En plena temporada invernal

Navarra, sin nieve en el Pirineo tras un inicio del invierno muy seco

Las cuencas pirenaicas de la Comunidad acumulan solo 11 hm3, un 12% del promedio de los últimos años

08.02.2020 | 15:25
Estado actual de los Pirineos vistos desde el alto de Laza, en el valle del Roncal.

Las cuencas pirenaicas de la Comunidad foral acumulan solo 11 hm3, un 12% del promedio de los últimos años

Pamplona - En plena temporada invernal el Pirineo navarro se encuentra prácticamente sin nieve, con pequeñas acumulaciones continuas solo en los puntos más altos y muy lejos de los valores habituales de estas fechas. La culpa de esta situación la tiene la escasez de precipitaciones que se ha producido durante el último mes, aunque aún puede revertirse. De hecho, la Aemet espera que la tendencia cambie en las próximas semanas.

La jefa de Hidrografía de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Mª Luisa Moreno, hizo notar que las reservas de nieve registradas en las cuencas pirenaicas que afectan a Navarra son mínimas y notablemente inferiores al promedio de los últimos cinco años, mucho más aún si se comparan con el año pasado. En total, registran una acumulación de 11 hm3, solo un 12% de la media de los últimos cinco años y solo un 5% con respecto a los valores del 2018.

La nieve, señaló Moreno, acostumbra a aparecer en estas zonas en el mes de noviembre y, aunque la temporada comenzó con buen pie, llegando a cuajar en cotas bajas de la Comunidad Foral, la estabilidad del último mes y medio ha hecho que esta haya desaparecido casi por completo. En concreto, la cuenca del río Salazar hasta el Aspurz se encuentra sin nada de nieve, mientras que el promedio de los últimos años es de 5 hm3. El la cuenca del Irati hasta Itoiz la situación no es mucho mejor, con solo 1 hm3 cuando la media es de 9 hm3. La cuenca del río Aragón hasta el embalse de Alloz, por su parte, tiene una reserva de 10 hm3, aunque debido a su situación las acumulaciones deberían ser mucho más grandes, con un promedio ocho veces mayor.

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Navarra, Peio Oria, destacó que hacía años que la situación en estas fechas no era tan mala, algo que afecta directamente a las estaciones de esquí. En concreto, señaló, en Roncalia en estos momentos no hay prácticamente nieve. "Este invierno los espesores máximos aquí han rondado los 25 centímetros cuando el año pasado llegamos a registrar cerca de dos metros", indicó apuntando que en este punto nieva bastantes días, aunque sin reportar espesor. "Nos tenemos que ir a altitudes de 1.700-2.000 metros para tener un manto más continuo, pero el espesor es mínimo".

Desde la CHE, Moreno llamó a la calma, destacando que la acumulación de nieve es un parámetro muy cambiante y la situación puede revertirse rápidamente si se combinan varios frentes consecutivos. "Lo esperable en estas fechas es tener más cantidad de nieve, pero no significa que en un par de semanas no se pueda revertir porque estamos en las fechas de más nevadas", comentó. Además, anunció Oria, se espera que la tendencia cambie en las próximas semanas.

Oria explicó que esta situación se debe sobre todo a la falta de precipitaciones que ha habido durante el último mes y medio, más acusada aún en el sur, donde ha sido prácticamente nula desde el 16 de diciembre. La excepción está en la vertiente cantábrica, donde ha llovido algo. "Desde el uno de diciembre se ha recogido entre el 25% y el 50% de la precipitación habitual en estas fechas, estando los valores más altos en las zonas de Lesaka y Bera", apuntó ejemplificando la situación con los datos de la estación de referencia de la Aemet en Noáin, donde se han recogido 27 l/m2 cuando la media está en torno a los 100 l/m2. En puntos como Cabanillas, indicó, tan solo se han recogido 13 litros por metro cúbico desde esta fecha. Similar es la situación en otras localidades como Olite, con 14,2 l/m2 o Los Arcos, con 18,5 l/m2.

Pronóstico

Fin de semana frío, pero de poca nieve

Precipitación en el Norte. La segunda mitad de la semana comienza con la aparición de lluvias ya desde esta pasada noche en la zona norte, con especial incidencia en la vertiente cantábrica. La cota de nieve esta madrugada estaba en los 1.200 metros y bajará a lo largo del día hasta los 800, coincidiendo con la remisión de las precipitaciones. Mañana será más tranquilo hasta el mediodía, con nubes y sin precipitación, aunque de cara a la noche y madrugada del sábado entrará otro frente menos intenso con la cota de nieve en los 600-700 metros, por lo que se puede ver nevar en muchas zonas aunque de forma débil. El domingo y lunes podría dejar más precipitación, sobre todo en el norte. En total, en las zonas más altas del Pirineo podrán acumularse hasta el lunes entre 15 y 25 centímetros. - L.H.