La comisión especial del Parlamento apuesta por "renovar el estatus legal del euskera" en Navarra

La posibilidad de extender su oficialidad queda pendiente de "una decisión política e institucional"

En opinión del cuatripartito, la zonificación que estableció la ley foral del euskera "no responde a la realidad y a la evolución sociolingüística de Navarra"

08.02.2020 | 16:55
Comisión especial del Parlamento para la elaboración de una nueva ley foral del euskera.

La comisión específica concluye con un informe favorable a actualizar la legislación y estudiar la cooficialidad.

PAMPLONA. La comisión especial del Parlamento de Navarra para la elaboración de una nueva ley foral del euskera ha concluido que "el estatus legal" de esta lengua "debe ser revisado" y que, para ello, "debe darse un proceso de diálogo y acuerdo político".

Deja esta "responsabilidad" en manos de los grupos parlamentarios, en "la forma y el ritmo que estimen oportuno en este momento de la legislatura". Además, la posibilidad de extender la oficialidad del euskera queda pendiente de "una decisión política e institucional"

La comisión especial ha aprobado este miércoles, con los votos en contra de UPN y PSN, el informe de conclusiones suscrito por los cuatro socios de Gobierno (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Oran Bai e I-E). Incluye un voto particular firmado por el PSN en el que defiende la "vigencia" de los "principios inspiradores" de la ley de 1986.

UPN y PPN decidieron desde el inicio de la comisión no participar en la misma, si bien la formación regionalista ha asistido a su última sesión.

En concreto, el informe aprobado este miércoles por la comisión concluye que, transcurridos más de 30 años desde la promulgación de la ley del Vascuence, "el estatus del euskera debe ser revisado, responsabilidad" que la comisión especial deja "en manos de los grupos parlamentarios".

"Independientemente de la valoración que se pudiera hacer de lo que ha dado la ley foral del euskera, el estatus legal actual del euskera en Navarra y, especialmente la ley, no es adecuado, ha quedado obsoleto y debe ser renovado y adaptado, en una dirección y medida a acordar", recoge el texto.

En opinión del cuatripartito, la zonificación lingüística que estableció la ley foral del euskera "no responde a la realidad y a la evolución sociolingüística de Navarra". Y también considera que "cuando se creó no estuvo basada en un criterio científico o sociolingüístico".

La comisión especial apela a las nuevas herramientas que, para el fomento de las lenguas minorizadas y la protección de los derechos lingüísticos, se ofrecen en la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias de 1992, la Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos de 1996 y el Protocolo de Derechos Lingüísticos de 2017. Y llama a "adecuar las relaciones sociales, institucionales y ciudadanas a los nuevos parámetros derivados de la evolución cultural y del impacto de las TIC".

En lo relativo a la zonificación lingüística establecida a partir de la ley del Vascuence de 1986, se cuestionan los criterios que la alentaron, "nunca explicados, recogidos y argumentados", y se subraya que "ni siquiera quienes ejercieron responsabilidades de gobierno en aquella época han sido capaces de aclarar el fundamento científico y técnico" de aquella decisión.

Por eso, en lo tocante a la extensión o no de la oficialidad del euskera a todo el territorio, "cuestión nuclear" de todo este debate, se apunta que, si bien el Parlamento de Navarra "no ha mostrado una conformidad explícita, la mayoría tampoco excluye esa posibilidad".

Así, se acuerda que la determinación de plantear o no la extensión de la oficialidad queda pendiente de una "decisión política e institucional" que, previo "acuerdo motivado", debería "aclarar todos sus efectos", de manera que las "diferentes visiones existentes" al respecto dejen de ser un obstáculo.

Por su parte, el voto particular insertado a instancias del PSN, que ha contado con el apoyo de UPN, defiende la vigencia de los principios que inspiraron la ley del Vascuence de 1986. Sobre la comisión, si bien considera que ha dado entrada a "aportaciones enriquecedoras", cree que "se ha revelado inútil desde el momento en el que quedó patente que la elevación del estatus legal del euskera exige una modificación del artículo 9 de la Lorafna".

UPN Y PSN, CONTRA LA MODIFICACIÓN DE LA LEY En el turno de los grupos, el parlamentario de UPN Carlos García Adanero ha defendido la decisión de su partido de no participar en las sesiones de la comisión, que ha calificado como un "absoluto fracaso", y ha destacado que "a la vista está que teníamos razón de que esto iba a servir para poco o para nada". "El tiempo y las conclusiones nos han dado la razón. Las posiciones políticas no han variado en estos ocho meses", ha remarcado García Adanero, quien ha defendido que "no hay una demanda social ni política" para modificar la ley del euskera.

Por contra, la parlamentaria de Geroa Bai Virginia Alemán ha argumentado que "esta comisión ha servido para reflexionar y debatir conjuntamente" y ha reivindicado que "el tema del euskera es un tema de derechos lingüísticos". Ha negado que el euskera se esté "imponiendo" en Navarra y ha criticado que UPN y PPN no hayan participado en la comisión.

Desde EH Bildu, Dabid Anaut ha apostado por "medidas favorables para la defensa y el impulso del euskera", algo que ha considerado "justo" desde los parámetros de la "cohesión y la igualdad". Ha asegurado que "existe una mayoría política y social que quiere un cambio" en la ley y ha acusado a UPN y PSN de "negar la realidad del euskera en Navarra". "La demanda del euskera es una realidad, el actutal estatus legal no sirve para esta situación", ha reivindicado.

En representación del grupo de Podemos-Orain Bai, Laura Pérez ha lamentado que "durante años hemos sufrido una política lingüística restrictiva" y ha considerado "absurdo" que "el reconocimiento de los derechos lingüísticos esté condicionado al número de personas afectadas". "La Lorafna se puede modificar y no es necesario modificar la Lorafna para poder modificar la ley del euskera", ha apuntado.

Por su parte, la socialista Inma Jurío se ha mostrado contraria a "la eliminación de la zonificación y convertir el euskera en oficial en toda Navarra" al considerar que "no es necesario". "La realidad social en Navarra hoy en día no demanda una modificación del estatus del euskera y no obedece a la realidad sociolingüística de nuestra tierra, donde sólo hay una minoría de la población que habla el euskera y una proporción muy inferior que lo utiliza", ha planteado.

Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha valorado positivamente el trabajo realizado en la comisión y ha apostado por que la actual ley foral del euskera sea sustituida por una nueva ley de política lingüística que "conjugue la oficialidad y la modulación territorial de la política lingüística". A su juicio, "es compatible que el euskera sea oficial en toda Navarra con una modulación territorial de esa política lingüística" con "consenso social".