El alzhéimer lidera la demencia en Navarra con más de 5.500 pacientes

Osasunbidea prioriza la valoración integral de las necesidades de enfermos y familias, y la formación de profesionales para mejorar la atención El envejecimiento de la población pronostica un aumento de casos

10.02.2020 | 04:03
Aurora Lozano, presidenta de la Afan, lee el manifiesto arropada por representantes de todos los grupos parlamentarios.

Osasunbidea prioriza la valoración integral de las necesidades de enfermos y familias, y la formación de profesionales para mejorar la atención El envejecimiento de la población pronostica un aumento de casos.

pamplona - En Navarra viven hoy 5.500 personas diagnosticadas de demencia cuya principal causa es la enfermedad de Alzheimer (hasta un 70% de los casos, según el Plan Nacional de Alzhéimer 2019-2023 aun sin aprobar). Se trata de un número de pacientes que, se prevé, irá en aumento en los próximos años debido al envejecimiento de la población. Hoy se celebra el Día Mundial del Alzhéimer y con este motivo, tanto desde el departamento foral de Salud, como desde el Parlamento, de centros sanitarios y, sobre todo, desde la asociación de familiares de enfermos y enfermas, se han impulsado acciones y reivindicaciones para visibilizar esta invalidante patología y mejorar los recursos y la atención.

El diagnóstico de esta enfermedad, según explican desde el departamento foral de Salud, se realiza con más frecuencia en mujeres que en hombres debido, entre otras causas, a su mayor longevidad. La mayoría de las personas diagnosticadas en nuestra comunidad se encuentra en fases leves y moderadas. En concreto, según datos de 2019 provenientes de las bases de datos de Atención Primaria, hay diagnosticadas un total de 5.527 personas, de ellas 1.624 son hombres (29,4%) y 3.903 mujeres (70,6%).

La enfermedad de Alzheimer, insiste Salud, es una patología cuya frecuencia de aparición aumenta con la edad (aunque puede aparecer en personas menores de 65 años) por lo que el número de afectados va a aumentar en el futuro como consecuencia del progresivo envejecimiento de nuestra sociedad.

el 50% sin diagnosticar A pesar de los avances realizados, muchas personas afectadas (diversos estudios sitúan esta cifra en el 50%) permanecen a día de hoy sin diagnosticar, lo que constituye un auténtico reto, no solo para los sistemas sanitarios sino también para el conjunto de nuestra sociedad.

Disponer de un diagnóstico preciso es importante porque va a permitir a la persona afectada y a su familia conocer su enfermedad, tomar decisiones con respecto a su futuro y recibir el tratamiento más adecuado en cada fase de la enfermedad, así como propiciar una organización sostenible de los cuidados con el apoyo de recursos y prestaciones del sistema de protección social, añade el departamento de Salud en una nota de prensa.

Diferentes líneas de trabajo Desde el SNS-O, a través del Comité de Expertos en Atención a la Demencia, según explica su responsable, Luis Escriche, "se está realizando desde hace años un gran esfuerzo para mejorar la atención a los pacientes con demencia y a sus familias con diferentes líneas de trabajo, como la mejora del diagnóstico con la reciente elaboración de un documento para el cribado de enfermedad de Alzheimer en personas con síndrome de Down".

Se están desarrollando "mejoras en el programa de estimulación cognitiva ampliando la oferta presencial a Tudela (sin necesidad de desplazamiento de la población a Pamplona), apertura de la derivación directa a los profesionales de Atención Primaria, y con una modalidad de programa online para las personas con problemas de accesibilidad".

También se ha trabajado en mejorar la información que se entrega por escrito a los pacientes y familiares y se ha elaborado un material formativo específico para las personas cuidadoras adaptado a cada fase de la enfermedad y que próximamente estará disponible para que todos los profesionales de la organización puedan trabajarlo con los interesados desde cualquier ámbito, precisa Salud.

En relación con la estrategia de crónicos, informa Escriche, "se continúa trabajando en la valoración integral de las necesidades del paciente y su familia teniendo en cuenta aspectos clínicos, necesidades de cuidados y sociales, mejora de circuitos rápidos de atención para pacientes con altas necesidades (especialmente problemas de conducta), ingresos sin pasar por urgencias o cuidados paliativos". También se está haciendo hincapié en la formación continua de profesionales de Atención Primaria, Especializada y de centros residenciales, en los problemas más frecuentes y aspectos clave de esta enfermedad.