Un deporte que nos iguala a todos

el buceo adaptado ofrece a las personas con diversidad funcional una autonomía que no tienen a diario

10.02.2020 | 08:36

Un nuevo plano en el que moverse, como si de una nueva dimensión se tratara, es lo que sienten las personas con diversidad funcional que practican buceo adaptado cuando entran en el agua.

Este deporte, no solo beneficioso para ellos sino también para personas de la tercera edad o en distintos procesos de rehabilitación o terapia, consigue que puedan sentirse de algún modo liberados de las ataduras del suelo firme.

"El buceo es un deporte plenamente inclusivo para gente mayor o gente con movilidad reducida. Supone una liberación de la situación que tienen", explica el instructor Enrique Díaz.

Tanto en una piscina como en mar abierto, el agua supone para ellos una gran apertura de movimientos. Tres ejes -vertical, frontal y sagital- en los que poder desplazarse con facilidad y sin limitación de movimientos, algo que sí que tienen fuera por la acción de la gravedad.

"Las personas con diversidad funcional, al entrar en el agua, sienten esa liberación, esa sensación de recuperar autonomía que no tienen. Nos iguala a todos" argumenta Díaz.

Otro de los aspectos que hacen a este deporte inclusivo es la dependencia del otro. A diferencia de la individualización de otras prácticas, en ésta el grupo es lo importante y nadie sobresale por encima de nadie.

"El buceo siempre es en grupo, y en él el concepto de ayuda y la colaboración está implícita", desembrolla Díaz, que da una interesante clave del por qué: "Todos empezamos desde cero en el agua. Nos tenemos que adaptar a un medio en el que no estamos acostumbrados a estar".

Desde la CMAS consideran que el buceo adaptado "no es un privilegio sino un derecho para disfrutar", por lo que con este Congreso que se va a celebrar en Pamplona se va a extender ese derecho.

"Estamos con instructores que se interesan por impartir buceo adaptado pero no pueden ofrecerlo porque no tienen la formación. El Congreso es para juntar instructores y que cualquier país que pueda iniciarse pueda hacerlo", aclara el director de buceo técnico, Kelly McGinn. "Con materiales de enseñanza y técnicas, podemos conseguir que llegue a ser posible para todos", finaliza.