15.000 personas corren contra el cáncer de mama

La carrera solidaria, organizada por Saray, se convirtió en la más numerosa del año en Pamplona
Lo recaudado con los dorsales se destinará a la investigación de esta enfermedad

10.02.2020 | 10:55
La carrera, en la que participaron personas de todas las edades, transcurrió por el Casco Viejo de Pamplona.

pamplona - Más de 15.000 personas se dieron cita ayer a la mañana en la Plaza del Castillo de Pamplona para participar en la octava edición de la Carrera solidaria contra el cáncer de mama organizada por Saray, la asociación Navarra de Cáncer de Mama. Una cita que batió el récord al convertirse en la carrera más numerosa del año en Pamplona, y que tenía como objetivo recaudar fondos para la investigación de esta enfermedad, que suma 410 nuevos casos al año en la Comunidad foral. "Sabemos que se ha hecho mucho camino, pero el trabajo ahora no puede estar enfocado en lo que ya se ha hecho bien, sino en lo que queda por hacer, que es acabar con ese 20% de mujeres que sufren y viven cada día con una metástasis y con el miedo del futuro que les espera. No pararemos mientras haya una persona afectada por cáncer de mama", explicó María José Oraa, vicepresidenta de Saray.

El reto que se fijó la asociación para este año era vender 15.000 dorsales, una cifra que lograron alcanzar gracias a la solidaridad de las personas participantes, que en ocho años han pasado de ser 2.000 al número actual. Ayer, todas ellas, más otras que quisieron sumarse aunque no llevaran dorsal, corrieron por el centro de Pamplona con sus camisetas rosas como muestra de apoyo "a quienes están pasando la enfermedad, a quienes han conseguido superarla y a quienes no lo han hecho y ya no están aquí", como señalaron desde Saray.

Las encargadas de iniciar la carrera, que se celebró a las 11.00 horas, fueron las personas que realizaron el recorrido en bicicleta, bicicletas adaptada, patines y patinetes. Mientras, la gran mayoría esperó con emoción, levantando las manos y al grito de "celebrando la vida" a que cortaran la cinta de salida para correr, trotar o andar por las calles de la ciudad. Miles de personas de todas las edades participaron con su camiseta rosa, tanto solas como acompañadas, ya fuera de familiares o amistades, e incluso con sus mascotas. Lo importante ayer era sumarse a esta causa solidaria para apoyar a las personas que padecen o han padecido cáncer de mama. "Esta carrera tiene mucha acogida y toda la gente que viene al final está trabajando con Saray. Somos muchos los que estamos luchando contra esto y sabemos que ahí está el poder, la fuerza y la solución a futuro. La investigación avanza; no para, pero el cáncer tampoco, así que nosotras seguimos avanzando también", indicó Oraa.

ambiente festivo Además de la carrera, hombres, mujeres, niños y niñas pudieron disfrutar ayer de las actividades que se celebraron en la Plaza del Castillo. Entre ellas, hinchables, juegos infantiles, la actuación del grupo de la escuela de danza Diana Casas, quienes llevaron a cabo tres coreografías, y una clase de zumba. El buen tiempo y la música hizo que la gente se animara y disfrutara de la mañana bailando, riendo y haciéndose fotos. "También es un momento de fiesta. Queremos vivirlo así y que la gente disfrute. No queremos asustar a la sociedad, sino al contrario. Tomar conciencia de saber qué nos trae esta enfermedad, luchar y, por qué no, disfrutar también. Yo personalmente disfruto mucho de estos momentos; del trabajo desinteresado, de ver tan buena actitud y de que la gente reme a favor, porque hace falta", valoró la vicepresidenta de Saray.

Además, a pesar de que la carrera no era una competición, la asociación quiso tener un reconocimiento con el ganador y la ganadora de la prueba, quienes repitieron podio al resultar vencedores también el año pasado. El primero en llegar a la meta fue Xabier Fernández; la primera, Alejandra Arribas. Los participantes en la carrera, además, contaron con puestos de avituallamiento donde pudieron coger agua y leche para recuperarse del esfuerzo.

La solidaridad no cesó en toda la mañana, y muchas personas pasaron por el puesto de Saray para comprar pulseras, llaveros o pins, entre otros objetos y colaborar así con la asociación. "Estamos súper agradecidas y emocionadas por el apoyo que recibimos siempre de toda Navarra", admitió Conchi Biurrun, miembro de la junta directiva de Saray.

Desde la asociación, además de agradecer la participación a las más de 15.000 personas presentes en el evento, lanzaron a la población navarra el reto de "seguir trabajando con Saray y seguir aumentando el número de dorsales".