Carlos Pérez-Nievas. Portavoz de Ciudadanos Navarra

Carlos Pérez-Nievas: "La situación va a ser difícil en Navarra Suma, pero tenemos que solventarla"

Días complicados para Ciudadanos en una crisis que llega a Navarra. Su líder denuncia el papel "desleal" de la senadora Ruth Goñi, a la que le pide que dimita

16.03.2021 | 21:38
Pérez-Nievas se muestra totalmente alineado con la estrategia de Arrimadas y cierra filas con Navarra Suma.

Carlos Pérez-Nievas participó el lunes en Madrid en la Ejecutiva presidida por Inés Arrimadas en un momento duro para su partido. Dice que el giro de Cs es "volver al centro", y que Díaz Ayuso está velando exclusivamente por sus intereses. Pérez-Nievas apuesta en cambio por el entendimiento con el PP dentro de Navarra Suma, y abre en canal la crisis existente con la senadora Ruth Goñi, con quien dice que hace meses que no habla, y a la que acusa de generar desconfianza "en la dirección nacional y aquí".

Comparan a Cs con UCD y UPyD. Marcos muy poco agradecidos para sacudirse su crisis.

–El Partido Popular ha puesto en marcha la maquinaria para tratar de hacer desaparecer a Ciudadanos. Es cierto que el PP tiene distintos matices en según qué comunidades autónomas. La moción de censura se hacía solo por el comportamiento del PP de Murcia, porque nosotros tenemos gobiernos en Andalucía, en Castilla y León y hasta ese mismo día en Madrid Comunidad y en Madrid capital. El PP no ganó en ninguna de esas cuatro comunidades. En las cuatro ganó el Partido Socialista, y el PP gobernó porque Ciudadanos le dio la gana y quiso. Podíamos haber sido presidentes de Madrid, de Murcia, y creo que también de Castilla y León. El Partido Popular no puede hacer una campaña despiadada y terrible, como la que ha iniciado y se le ha vuelto en contra, porque en una comunidad donde la corrupción es clara hayamos dicho que así no podíamos seguir después de meses de discusión. UPyD desapareció, pero no tenía la fortaleza ni la implantación que tiene Ciudadanos. En Cataluña, aunque hayamos bajado a seis parlamentarios, ha sido en unas circunstancias tan excepcionales como las que nos llevaron a 36. Pero estamos hablando de un partido que en conjunto tiene una implantación potente. ¿Tenemos que reconducirla a cifras más propias de un partido liberal de centro? Seguro, pero Ciudadanos no tiene números para desaparecer de España en los próximos días. Hay una maniobra general de ataque y derribo a Ciudadanos y a Inés Arrimadas, absolutamente despreciable. Vamos a demostrar que es falsa, y Madrid es el primer asalto.

¿Se sienten ninguneados por el PP en Murcia y en Madrid?

–Sentimos que el PP ha actuado de una manera absolutamente desleal, y ha mentido deliberadamente en ambas comunidades. Es rotundamente falso que hubiese una moción preparada contra Ayuso. No tiene además ninguna lógica, como ha dicho Inés Arrimadas, nosotros podíamos haber echado a Ayuso en cualquier momento. El PP tenía 30 parlamentarios en la Asamblea de Madrid, y Ciudadanos 26. ¿Cómo puede plantear esto Ayuso como si poco más o menos ella nos hubiese regalado participar en el Gobierno? Le hicimos presidenta cuando ella había perdido las elecciones.

Hablaba de los resultados de Cs en Catalunya. ¿Fue la señal para el resto de partidos de su debilidad?

–La señal de debilidad la hemos lanzado nosotros mismos. Desde el día siguiente de sacar 36 en Cataluña sabíamos que vivíamos en una realidad que no era la nuestra, como cuando tuvimos 57 escaños en el Congreso. Lo que ha pasado es la debilidad interna, la falta de lealtad de muchísima gente. La decisión política más trascendente y peor gestionada ha sido la que se tomó entre las Generales de abril y las de noviembre. Esa situación que estaba llevándonos al abismo y que era una muerte anunciada, la veíamos todos día a día cómo se iba a producir una debacle. Y quien diga que no está mintiendo. Albert (Rivera) asumió su responsabilidad, en una decisión que le honra, y se fue, pero claro, mucha gente pierde cargos y poder interno. Inés hace cambios y mucha gente en el entorno más cercano de Albert pierde su influencia. Pero el lunes en la Ejecutiva se lanzó una señal de absoluta unidad.

El diario La Razón ha publicado que Rivera ha contactado con cargos de Cs para tumbar a Arrimadas.

–Yo no le doy credibilidad a esa noticia. Estoy convencido de que es falsa. Estamos asistiendo a noticias deliberadamente poco contrastadas y en algún caso falsas o medias verdades.

¿Cómo se explica que Ciudadanos forme parte de una coalición en Navarra con un partido que aspira a su desaparición?

–El PP lanza una OPA nacional buscando cargos en toda España, pero en las direcciones que gestionamos el día a día de Navarra Suma no hay una voluntad de acabar con Ciudadanos. Nosotros aceptamos que la situación va a ser difícil, pero tenemos que solventarla porque tenemos un reto mayor, por encima de las crisis potentes e importantes con el Partido Popular. Yo estuve el lunes en Madrid, y salí refrendando a Navarra Suma porque así se me ha transmitido. Navarra Suma en este momento no está cuestionada por Ciudadanos. Tenemos que reforzar la coalición, que recuerdo que es un pacto de UPN y de Ciudadanos. Es decir, el Partido Popular no puede romper Navarra Suma. No está formalmente en el pacto de firma de constitución de la coalición. Está UPN que previamente ha absorbido al PP, y estamos nosotros. Tendría que romper el PP con UPN, pero Ana Beltrán dijo hace días que ese no era el escenario. Tenemos un objetivo común, que es sacar al nacionalismo vasco del Gobierno de Navarra, porque nos parece que hace daño, no solamente institucional, sino real a la economía. Como sacar a los populismos, Podemos en concreto. Ese objetivo común es superior a las disputas internas. Porque también tenemos que parar la entrada de Vox en el Parlamento de Navarra.

"Ha empezado el desfile de cobardes", escribió usted en Twitter al hilo del anuncio de Hervías de que se iba al PP. ¿También le pareció un cobarde Toni Cantó el lunes?

–Sí, fue una posición de cobardía y de buscar un argumento para irse. Y se quedó solo, porque sus posiciones eran inasumibles. Como si las decisiones de él con Albert Rivera no hubieran tenido nada que ver con lo que ha ocurrido.

Dijo Arrimadas el lunes que no es lo mismo ser que estar en Ciudadanos. ¿Carlos Pérez-Nievas es y está en Cs?

–Carlos Pérez Nievas es de Ciudadanos y está en Ciudadanos. Cuando yo hablo de desfile de cobardes es porque lo que ha hecho Fran Hervías es una absoluta deslealtad y cobardía. Ha estado trabajando en contra de su propio partido. Y sus tentáculos llegan a muchos sitios y hay gente todavía dentro, que están en Ciudadanos pero que no son de Ciudadanos, haciendo daño al partido. Entre ellos, y lo denuncio públicamente, la senadora Ruth Goñi. Mientras a ella le fue bien no hubo ningún problema. Llegó a ser miembro de la última Ejecutiva de Albert Rivera. En el momento en que desapareció de la Ejecutiva, siendo todavía senadora y portavoz adjunta del grupo de Cs en el Senado, que no es poca representación política, empezó una guerra interna que se inventó ella, con una supuesta diferencia conmigo que jamás ha existido. Ahora sí que la hay, rotunda, porque ella ha hecho daño externamente al partido. Los problemas internos, que los ha habido, se solventan internamente y ella ha sido la única que ha hecho filtraciones constantes a los medios de comunicación lanzando mentiras y cuestionando a la dirección del partido que le está dando un puesto político. Ella se quedó democráticamente fuera del Consejo General de Ciudadanos. No estuvo en la lista de 125 personas que propuso Inés Arrimadas, porque por Navarra estuvo la parlamentaria Elena Llorente. Yo estaba conforme con esa decisión y Ruth Goñi dimitió como portavoz adjunta y lo aireó filtrándolo a un medio, diciendo que se había quedado fuera por un veto de Carlos Pérez- Nievas. Mentira. Dimite del todo, vete, si crees que el partido no confía en ti, por algo será, deja tu acta y vete. Después, en el proceso interno, ella presentó una lista, porque quería demostrar que la afiliación está con ella. Se ha visto que no, porque ha perdido. En la Agrupación de Pamplona, una votación menor, ha hecho de ella cuestión de Estado. No ha tenido ningún empacho en volver a filtrar cuestiones que han atacado directamente a mi honorabilidad política y a la de Inés Arrimadas, porque nos acusa de totalitarios, de haber hecho fraude en el proceso electoral para elegir a las candidaturas de Navarra, cosa que yo he explicado a la filiación que es rotundamente falsa. Ella ha sido capaz de salir en prensa enviando una nota donde me ataca a mí y a Inés Arrimadas. Y dice que hemos hecho algo tan gravísimo como anular un proceso electoral porque hemos perdido. Todo eso hace un daño irreparable. Es ser desleal, no es ser crítico. No puedo aceptar que Ruth Goñi, de la absoluta confianza de Fran Hervías, que se nos ha ido al Partido Popular, continúe representando ni a Navarra Suma ni a Ciudadanos, como senadora en Madrid. Porque no tiene en este momento legitimidad. Ha buscado esa posición de confrontación, y ha perdido las elecciones internas absolutamente democráticas. Y por lo tanto, si no está conforme con la Dirección tiene que hacer como Toni Cantó, irse, o como hizo Fran Hervías, que ha sido la persona que le ha promocionado. Donde se quiera ir, ella sabrá. Pero desde luego en este momento no está para seguir representando a Ciudadanos.

Blanco y en botella. ¿Espera un contraataque o que se vaya?

–Su comportamiento desleal no genera ninguna confianza ni en la dirección nacional ni aquí. Tiene que decidir qué quiere hacer. Si se queda, no va a generar ninguna confianza, pero si quiere demostrarlo€ A la vista de que está absolutamente disconforme y de que ha tratado de intoxicar tergiversando unas firmas, para mí está inhabilitada. Pero el acta es suya. Tiene que hacer un ejercicio de responsabilidad y asumir, si no cree en este partido, que lo correcto y lo leal es no representar a Ciudadanos y dejar el acta.

noticias de noticiasdenavarra