Periodista de investigación en 'Público'

Carlos Enrique Bayo: "Se está intentando blanquear a una monarquía que nació corrupta, vivió corrupta y morirá corrupta"

En un paisaje mediático dominado por el blindaje de la monarquía, hay quien sigue apostado por la investigación crítica. Carlos Enrique Bayo indaga, recopila y publica

08.08.2021 | 19:11
Carlos Enrique Bayo: "Se está intentando blanquear a una monarquía que nació corrupta, vivió corrupta y morirá corrupta"

Contactamos con Carlos Enrique Bayo (Barcelona, 1956) coincidiendo con el primer aniversario de la salida de Juan Carlos I de España. Está siendo un verano intenso para este periodista, que ha publicado una serie de informaciones que le subrayan como uno de los referentes en el análisis del funcionamiento y proceder de la monarquía española. Bayo fue corresponsal en Moscú y Washington, dirigió Público entre 2012 y 2016, y hoy se dedica al periodismo de investigación en este mismo medio reconvertido hace años a digital.

Un año desde que el rey emérito se marchó a Abu Dabi. El panorama de la institución es tremendo.

–Lleva un año fuera, pero no olvidemos nunca que Felipe VI tardó un año en reconocer que él había sido el segundo beneficiario de la fundación Zagatka, en Liechtenstein, un paraíso fiscal, y que no hizo nada durante todo ese año mientras el rey emérito seguía recibiendo unos emolumentos de los contribuyentes españoles de 190.000 euros al año, y seguía viajando de un lado para otro y cobrando también los gastos, viajes y escoltas. Cuando finalmente Felipe VI lo reconoce es porque The Telegraph revela esa circunstancia, y entonces se ve obligado a hacerlo. Difícilmente puede alegar que no era consciente de que su padre estaba haciendo negocios por medio mundo y cobrando comisiones de todo tipo. Nos burlábamos cuando una ministra decía que no se había enterado de que tenía un Jaguar en el garaje. Aquí no era un Jaguar, era el lujo y el fasto absolutamente espantoso.

Apunta a una clave del asunto, el cortafuegos trazado sobre Felipe VI, en una dinámica similar a la establecida con su padre.

–La autocensura sigue vigente en todos los grandes medios de comunicación españoles. Solo una cadena de televisión ha mencionado las exclusivas de Público, un par de veces, muy de pasada. y luego Cintora en una sola ocasión, y se cargaron el programa. Están intentando blanquear y tapar una institución que nació corrupta, vivió corrupta y morirá corrupta. Las cosas que nosotros hemos desvelado serían un escándalo parlamentario en cualquier lugar salvo en este caso, empezando por la ministra Margarita Robles y terminando por el presidente Sánchez. Realmente el PSOE está dispuesto a votar todas las veces que haga falta con la ultraderecha para impedir que se investigue que la jefatura del Estado estaba corrupta desde el principio y así ha seguido.

Además del problema político que todo ello arrastra, denuncia otro escándalo de cariz fiscal entre grandes fortunas.

–Se está intentando tapar una trama de evasión fiscal masiva del medio centenar de mayores multimillonarios, de las mayores fortunas de España, que se aprovecharon de la cobertura de la impunidad absoluta del jefe del Estado, que era inviolable. Por lo tanto, también el entorno de ese rey se creía impune, y de ahí vienen los problemas que tuvieron Urdangarin y amigos que acabaron en prisión, empezando por Manuel Prado y Colón de Carvajal. En Público tratamos el asunto 'Soleado'. Es increíble, amparados en la figura del jefe del Estado, al que se le ponía como ejemplo de salvador de la democracia, para robar a todos los españoles a manos llenas por parte de la élite y la oligarquía de España. Es un escándalo mundial.

¿De todo lo que han ido investigando últimamente, qué le parece lo más escandaloso?

–Lo que más ha llamado la atención es que iniciase su fortuna a base de las comisiones de la venta de armas a los países árabes, y quedando para ello con el notorio traficante Adnan Khashoggi, iniciándolo además con un crédito a interés cero del mayor tirano que hay, el rey de Arabia Saudí. Pero a mí me parece más indignante para el conjunto de los españoles esta noria de capitales de la que hablaba, en la que se llegó incluso a meter el dinero negro de los negocios de ciudadanos chinos en España, con un sistema realmente ingenioso, pero al mismo tiempo el mayor fraude de la historia de Europa, probablemente, y todo esto amparado en el rey Juan Carlos I.
Partimos de la Constitución del 78 que le atribuye carácter inviolable.

–Como si fuera una violación hacerle cumplir la ley.

Sentido del poder heredado del franquismo.

–Del franquismo y del absolutismo de los Borbones también, esa es la tradición monárquica. Tradición de democracia parlamentaria no hemos tenido nunca.

¿Qué le movía psicológicamente a Juan Carlos I?

–Ambición pura y dura, y afán de lucro desmedido. Desde niño ambiciona la fortuna de la que gozan algunas de las grandes monarquía. He entrevistado a muchísimos que lo conocieron de cerca, y constantemente pedía y exigía regalos, como relojes de 200.000 o 300.000 euros, coches, motos, y el yate más grande, como el de Khashoggi en Marbella. Corinna lo contó con lo de la máquina de contar billetes en la Zarzuela, y cómo se le iluminaba la cara. Su felicidad era contar dinero.

En un mundo interconectado, eso algún día se rompería.

–Pero para alguien que es inimputable e impune por la Constitución, ¿cómo se le iba a ocurrir que eso podía pasar? Porque a él no se le ocurrió que tendría que abdicar. Él tenía, lo he contado en Público, una influencia enorme sobre los jueces. Cómo iba a sospechar que se le podía perseguir, si él incluso podía presionar al Constitucional para que librasen de prisión a sus administradores, que eran 'Los Albertos', sobre todo Alcocer, pero Cortina también. El Constitucional se metió en un conflicto brutal con el Supremo, absolutamente injustificable. Y sin embargo, los que lo hicieron luego fueron ascendidos inmediatamente.

Parte clave en lo que viene sucediendo está en el PSOE.

–Todo esto parte de la mal llamada Transición y mal llamada ejemplar. Los socialistas se quedan con un poder casi absoluto a cambio de plegarse a los intereses de la oligarquía financiera y aristocrática española.

¿Y también de tener paz con los militares y cuerpos policiales?

–Evidentemente, con las Fuerzas Armadas, tras el 23-F, y con la Policía. Ahora se está descubriendo lo que publicamos hace cinco años en Público, que Villarejo dirigía una policía paralela al servicio de los multimillonarios. Pero es que Villarejo tuvo una entrevista con Felipe González cuando llegó al poder, cuando los sindicatos policiales que habían salido del franquismo le impusieron a González los nombres del ministro del interior, Barrionuevo, y del de Defensa, Narcís Serra. Y lo hicieron mediante chantaje, con todo lo que conocían sobre González y el resto de los socialistas en los archivos policiales. Y con una advertencia a González para que tuviese en cuenta que sus escoltas eran también policías recién salidos de la Brigada Político Social. No olvidemos nunca tampoco que el Partido Comunista fue el primero que dio por buena la monarquía en España.

¿Nos enteraremos dentro de 30 años de cómo actuó Felipe VI con este Gobierno?

–Es otro de los motivos para que la Ley de Secretos Oficiales siga vigente. Una ley de 1968, montada por el franquismo, en la que cualquier materia, hecho o actuación que una institución del Estado declare secreta, seguirá siendo secreta in sécula seculórum hasta el día del juicio final, salvo si esa misma institución decide levantar el secreto. Eso es una aberración jurídica, solamente en una dictadura puede producirse. El PNV muchas veces ha intentado llevar adelante por lo menos una reforma, de plazos y transparencia. El PSOE primero lo bloquea, y cuando ya ve que no puede seguir haciéndolo propone otra reforma, la suya, y así se vuelve a empezar y se tiene más años con esto bloqueado. Los secretos inconfesables que está guardando el Partido Socialista son los que le hacen tener que rendir pleitesía a la corona, al ejército y a una policía claramente al servicio de la élite económica del país.

¿Observa un giro en Yolanda Díaz en este tema?

–Ella es de la escuela de Comisiones Obreras, que surgen en los años sesenta de los sindicatos verticales. Nos olvidamos de que Marcelino Camacho, que regresa del exilio con un indulto personal, luego será el que defienda en el Congreso la Ley de Amnistía, una ley de punto final, que hizo borrón y cuenta nueva de todos los crímenes de la dictadura. Carrillo apoyó a la monarquía, Camacho hizo esto. ¿Cómo podemos pensar que por la vía del Partido Comunista o Comisiones Obreras se va a hacer una resistencia contra este sistema? Si han hecho todo lo contrario.

¿Entonces cree que Díaz va a dar carpetazo a este tema?

–Ella tiene una tradición sindical posibilista. Es la negociación para que la patronal no explote tanto. Ya está. Se dedica a eso. Por eso gusta tanto también, y tiene tanto éxito en el Gobierno. Ione Belarra sí que está haciendo más frente a todo esto. Y eso luego les pasa factura. Todos los poderes fácticos aliados son una apisonadora tremenda, un rodillo máximo, con todos los medios de comunicación principales del país en manos de esa misma oligarquía que hacía una evasión fiscal masiva. Y con los estamentos judiciales. ¿Cuánto tiempo lleva la Fiscalía del Supremo sabiendo perfectamente que se han cometido delitos fiscales graves por parte del anterior jefe del Estado, incluso después de su abdicación, cuando ya no es impune? O solamente hay que ver las sentencias del Supremo en apoyo de la gran banca. Es vergonzante. Esos poderes juntos no van a ser fácilmente superables. Este sistema es de absoluto expolio. Somos el único país industrializado en el que la banca no ha devuelto el dinero del rescate. El privilegio de oligopolios como las eléctricas tampoco tiene parangón. Estamos viendo los precios de la electricidad a niveles absolutamente desorbitados con beneficios increíbles. ¿Tenemos un gobierno progresista que no es capaz de parar eso?

A menudo se olvida el coste de imagen exterior.

–Yo lo he comprobado. Me llamaron a testificar en el Parlamento Europeo sobre las cuestiones que publico, y hablando de cómo funciona la Justicia en España los europarlamentarios no daban crédito. Al final se me acercó a alguno, y me preguntó si iba sin guardaespaldas. Esto es un estado mafioso y estamos encima alardeando de que somos los más demócratas, modernos y avanzados.

Con este panorama que dibuja, es difícil que emerja la indignación.

–El problema es lo fácil que lo tienen los poderes mediáticos y económicos en hacer que la ciudadanía crea que está votando en contra de esas élites, cuando lo que hace es seguirles el juego. Es lo que pasa con Vox, con Hazte Oír o CitizenGo, y lo que ocurre con los canales de televisión aquí. ¿O por qué se ha bloqueado la renovación del Poder Judicial en España? Porque a lo largo de 40 años se han ido autoalimentando, ascendiendo exclusivamente a los afines en esa ideología ultraconservadora en los más altos estamentos judiciales. Esto está bloqueado por todas partes, el ejército, la policía, la Justicia, la Fiscalía, el cuarto poder mediático y por supuesto, la oligarquía que controla hasta el recibo de la luz con absoluto descaro. No sé qué camino hay.

Han publicado que grandes fortunas financiaron a Vox a partir de Hazte Oír.

–Hay varios informes, uno de ellos del Parlamento Europeo en junio, sobre cómo Hazte Oír financia, apoya e impulsa la campaña electoral que hace despegar a Abascal. Se titula 'Tip of the iceberg', y trata sobre los financiadores extremistas religiosos contra los derechos de sexualidad y de la salud reproductiva en Europa entre 2009 y 2018, y lo deja clarísimo. Hablamos de una alianza mundial, que se expresa a través del Congreso Mundial por las Familias en 2012, a partir del cual empieza el asalto al poder. El verdadero asalto a los cielos no es el de Podemos, sino el suyo, gracias a la enorme cantidad de fondos económicos, de recursos de conocimiento y herramientas sofisticadísimas, de alta tecnología, que emplean para convencer a la gente, engañarla, triunfar en las urnas, llegar al poder e imponer la agenda ultrarreligiosa. Eso es lo que está haciendo Vox. Tal cual.

noticias de noticiasdenavarra