España acumula 100.000 peticiones de asilo sin resolver

CEAR reclama al Gobierno central que recupere ‘el espíritu del Aquarius’ y firme un Pacto por el Asilo

09.02.2020 | 15:45

madrid - España sigue acumulando solicitudes de asilo pendientes de resolver y ya son más de 100.000 las personas que están esperando una respuesta, denunció ayer la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que urgió al Gobierno central a recuperar el 'espíritu del Aquarius'. "Vivimos malos tiempos para el asilo", lamentó la secretaria general de la organización a nivel estatal, Estrella Galán, durante la presentación de su informe anual Las personas refugiadas en España y en Europa, en la que reclamó un Pacto por el Asilo y subrayó que, pese a que este año se van a alcanzar nuevamente cifras históricas, "eso no nos tiene que generar miedo, sino muy al contrario".

Concretamente, hasta el 31 de mayo, se habían presentado 46.596 peticiones en todo el Estado; por tercer año consecutivo, la nacionalidad principal es la venezolana (16.845), seguida de la colombiana (10.122), nicaragüense (2.698); hondureña (2.666) y salvadoreña (2.078). Desaparece así de la lista Siria, que al cierre de 2018 ocupaba el tercer lugar con 2.901.

Así, los datos reflejan que España va amontonando alrededor de 7.000 peticiones pendientes de resolver al mes: el año pasado acabó con 78.705, en enero de este año subieron a 85.185 y en febrero a 93.140 hasta que, el 31 de marzo, se situaron en 102.890.

Sin embargo, a pesar de esa escalada, la tasa de los expedientes favorables sigue muy por debajo de la media europea, que es del 38%: España solo concedió protección a una de cada cuatro personas que la pidieron en 2018, el 24%, censuró Paloma Favieres, directora de Políticas y Campañas de la organización.

del 'aquarius' al bloqueo Según datos de Interior, 371 de los 629 inmigrantes que llegaron en el Aquarius han presentado su solicitud de asilo y todas han sido admitidas a trámite y están en fase de instrucción. Pero, según apuntó Favieres, mucho ha cambiado la actitud del Gobierno respecto a aquel "gesto inicial": "De ahí se ha pasado al cierre de nuevas llegadas, a poner dificultades a barcos españoles -como el Open Arms o el Nuestra Madre Loreto- y a recuperar acuerdos con Marruecos de 1992 para expulsar inmigrantes". - Efe