El acusado de matar a su padre en Olite pasa este jueves a disposición judicial

- Muere un olitense de 57 años tras una pelea familiar
- M.R.R., arrestado por haber golpeado a su padre con un objeto y la autopsia debe aclarar la muerte

03.06.2020 | 02:17
Agentes de Guardia Civil, en el lugar de los hechos en Olite.

PAMPLONa – Un vecino de Olite de 57 años de edad, Genaro Ruiz Orradre, falleció ayer en torno a las 20.30 horas en el transcurso de una pelea familiar en su domicilio con su hijo, M.R.R., de 28 años, que acabó siendo detenido por la Guardia Civil por haber supuestamente agredido con un objeto contundente a su progenitor. 

Según ha confirmado la Guardia Civil, el joven ha pasado la noche en dependencias del cuerpo en Tafalla, desde donde será puesto a disposición del juzgado de guardia de esta localidad este jueves, según ha podido saber este periódico.

La autopsia que le practicará al cuerpo de Genaro Ruiz resultará decisiva para conocer las causas de su fallecimiento, puesto que las primeras indagaciones no descartan que, además de los golpes, hubiera podido sufrir algún otro percance durante la riña. De todas formas, la hipótesis sobre la responsabilidad penal del hijo en la muerte de su padre deberá ser esclarecida por las pruebas forenses que se le practicarán en el Instituto Navarro de Medicina Legal.

El suceso ocurrió a última hora de la tarde en el domicilio familiar, un segundo piso de la calle Merindad de Ultrapuertos de Olite, en el barrio conocido como Venecia. Se trata de una familia muy conocida y extensa con fuertes raíces en la localidad olitense. En la dirección anteriormente citada residía tanto el fallecido y su mujer, como sus dos hijos, el presunto agresor y un hermano más joven.

Las primeras informaciones aportadas por la Delegación del Gobierno en Navarra, según la agencia Efe, relataban que en el transcurso de una pelea el hijo había agredido al padre con un "objeto contundente" y le provocó la muerte. Los agentes del Instituto Armado efectuaron ayer una inspección ocular y requisaron algún objeto que se pudo haber usado durante la misma. El hijo no se opuso al arresto.

Por el momento no han trascendido más datos de lo acontecido en una investigación que estará dirigida por el juzgado de guardia de Tafalla, ante el que tendrá que comparecer el arrestado una vez se hayan confeccionado las diligencias judiciales oportunas. El fallecido, de 57 años, trabajaba al parecer en un taller y su hijo, que ha jugado en varios equipos de Tercera y del fútbol regional y es también un apasionado de los encierros y de la caza, figura, según una de sus redes sociales, como operario en la factoría de VW en Landaben.

La relación de ambos tenía frecuentes roces, comenta un vecino cercano, pero lejos de creer que pudiera acabar en una tragedia así.