Elecciones en Catalunya

Illa quiere gobernar con los comunes y pide a Aragonès que le respalde

Insiste en presentarse a la investidura aunque no cuente con los apoyos suficientes

15.02.2021 | 23:53
Illa quiere gobernar con los comunes y pide a Aragonès que le respalde

pamplona – A pesar de ser el candidato más votado el pasado domingo, Salvador Illa tiene muy complicado lograr los apoyos para acceder a la presidencia de la Generalitat debido al rechazo anunciado de las formaciones soberanistas en bloque. Aunque el candidato del PSC podría atar el sí de los comunes, con quienes se vería "cómodo" gobernando en coalición, o incluso de alguno de los partidos constitucionalistas, los números no le dan y puede verse abocado a ejercer como jefe de la oposición.

Así las cosas, la situación del aspirante socialista recuerda a la de Inés Arrimadas en 2017 que, a pesar de ganar con solvencia los comicios, no tuvo opción alguna de formar Gobierno. Con la salvedad de que Illa insiste en presentarse a la investidura aunque no cuente con los apoyos suficientes, lo que no ocurrió con una Arrimadas que se hizo a un lado y se rindió a la evidencia de la victoria del bloque independentista.

El exministro de Sanidad, sin embargo, considera que es su deber presentar en sede parlamentaria su proyecto para liderar el Govern y ayer reiteró su candidatura a una futura investidura, a la par que realizó un llamamiento a ERC para que le apoye en su objetivo de formar un Ejecutivo de izquierdas que supere los dos bloques identitarios. En esa línea, Salvador Illa esgrimió la tesis de que la lista más votada en los comicios debe tener prioridad para gobernar y aseguró que al republicano Pere Aragonès le corresponde darle respaldo en el Parlament.

La realidad es en cualquier caso mucho más adversa para el aspirante del PSC, ya que Esquerra se declara incompatible con Illa e insiste en que sus proyectos son "antagónicos" debido a la represión contra el soberanismo que a su juicio los socialistas han respaldado. Esa tesis la refuerzan acontecimientos como la decisión de ayer de la Fiscalía de recurrir por segunda vez el tercer grado a los presos del 1-O, hecho que desde ERC calificaron de "respuesta de un Estado vengativo a los resultados electorales, ya que intenta ganar con la represión lo que no gana en las urnas".

Pese a los pronósticos adversos y a que, en principio, no le dan los números, el candidato socialista insiste en que le corresponde formar Gobierno y entablará una ronda de contactos con todas las formaciones, a excepción de Vox, para negociar su investidura. Asimismo, estaría "cómodo" gobernando en coalición con En Comú Podem, a quienes considera sus socios prioritarios.

En rueda de prensa desde la sede del PSC tras la reunión de la Ejecutiva, Salvador Illa argumentó que la victoria del domingo sitúa de nuevo a su partido en el "centro de gravedad de la política catalana" y avala su apuesta por "el diálogo y el reencuentro", leitmotivs de su campaña electoral. Respecto a su intención de presentarse a la investidura en la Cámara catalana, explicó que no se trata de un mero gesto simbólico, sino que tiene aspiraciones reales de presidir la Generalitat. "Mi partido ha ganado las elecciones en Catalunya y me corresponde presentar candidatura y formar Govern, y eso es lo que haré", resumió Illa, que no quiso desvelar qué apoyos baraja para efectuar con éxito dicha maniobra.

candidatura en el aire Pese al empeño de Illa en presentarse a la investidura en su condición de ganador de los comicios, no está claro que su candidatura vaya a prosperar ya que es el futuro president de la Cámara autonómica quien tiene la potestad de dar luz verde a los aspirantes a encabezar la Generalitat. De esta forma, el Parlament podría vetar al dirigente socialista si constata que no cuenta con los apoyos suficientes.

Al ser preguntado por si teme que el próximo president del Parlament opte por proponer a otro candidato que tenga los apoyos mejor atados para ser investido, como por ejemplo Pere Aragonès, que ya ha anunciado que se postulará; Salvador Illa pidió prudencia y añadió que "alguna cosa tendrá que decir el PSC", que además no renuncia a presidir la Cámara, lo que se dilucidará en la sesión inaugural que se celebrará como tarde el 12 de marzo.

En cualquier caso, el dirigente del PSC volvió a tender la mano a ERC para negociar antes de que se constituya el hemiciclo y pidió también a los republicanos que abandonen "caminos imposibles" como el de la autodeterminación o la amnistía. En una entrevista en la Ser, Illa aseguró que se abre "una nueva etapa" en Catalunya que debe centrarse en los "problemas reales" de los ciudadanos y debe abandonar el "callejón sin salida" que a su juicio ha supuesto la vía soberanista de los últimos gobiernos autonómicos.

"Mi partido ha ganado las elecciones

y me corresponde

formar Govern,

y eso es lo que haré"

salvador illa

Candidato del PSC