La Policía Foral detuvo a dos conductores e investigó a otros 50 en agosto

La mayoría de estos delitos, 28, estuvieron relacionados con conducir bajo la influencia del alcohol

10.02.2020 | 02:09

pamplona - La Policía Foral detuvo en agosto a dos personas e investigó a otras 50 como presuntas autoras de distintos delitos contra la seguridad del tráfico. Estos datos suponen un descenso con respecto al mismo mes del año anterior; de un 92 % en el caso de los detenidos (25 en 2018) y de un 7,41 % en el de los investigados (54 en 2018). Por zonas, 16 intervenciones se realizaron en localidades de la Merindad de Pamplona, 14 en la de Tudela, ocho en las de la Merindad de Estella y siete en las de Olite y Sangüesa.

Los delitos más numerosos, 28, fueron los relacionados con la ingesta de alcohol; once fueron por carecer de vigencia en el permiso por pérdida de puntos; siete por conducir sin haber obtenido nunca la autorización correspondiente; tres por conducir tras perder la vigencia por decisión judicial; y dos por negativa a realizar las pruebas de detección de alcohol. El resto de delitos fueron por conducción temeraria, superar los límites de velocidad y por negativa a realizar la prueba de detección de drogas.

Además, la Policía Municipal de Noáin observó cómo se salía de la vía y, al ir los agentes a socorrerle, comprobaron que podía estar influenciado por la ingesta de alcohol. El hombre, pamplonés de 24 años, se negó a realizar la prueba de etilometría y, en consecuencia, fue detenido como presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico, siendo trasladado a dependencias de la Policía Foral. También se comprobó que circulaba con el permiso suspendido hasta principios de 2021. Además durante el traslado amenazó en varias ocasiones a los agentes.

La Policía Foral también señala que se encontró con un vehículo detenido en la Autovía del Camino en Zizur, que tenía una de las llantas delantera golpeada. El conductor, vecino de Berrioplano de 39 años, se encontraba junto al vehículo y presentaba síntomas evidentes de encontrarse bajo los efectos del alcohol. En la prueba alcoholemia arrojó una tasa de 1,27 miligramos por litro, por lo que se le imputó un presunto delito contra la seguridad vial. Además dio positivo en cocaína y opiáceos, y fue denunciado administrativamente. - Efe