Investigadores consiguen alargar la vida de ratones sin modificaciones genéticas

Los roedores con telómeros hiperlargos tienen menos cáncer y obesidad

10.02.2020 | 08:27
Imágenes de grasa, hígado y piel de ratones adultos con telómeros normales y con hiperlargos.

Madrid - Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han conseguido crear los primeros ratones nacidos con telómeros hiperlargos. Sin embargo, lo más relevante de su estudio es que por primera vez han demostrado que es posible aumentar significativamente la longevidad sin realizar ninguna modificación genética.

El trabajo del CNIO proviene de un hallazgo fortuito hace diez años: el nacimiento de los primeros ratones nacidos con telómeros mucho más largos de lo normal. Tras estudiarlos, han concluido que estos animales viven más con mejor salud, sin cáncer ni obesidad.

"Estos ratones tienen menos cáncer y son más longevos. Un hecho importante es que son más delgados de lo normal porque acumulan menos grasa. También muestran un menor envejecimiento metabólico, con niveles más bajos de colesterol y LDL (grasa mala), y una mejor tolerancia a la insulina y la glucosa. El daño en su ADN a medida que envejecen es menor y tienen una mejor función de sus mitocondrias, otro de los talones de Aquiles del envejecimiento", explican los autores.

cambios en el metabolismo En concreto, la longevidad media de los ratones con telómeros hiperlargos es un 13 por ciento superior a lo habitual, según sus hallazgos. Son relevantes también las alteraciones metabólicas observadas, porque es la primera vez que se encuentra una relación clara entre longitud de los telómeros y metabolismo. La ruta genética del metabolismo de la insulina y la glucosa es una de las identificadas como más importantes en relación al envejecimiento.

Los investigadores también resaltan que el hallazgo abre la vía a prolongar la longevidad sin cambiar los genes. "Ha bastado con alargar el tiempo en que las células embrionarias se mantienen en pluripotencia para generar ratones con telómeros más largos, protegidos del cáncer y de la obesidad, así como más longevos. Presentamos un nuevo modelo de ratón al que se ha retrasado el envejecimiento sin manipulación genética alguna", celebran.

Los telómeros conforman el extremo de los cromosomas, en el núcleo de cada célula del cuerpo. Su función es proteger la integridad de la información genética contenida en el ADN. Cada vez que las células se dividen, los telómeros se acortan un poco, así que una de las principales características del envejecimiento es la acumulación de telómeros cortos en las células.

"El acortamiento de los telómeros se considera uno de los indicadores de envejecimiento, dado que bastan los telómeros cortos para provocar el envejecimiento del organismo y reducir la duración de la vida", explican los investigadores españoles en un artículo científico publicado en la revista Nature Communications.

El Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO ya ha demostrado en diversos trabajos que evitando el acortamiento de los telómeros mediante la activación de la enzima alargadora de los telómeros, la telomerasa, se prolonga la longevidad sin efectos secundarios.

Pero hasta ahora todas las intervenciones sobre la longitud de los telómeros se han basado en alterar la expresión de los genes, mediante una u otra técnica.

La novedad es que en los ratones nacidos con telómeros hiperlargos no ha habido alteración genética. En 2009, los investigadores trabajaban con las llamadas células IPS, y observaron que tras cierto número de divisiones en placas de cultivo estas células adquirían telómeros el doble de largos de lo habitual.

En el trabajo que ahora se publica, los autores han logrado que el cien por cien de las células de los ratones tengan telómeros hiperlargos, con lo que todo rasgo peculiar es atribuible a este fenómeno. "Estos resultados demuestran que los telómeros más largos de lo normal en una especie dada no son perniciosos, sino más bien lo contrario", concluyen. - E.P.

Clave

Células embrionarias. Las células embrionarias con telómeros hiperlargos pueden dar lugar a ratones vivos, pero estos primeros animales eran quiméricos, es decir, solo parte de sus células (entre el 30 y el 70%) procedían de las células embrionarias con telómeros hiperlargos. Su buena salud podría atribuirse al funcionamiento correcto del resto de las células, con telómeros normales.

La cifra

13%

La longevidad media de los ratones con telómeros hiperlargos es un 13% superior a la habitual.