Los jueces de Pamplona proponen aplazar juicios salvo aquellos con presos

Empezarán con la medida, que debe ratificar el TSJN, y estipulan servicios mínimos vinculados a actos urgentes y que causen perjuicio irreparable

13.03.2020 | 01:14
Imagen del Palacio de Justicia de Navarra. Foto: Unai Beroiz

pamplona – La Junta General de Jueces de Pamplona, integrada por los titulares de los órganos judiciales unipersonales, adoptó ayer al mediodía una serie de propuestas en relación con el avance del coronavirus entre las que considera conveniente el aplazamiento de todas aquellas actuaciones que no revistan carácter urgente procediendo a su suspensión durante un plazo de quince días a contar desde el próximo lunes día 16. Las medidas deberán ser aprobadas por el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) y posteriormente ratificadas por el Consejo General del Poder Judicial. Ello implicaría la suspensión de los juicios salvo aquellas causas en los que estén implicadas personas presas. La junta plantea que "en todo caso deberá asegurarse cualquier actuación judicial que de no practicarse pudiera causar perjuicios irreparables".

Por otro lado, los jueces solicitan a la Dirección General de Justicia que "mantenga las medidas adoptadas y se incida en la necesidad de extremar la limpieza y desinfección de las instalaciones y asegurar la disponibilidad de mascarillas, geles desinfectantes, guantes y papel desechable en todas las dependencias, fundamentalmente en el Juzgado de Guardia e Instituto de Medicina Legal". También plantea que se aplacen en todo caso aquellas actuaciones que se identifican como posibles actividades o situaciones de riesgo tales como las visitas de comisiones judiciales a centros públicos, privados, de menores, hospitalarios, etc., en donde se recomienda el uso de videoconferencia que evite desplazamiento de la comisión judicial; o las presentaciones periódicas de investigados y/o condenados, en las que se procurarán la distribución de las citas de presentación en distintos días y lugares.

En caso de celebrarse actuaciones, plantea que se restringirá temporalmente la asistencia de público a la celebración de juicios y vistas, limitándola a aquel número de personas que permita mantener una distancia de seguridad de un metro como mínimo y se dispensará del uso de la toga a abogados y procuradores. Además, quedarían suspendidas las actividades formativas de asistencia de alumnos a la celebración de vistas.

Para el caso de que la situación se vea agravada, la Junta de Jueces propone el empleo del teletrabajo en todas aquellas actuaciones que no requieran la presencia física del magistrado y el establecimiento de un turno especial de sustitución entre magistrados para la práctica de aquellas actuaciones que deban realizarse a presencia judicial de modo que será el magistrado que por turno corresponda quien asumirá la práctica de todas las del ámbito para el que ha sido designado. Además, se propone a la dirección general de Justicia en el ámbito de sus competencias que limite el personal de las oficinas judiciales al estrictamente necesario para llevar a cabo la actividad judicial.