China sigue casi paralizada y admite la falta de material contra el virus

La OMS advierte de que la primera vacuna contra la neumonía puede estar lista en 18 meses

12.02.2020 | 00:50
Una madre y su hijo caminan por una plaza de Pekín, China, protegidos con grandes bolsas de plástico.

Pekín – Las ciudades de China continúan casi paralizadas, con muy poca gente y automóviles por las calles, pese a la vuelta al trabajo de los sectores esenciales recomendada por el Gobierno, que ayer reconoció la escasez de mascarillas en el país, un equipamiento clave para combatir la epidemia.

Las muertes provocadas por el virus Covid-19 superan ya el millar, y este lunes alcanzaron un récord diario con 108 fallecidos, la primera vez que se sobrepasa el centenar de víctimas mortales en una sola jornada.

La mayoría de las empresas han pedido a sus empleados que realicen teletrabajo, lo que, unido al temor a un virus del que se desconocen todavía muchos detalles, lleva a los ciudadanos a mantenerse encerrados en sus viviendas y a que las calles sigan desiertas.

En Pekín, la práctica totalidad de los locales comerciales permanecían ayer cerrados, con la excepción de supermercados y algunas pequeñas tiendas de alimentación, al igual que la mayoría de los bancos y bloques de oficinas. Las grandes avenidas y centros comerciales vacíos, junto a una nube de contaminación especialmente intensa, conferían a la capital un aspecto fantasmal.

El aumento de los nuevos casos diarios (2.478 los más recientes) se ha ralentizado desde hace siete días, lo que, según el Gobierno, es un signo positivo de que la epidemia está remitiendo, aunque los científicos no se ponen de acuerdo en ese extremo ni sobre cuándo se podría alcanzar la cota máxima de contagio desde la que las cifras de afectados comiencen a descender.

La provincia de Hubei, foco de la epidemia, continúa concentrando la gran mayoría de los nuevos casos y de los fallecimientos, con 2.097 y 103, respectivamente.

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió ayer de que el desarrollo de una vacuna contra la enfermedad provocada por el coronavirus de Wuhan se demorará al menos un año y medio: "La primera vacuna puede estar lista en 18 meses, así que por ahora debemos prepararnos para usar las armas que tenemos al alcance en la lucha contra este virus".

En algunas ciudades del país, las autoridades locales han reducido los transportes públicos o establecido requerimientos previos a las empresas para reanudar su actividad, e incluso detenido a algunos empresarios por hacerlo, lo que fue criticado ayer por el Gobierno central de Pekín.

"Esa tendencia debe cesar. Pararemos estrictamente las restricciones para reanudar la producción de una forma tosca y demasiado simplificada", dijo Ou Xiaoli, director de desarrollo social de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

En este sentido, destacó que la reanudación de la producción debe ser "equilibrada" a lo largo del país.

La tardanza en retomar la actividad está afectando también a la producción de mascarillas, imprescindibles para evitar la propagación del coronavirus, que se encuentra solo al 76% de su capacidad, según reconocieron ayer los portavoces oficiales.

Ou admitió que "la escasez de mascarillas es un problema" en el país e instó a todas las fábricas a producir al máximo de capacidad. Para ello, dijo que el Gobierno ayudará a las industrias que tengan problemas financieros o de suministros para reanudar la producción y pidió que suban el salario a sus empleados para que puedan fabricar 24 horas al día.

Aunque se esperaba que esta semana regresase el grueso de los chinos que habían viajado a sus lugares de origen para pasar las vacaciones del Año Nuevo lunar, el director de Transportes del Ejecutivo, Xu Yahua, dijo ayer que se prevé todavía que 160 millones de personas vuelvan a sus hogares la próxima semana.

Las claves

Covid-19, nombre oficial. Los organismos de las Naciones Unidas han decidido denominar al nuevo coronavirus como Covid-19, según informó ayer la OMS.

El niño de Mallorca, negativo. El niño de 8 años ingresado en el hospital Son Espases de Palma de Mallorca que estaba en observación por un posible caso de coronavirus ha dado negativo en las pruebas. Por su parte, el paciente de La Gomera continúa con su evolución favorable, sin sintomatología, y el ingresado en Mallorca sigue siendo portador del virus, según una segunda prueba.

La cifra

1.018

El Ministerio de Salud de China confirmó ayer que se han superado el millar de muertos por el brote del nuevo coronavirus, alcanzando la cifra de 1.018 fallecidos. Las autoridades sanitarias añadieron que se han confirmado además 43.144 casos de personas infectadas.