“Ni es una gripe normal ni tampoco una catástrofe”

Carlos Artundo, director general de Salud, pide tranquilidad, “rebajar tensión” y llevar una vida normal “con precauciones”

03.03.2020 | 00:54
Carlos Artundo y Aurelio Barricarte hacen declaraciones a los periodistas tras el encuentro.

pamplona – El director general de Salud del Gobierno de Navarra, Carlos Artundo, quiso trasladar ayer un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía y "rebajar tensión" ante el coronavirus, por lo que recomendó vivir con normalidad, "con precaución sí pero vida normal". "Ni es una gripe normal, ni tampoco una catástrofe", apuntó Artundo, que participó ayer, junto al jefe de la Sección de Enfermedades Transmisibles y Vacunación, Aurelio Barricarte; la directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), María Ángeles Nuin; y el jefe de gabinete de Salud, Txus Iribarren, en un encuentro de trabajo con representantes de los medios de comunicación para abordar la información en torno al coronavirus.

La situación generada en torno a esta enfermedad, expuso, es "novedosa" respecto a otras debido a la movilidad enorme de personas en la actualidad y a la rapidez de la información que se traslada a través de las redes sociales. El responsable de Salud destacó que no se trata de una gripe normal ni tampoco de una catástrofe, "es una gripe más seria", ante la que se está trabajando desde los dispositivos sanitarios todos los días, a los que agradeció su dedicación. En cualquier caso, señaló que hay que "rebajar la tensión" existente en la sociedad.

"Es necesaria la normalidad, con precaución sí, pero lavarse las manos a menudo es algo que hay que hacer siempre, no solo ahora", dijo, para señalar que "no hay que añadir otra preocupación más a las que ya tenemos". Por ello, los responsables sanitarios recordaron que hay dos teléfonos a los que llamar ante una sospecha de caso de coronavirus. Por un lado, está el teléfono del Servicio de Consejos Sanitarios 948 29 02 90, y por otro lado, el 112, éste más enfocado para las personas con síntomas procedentes de zonas de riesgo.

Según indicaron los responsables, se trata de que no se escapen posibles casos de coronavirus en este momento por lo que en el caso de que una persona proceda de un país en riesgo, personal sanitario se trasladará a su domicilio y tomará una muestra que se trasladará al CHN para su análisis. En este sentido, Artundo explicó que la realización de pruebas diagnósticas será un continuuum, en la medida que surjan "nuevas personas que cumplan el criterio tanto clínico como epidemiológico" para realizarlas.

Así ha ocurrido con algunos de los jóvenes del instituto Navarro Villoslada de Pamplona que regresaron la semana pasada de un viaje de estudios en Italia y que presentaron síntomas al llegar a la Comunidad Foral. Esos casos llamaron al 112 y, tras seguir el protocolo, se descartaron. Recordaron, además, que el uso de mascarillas está solo recomendado para las personas "que las tienen que utilizar". "El que se las tiene que poner ya lo sabe", expresó Artundo.