el lunes arranca un otoño caliente y tardío

Alerta naranja por tormentas esta tarde en centro y sur de Navarra

este verano ha sido de los diez más cálidos desde 1965, nueve de los cuales corresponden a este siglo, reflejo del calentamiento global

10.02.2020 | 03:56
Pedro Oria, delegado en Navarra de la Agencia Estatal de Meteorología.

Este verano ha sido de los diez más cálidos en Navarra desde 1965, 9 de los cuales corresponden a este siglo.

PAMPLONA. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado el aviso naranja por lluvias y tormentas esta tarde en el centro de Navarra y la Ribera del Ebro.

La Aemet advierte de las tormentas que se prevén se formen en la Comunidad foral que serán fuertes o muy fuertes y que pueden dejar nuevamente intensidades de precipitación torrencial como hace dos días.

En concreto, la Aemet prevé que la precipitación acumulada en una hora en la Ribera del Ebro llegue a los 30 litros por metro cuadrado.

UN VERANO MUY CÁLIDO El otoño, que comienza el lunes 23 a las 9.50 hora peninsular, se prevé más caluroso de lo habitual en la Comunidad Foral, tras un verano que ha sido "muy cálido", con dos olas de calor, y "ligeramente húmedo" en el cómputo general, si bien el episodio extraordinario de tormentas del 8 de julio hizo de ese un mes "muy húmedo". Todo ello, reflejo del calentamiento global.

El balance climatológico del verano (junio-julio-agosto) y la predicción estacional para el otoño fueron expuestas ayer en rueda de prensa por el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Navarra (Aemet), Pedro Oria. Al hacer balance destacó en primer lugar que, a nivel nacional, ha sido de los diez veranos más cálidos desde el comienzo de la serie en 1965, nueve de los cuales corresponden a este siglo, lo que es un reflejo del "calentamiento global", insistió.

Por meses, junio fue en Navarra un mes muy cálido, uno de los más cálidos desde que hay registro debido a la ola de calor que hubo los últimos días, puesto que las primeras semanas las temperaturas se situaron por debajo de lo normal. En concreto el 29 de junio se registró en Pamplona-Noain una temperatura máxima de 41,3%, superando los valores anotados en ese mes desde junio de 1975. En cuanto a la lluvia fue un mes seco, especialmente en Tierra-Estella y las Riberas, mientras que en el extremo norte fue húmedo.

Julio fue el mes más cálido del verano, con anomalías de un promedio de 1,8 grados lo que, según explicó, es "mucho para un mes". Este julio también hubo días de ola de calor pero menos intensa que el mes anterior. En el cómputo general fue un mes muy húmedo, pero esto se debió a las tormentas que tuvieron lugar en toda la Comunidad Foral, pero especialmente en la Zona Media (8 de julio), que suponen una efeméride de precipitación en sus series históricas.

En Olite, en concreto, llovió siete veces más de lo normal, "nunca había habido una precipitación tal alta", apuntó Oria, quien comentó que se da la circunstancia de que en el mes más seco del año fue cuando se produjo el máximo histórico. Donde más precipitación se registró fue en Lerga con 168 litros por metro cuadrado. Por su parte agosto fue cálido, con una anomalía promedio de 1,3 grados, y en cuanto a precipitaciones, normal, aunque contrastado en su distribución por efecto de las tormentas.

tormentas imprevisibles En relación con las tormentas aludió al episodio registrado este miércoles en Pamplona y localidades limítrofes, con precipitaciones en media hora que superan las registradas en agosto, algo imposible de prever y que cada vez va a ser más frecuente, junto con periodos secos prolongados, señaló. En Monreal se registraron 50 litros por m2 en media hora y 26 litros en diez minutos.

El día más caluroso del verano fue el 29 de junio con 43,3 grados registrados en Javier, ese día en Pamplona hubo 41 grados, mientras que la temperatura más baja se registró el 12 de junio en Isaba-El Ferial con -1,5 grados, en la capital las mínimas oscilaron entre 2 y 3 grados. Este verano hubo varias noches "tropicales", es decir en las que los termómetros superaron los 20 grados. Hasta 25 grados se llegó en Pamplona el 9 de agosto.

En cuanto a las predicciones para el otoño, apuntó que las temperaturas probablemente se situarán por encima de lo normal. En cuanto a las lluvias remarcó la dificultad para hacer previsiones, si bien comentó que no hay señal de que vaya a se vayan a situar ni por debajo, ni por encima de lo habitual. Finalmente Oria, en relación con el cambio climático, alertó del incremento a nivel mundial de los incendios forestales, lo que resulta "muy preocupante", afirmó. - D.N./Efe