3 condenados de una banda del Este por robos en Pamplona

Sustrajeron joyas y dinero de cinco pisos de Pío XII y Sancho el Fuerte en enero de 2012 y robaban en todo el Estado

08.02.2020 | 16:18
Joyas intervenidas en una intervención policial.

pamplona - La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS) ha confirmado recientemente una sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante que condena a tres miembros de una banda georgiana a penas de entre un año y medio y seis años de cárcel. En la misma resolución, como ya se hizo en el tribunal levantino, se absuelve a otros doce acusados. Los condenados formaban una banda radicada en Alicante que robó en viviendas de numerosas ciudades españolas, hasta que fue desarticulada por la Policía Nacional. Entre las acciones por las que se les condena, los encausados fueron condenados por cinco robos en pisos de Pamplona durante enero de 2012. Los asaltos se cometieron en inmuebles de la calle Sandoval y de las avenidas Pío XII y Sancho el Fuerte. Los acusados sustrajeron de todos esos domicilios joyas y dinero en efectivo. Además de estos robos en la capital navarra, se les condenó por tres robos en pisos de Logroño, otro ocurrido en Albacete, tres más en Zaragoza, otros tres en Murcia y tres más en Oviedo, uno en Sevilla y cuatro últimos en Gijón, cometidos todos entre finales del año 2011 y comienzos del 2012. Por dichos hechos se condena a Roman A. a seis años de prisión como autor de un delito de robo continuado y por pertenencia a organización criminal, delito este último que se les aplica también a Mikheil K. (dos años y tres meses de prisión) y Ioseb K. (un año y seis meses de cárcel).

Los hechos probados constatan que los tres acusados, junto con otros individuos, formaban una agrupación "de carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada" se repartían funciones con el fin de cometer sustracciones de efectos en el interior de domicilios, utilizando para ello ganzúas y otras herramientas de precisión con las que de forma profesional conseguían violentar el bombín de las cerraduras de las puertas. En muchas ocasiones ni siquiera los inquilinos se percataban de que la cerradura había sido violentada. La sentencia remarca que los tres condenados, ejecutores materiales de los asaltos, carecían de oficio o actividad legal remunerada que pudiera justificar el nivel de vida que disfrutaban. En el momento en el que cayó la banda en Alicante, una mujer que residía en el mismo piso que uno de los condenados fue interceptada con una mochila en la que guardaba 48.000 euros. Otros dos de los acusados que fueron juzgados y absueltos se deshicieron de joyas que habrían sustraído arrojándolas a contenedores para evitar que fueran aprehendidas en su poder.

En Pamplona actuaron entre el 25 y el 28 de enero de 2012 realizando casi todos los asaltos a la mañana o a primera hora de la tarde. En un caso accedieron a un piso de la avenida Pío XII donde se llevaron varias piezas de joyería valoradas en 2.124 euros y 300 euros en efectivo y a otro vecino le robaron unos 3.000 euros en joyas y 2.250 en efectivo. En la avenida Sancho el Fuerte, de una vivienda sustrajeron 2.800 euros en joyas y 150 en metálico, y en otras vivienda una cantidad casi idéntica, mientras que en un piso de la calle Sandoval sustrajeron 1.850 euros en hoyas y 1.000 euros en efectivo. - E.C.