterminación del género también para los menores.

La parte socialista del Ejecutivo precisa ese mismo día que el borrador no está consensuado, que no es del "conjunto del Gobierno" y apuntan a que le falta seguridad jurídica y calidad normativa.

3 de febrero. freno a igualdad. Los socialistas hablan de que la negociación de la ley trans acaba de empezar y las posturas son alejadas. Unidas Podemos lamenta que se opongan a la ley solo porque es Irene Montero, y no el PSOE, quien dirige ahora ese departamento. Podemos enfada al PSOE al dar a conocer por su cuenta el acuerdo sobre una proposición de ley conjunta para la supresión del voto rogado.

4 de febrero. electoralismo. Calvo revela que las discrepancias con la ley trans son de fondo: cuestiona que se pueda elegir el género "sin más que la mera voluntad o el deseo", con lo que pone en entredicho la autodeterminación del género, piedra angular del proyecto de Montero. Del otro lado, Unidas Podemos acusa a al ministro José Luis Ábalos de esconder hasta después de las elecciones catalanas el borrador de la ley de Vivienda y de posponer la negociación por interés electoral. Ábalos replica que no hay "nada paralizado" y que el borrador, sencillamente, no está acabado.

5 de febrero. bárcenas, protagonista. La ministra Irene Montero enarbola la bandera del feminismo en un acto de campaña, pero se rebaja el ruido y por fin se deja al descubierto al PP, que lidia en plena campaña con las revelaciones de su extesorero Bárcenas sobre la Caja B.

6 de febrero. lealtad y compromiso.Iglesias retoma la disputa sobre vivienda: avisa al PSOE de que la regulación del mercado del alquiler es una "cuestión de lealtad" y les insta a cumplir con el programa de coalición. "Claro que se cambian cosas cuando estamos en el Gobierno. La mejor prueba es la agresividad de los ataques de los que somos objeto", remacha. Sánchez, también en Cataluña, evita entrar al trapo pero sí asegura que, a excepción del PSOE, los demás partidos viven "bastante bien" del problema y "quieren seguir dándole a la manivela de la bronca".

7 de febrero. a vueltas con el tripartito. Ante la negativa del candidato del PSC, Salvador Illa, de formar un tripartito con los comunes y ERC –la opción preferida de Unidas Podemos pese a los vetos cruzados de los otros dos integrantes– el ministro de Consumo, Alberto Garzón, pide no anticiparse. Sánchez arropa a Illa, que encarna, en su opinión, a "toda la izquierda", el "catalanismo" y a quienes quieren "pasar página" tras una "década pérdida".

8 de febrero. "no hay normalidad democrática en españa". El vicepresidente segundo del Gobierno afirma que "no hay plena normalidad política y democrática en España", desatando una cascada de reacciones en el lado socialista que abandera la vicepresidenta Calvo. "Discrepo absolutamente, (en España) tenemos la normalidad propia de un Estado de derecho que aplica las leyes a todos por igual", responde la vicepresidenta. Por la noche, Moncloa informa de que el ministro de Justicia planea reformar los delitos de expresión en el Código Penal tras conocer que Podemos iba a registrar al día siguiente en el Congreso una propuesta sobre esa cuestión.

9 de febrero. en campaña todo vale. El PSOE anuncia que llevará a debate al próximo Pleno una proposición sobre Igualdad de Trato no pactada con Podemos y que, a juicio de sus socios, entorpece el trabajo de la ministra. Podemos presenta su propuesta para evitar penas de cárcel por excesos verbales en manifestaciones artísticas y pide el indulto del rapero Pablo Hásel. Nadie pide explicaciones a Iglesias en el Consejo de Ministros por sus palabras sobre la democracia que la portavoz, María Jesús Montero, enmarca en el contexto de la campaña electoral. "Fuera de ese marco, no se comprenderían", zanja la ministra.

10 de febrero. todos contra iglesias. Varios ministros del PSOE salen en defensa de la democracia española frente a las críticas expresadas por Iglesias, mientras Podemos redobla la apuesta y ejemplifica con vídeo y una campaña en redes las situaciones que no ve "normales" en democracia.

Podemos se pregunta también si forma parte de la "normalidad democrática" que la dirección de TVE despida a trabajadores "por un rótulo" que apareció en pantalla en el que se comparaba la ausencia del rey emérito de España con la decisión de Felipe VI de que la princesa Leonor estudie el bachillerato en Gales. Polémica en la que la formación morada entró reivindicando la calidad de la enseñanza en España.

Sánchez, sin hacer una comparación explícita con Podemos, subraya que su partido es "la izquierda que sabe que el cielo está aquí, en la tierra".

11 de febrero. insistencia. El vicepresidente segundo se reafirma en sus críticas a la democracia española, que siguen despertando el rechazo de hasta nueve ministros socialistas. Piden su cese exdirigentes del PSOE como Joaquín Leguina o José Luis Corcuera, además de la oposición. En el penúltimo día de la campaña electoral catalana, Iglesias subraya que continuará denunciando que en España no hay normalidad democrática a pesar de las "amenazas" y de que "moleste a señores muy poderosos". Sánchez sigue sin entrar directamente en el asunto y se limita a señalar que "España es un gran país" y que en la integración social y territorial está la base de la legitimación del sistema democrático.

12 de febrero. fin de fiesta. La campaña electoral llega a su fin; ahora toca votar y, si se puede, pactar. Después las tensiones seguirán –reconocen en el Gobierno– aunque también confían en que se reduzca el nivel de exposición pública de los desacuerdos.