Alcaldes de la N-121-A exigen al Gobierno foral que ponga "toda la carne en el asador"

Tradisna se opone a que se instauren peajes o restricciones al tráfico pesado

15.01.2020 | 06:17
Camiones y otros vehículos, circulando por la N-121-A.

PAMPLONA - Los alcaldes de Bortziriak, Baztan y Malerreka reclamaron ayer al Gobierno de Navarra que ponga "toda la carne en el asador" para solucionar la alta siniestralidad de la N-121-A, además de exigir que se tenga en cuenta su opinión en relación con las medidas que se adopten en esta vía. La misma petición fue efectuada por el presidente de Tradisna (Asociación de Transportistas de Navarra), Alberto Latorre, quien reclamó la ejecución del proyecto 2+1 carriles, al tiempo que rechazó la instauración de peajes para camiones o restricciones al tráfico pesado.

En un comunicado, tras recordar los dos últimos accidentes mortales ocurridos en la N-121-A y dar el pésame a las familias afectadas, los representantes municipales afirman que "desolación, tristeza, incredulidad, y por qué no decirlo, hastío, son sentimientos que nos embargan estos días". Es por ello, prosiguen, que "nos vemos en la obligación de exigir al Gobierno de Navarra que de una vez por todas ponga toda la carne en el asador, para acabar lo antes posible con esta sangría".

Los representantes municipales, que también piden que "nos escuchen y que tengan en cuenta nuestra opinión, admiten ser "conscientes de las dificultades. Unos hablarán de tres carriles, otros de autovía, otros de la financiación o de la repercusión económica, pero que nadie olvide que mientras jugamos a la política, la gente se nos queda en la carretera".

Por su parte, Alberto Latorre, presidente de Tradisna, señaló ayer en un comunicado, después de lamentar las dos últimas muertes en la N-121-A, que "nosotros no somos los malos de la película. Los camiones no somos los culpables de todo", para indicar que el informe de la DGT de 2017 atribuye al transporte de mercancías por carretera el 10% de los accidentes con víctimas que se producen en el Estado.

Latorre, que incide en que "el problema es de todos y debemos concienciarnos de la obligación de cumplir las normas elementales de seguridad vial", urge a la ejecución de una solución (por ahora el desdoblamiento 2+1) que disminuya los accidentes y la mortalidad en la N-121-A", pero expresa su rechazo pero "a la opción de algunos grupos de instaurar peajes y/o restricciones a los vehículos pesados. Nosotros ya aportamos demasiado (235 millones de euros en impuestos a las arcas navarras), dinero creemos más que suficiente", para añadir que esperan a la reunión prevista para el día 28 entre los partidos políticos para saber las medidas de financiación que se van a llevar a cabo.