Salud duplicará, a 120, las camas de UCI para atender el aumento de casos críticos

Se equiparán salas de endoscopias, de despertar y de Cirugía Menor para tratar a estos pacientes

24.03.2020 | 01:10
Uno de los servicios de UCI del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN). Foto: cedida

pamplona – La red hospitalaria de Navarra cuenta con los recursos necesarios para asumir el incremento de casos de coronavirus que se está produciendo estos últimos días y que se prevé que siga al alza. Así lo defendieron ayer la consejera de Salud, Santos Induráin, y el recién nombrado coordinador del plan de contingencia y gerente del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), Alfredo Martínez, en la rueda de prensa habitual para dar cuenta de las novedades en torno al COVID-19, en la que informaron de que se duplicarán los puestos de UCI, hasta 120, para atender a personas afectadas en situación crítica.

Pese a que insistieron en que el sistema sanitario navarro está preparado para afrontar el actual escenario, los dirigentes de Salud recordaron que la realidad es rápida y cambiante y que ante el previsible aumento de casos no bastará con los puestos de UCI tradicionales. Por ello, se está preparando el equipamiento disponible con todos los respiradores que hay a disposición para habilitar puestos de Cuidados Intensivos en salas que permitan monitorización. En concreto, Martínez detalló que se trata de salas de despertar de los quirófanos, salas de Cirugía Menor Ambulatoria (CMA) y salas de endoscopias, que se adecuarán para atender a pacientes críticos. "Actualmente estamos en condiciones de habilitar hasta 120 puestos específicos de UCI", apuntó el coordinador del plan de contingencia.

Este incremento de los puestos de Cuidados Intensivos, según expuso Martínez, se debe a que "las plazas tradicionales de UCI no son suficientes para hacer frente a la epidemia", y a que hay que tener en cuenta que seguirá habiendo pacientes críticos por otros requerimientos diferentes al coronavirus como accidentes de tráfico, infartos, etc. En cuanto a su distribución, los sistemas de UCI están distribuidos en el Hospital García Orcoyen de Estella, en el Reina Sofía de Tudela y en el Complejo Hospitalario en Pamplona. Además, los centros privados –Clínica Universidad de Navarra, San Juan de Dios y Clínica San Miguel– también cuentan con estos puestos para pacientes críticos. En este sentido, Martínez instó a que las camas de UCI "se seguirán incrementando en función de las necesidades" y para ello se contará con "todos los hospitales que tengan esta capacidad".

camas suficientes Por otra parte, la capacidad de la red hospitalaria es de 1.466 camas, de las que podría dedicar hasta un 50% a la atención de pacientes con coronavirus. Así, la consejera Induráin señaló que los hospitales navarros permiten "adaptar camas sin necesidad de plantearnos establecer hospitales fuera de ellos". "La capacidad del sistema nos permite seguir atendiendo en los entornos hospitalarios", aseveró.

De esta manera, descartó, por el momento, el uso de hoteles para acoger pacientes, aunque avanzó que –tras el ofrecimiento de algunos hoteles– se está valorando en función de las necesidades ponerlos a disposición de profesionales sanitarios que estén en contacto con afectados para que no tengan que volver a sus casas y evitar posibles casos de contagio. "Respecto a pacientes, no es una necesidad y no se plantea; no tenemos situación de colapso para llegar a ese planteamiento", apuntó Induráin.

coordinación ejecutiva Alfredo Martínez quiso dedicar parte de su comparecencia de ayer a destacar la colaboración y la coordinación existente entre la red sanitaria pública y privada, lo que hace que "la situación en cuanto a recursos hospitalarios puede considerarse privilegiada" en la Comunidad Foral. Martínez junto a Juan Pedro Tirapu –actual jefe de Servicio de UCI del CHN y nuevo responsable de Cuidados Intensivos de todos los hospitales públicos y privados– encabezan esta coordinación que ha pasado de tener un carácter meramente colaborativo a uno ya ejecutivo. Así, el Plan de Contingencia ha cambiado la forma de actuar en los hospitales y la situación en estos centros "nada tiene que ver con cómo era hace dos semanas", explicó Martínez, que detalló que se dispone de plantas específicas para pacientes de coronavirus, diferenciadas de las otras plantas hospitalarias.

En el caso de las urgencias extrahospitalarias de Pamplona, se han habilitado dos circuitos de atención diferenciados para dar una adecuada atención a la ciudadanía. Por un lado, se atienden pacientes con afecciones respiratorias y, por otro, el resto de patologías urgentes con el objetivo de evitar al máximo el riesgo de contagio. Asimismo, se han puesto en marcha equipos específicos de profesionales para la atención a pacientes con coronavirus, reforzándose también el equipo de médicos coordinadores y se ha incorporado un nuevo perfil de enfermera de coordinación en el 112.

Los servicios de Urgencias Periféricas de Huarte, Noáin y Orkoien también se han reforzado, así como lo han hecho los equipos de recogida de muestras para diagnóstico por PCR. También el servicio del Consejo Sanitario ha mejorado su capacidad de respuesta, pasando de 8 enfermeras a 34, y ampliando su horario hasta cubrir las 24 horas del día. Los centros hospitalarios, de atención a la salud sexual y reproductiva (CASSYR) y centros de salud mental están priorizando la actividad de consultas, intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas según criterios clínicos, garantizando en todo caso la atención que no puede esperar.

Atenciones "imprescindibles". Se garantiza la atención sanitaria en los centros especializados en aquellos servicios "imprescindibles" en los siguientes términos:

–Hospitalización al 100% de la capacidad logística.

–Servicios que desarrollan actividades pautadas.

–Intervención quirúrgica urgente.

–La realización de la ecografía de la semana 20 y amniocentesis.

–Servicio de Farmacia.

–Banco de Sangre de Navarra.

–El funcionamiento de la Coordinación de Trasplantes.