Una menor de 13 años, raptada durante 24 horas en Madrid

El hombre, de 39 años, contactó con la joven en un chat hace 5 meses y quedó con ella el sábado

07.02.2020 | 18:57

madrid - La Policía Nacional detuvo ayer en Madrid a un hombre de 39 años y nacionalidad venezolana que engañó a una menor de 13 años con la que contactó por internet y a la que mantuvo 24 horas retenida hasta que fue liberada por los agentes dentro de un coche en un garaje del distrito de Retiro. El pasado sábado por la tarde, Maite Montojo, la madre de la menor denunció la desaparición de su hija, de nacionalidad española, en la comisaría de Puente de Vallecas, según la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Montojo reveló a los agentes su preocupación tras ver conversaciones y fotografías de contenido sexual en un chat desde una consola de videojuegos de su hija, por lo que puso la denuncia de inmediato en conocimiento de los agentes de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM). Ya el domingo, la sala del 091 recibió una llamada de otra mujer que alertaba de que no localizaba desde el día anterior a su pareja, un hombre de 39 años, nacionalizado español y de origen venezolano y que, tras conseguir contactar con él por teléfono, le había dicho que tenía "un problema gordo". Los agentes unieron ambos hechos y averiguaron que el hombre aparcaba su coche en un garaje del distrito de Retiro, donde el hombre, que fue detenido, y la menor que fue liberada, estaban en el interior de un vehículo. Al arrestado se le acusa de los delitos de detención ilegal, abuso sexual e inducción a abandono del domicilio.

los hechos Maite Montojo declaró que su hija contactó hace cinco meses con el hombre, que inicialmente dijo que tenía 17 años, luego 26 y, finalmente, le dijo que tenía 39 años. Según la mujer, durante los meses de intercambios de mensajes el detenido "le fue aislando" del resto de amigos y familiares con los que ella estaba en contacto en las redes sociales, "preparándola" para que se marchara con él. El sábado él le dijo que saliera a la calle y la llevó a su coche, donde le puso un pañuelo en los ojos.

Una vez aparcado el vehículo, la llevó a una tienda a comprar "chucherías" y subieron a un piso, donde la retuvo hasta el domingo, cuando, con intención de huir, la volvió a meter en el coche con las manos atadas y la amenazó con matarla a ella y a su familia si intentaba escapar o pedir ayuda, según la madre. - Efe