Colectivos contrarios al recrecimiento de Yesa denuncian "más grietas" en la ladera derecha

Este próximo sábado han convocado una manifestación de protesta en Sangüesa

02.01.2020 | 13:19
Imagen publicada en redes sociales para denunciar las nuevas grietas aparecidas en Yesa.

PAMPLONA. Colectivos contrarios al recrecimiento del embalse de Yesa (Asociación Yesa+no y Asociación Río Aragón) han denunciado la aparición de nuevas grietas "de varios metros" en la ladera derecha del pantano y han convocado una manifestación de protesta este sábado en Sangüesa.

Tras las lluvias de las últimas semanas, señalan estos colectivos en un comunicado, un vecino de la zona ha grabado en vídeo "grandes grietas" en la ladera derecha del embalse, "la misma donde en los últimos años la Confederación Hidrográfica del Ebro ha tenido que invertir 55 millones de euros de dinero público en un infructuoso intento por detener los movimientos".

Las asociaciones han recordado que, hace menos de un mes, el Gobierno de Navarra presentó las conclusiones de un informe en el que se asume que todavía existen "importantes incertidumbres sobre el comportamiento de los materiales o la hidrogeología de la ladera" que justificarían una "investigación complementaria" y medidas adicionales para garantizar la seguridad de la presa.

Aunque el Gobierno navarro "trató de maquillar los resultados y lanzar un mensaje engañosamente tranquilizador a la sociedad", la realidad es que hay "una ladera que sufre inestabilidad global, demostrada por la aparición de episodios de movimientos localizados en diversos puntos", subrayan estos colectivos.

Las asociaciones aseguran que el recrecimiento de Yesa "es un proyecto peligroso y la administración sigue sin poder garantizar su seguridad a futuro" y exigen a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de la que depende la CHE, que "demuestre su compromiso por una nueva cultura del agua y que paralice inmediatamente las obras de recrecimiento".

Se trata, denuncian, de una obra que "en 18 años ha multiplicado por cuatro su presupuesto -de 113 a 460 millones de euros en 2019, de los cuales faltaría aún la mitad por invertir- y que es un ejemplo paradigmático de los faraónicos proyectos hídricos del pasado, que no ofrece soluciones reales ante la emergencia ecológica y climática".

Por estos motivos, han convocado una manifestación el próximo sábado en Sangüesa "para exigir seguridad, transparencia y la paralización de las obras".