El Gobierno foral rectifica: las guarderías abrirán con un aforo de dos tercios

El Ejecutivo foral prepara un nuevo protocolo más flexible para facilitar la conciliación

11.06.2020 | 14:05
Gimeno habla con Bakartxo Ruiz

El Departamento de Salud del Gobierno de Navarra está trabajando en nuevas medidas de flexibilización para que las guarderías y las casas amigas puedan abrir con dos tercios de su aforo.

Así lo ha asegurado el consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Gimeno, después de que el Ejecutivo foral anunciara el pasado lunes que estos centros podrían abrir aunque con un ratio de cinco alumnos por cuidador. Esta medida generó críticas en los centros del sector.

Gimeno ha explicado, en respuesta a una pregunta de Navarra Suma en el pleno del Parlamento de Navarra, que Salud está trabajando en un nuevo protocolo que se dará a conocer en "las próximas horas" y que permitirá abrir con una capacidad de dos tercios.

El consejero ha recordado que el pasado lunes ya se anunció que se permitía la apertura de guarderías y casas amigas con un protocolo elaborado por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra y basándose en las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría. Según ha explicado, ahora se introducirán modificaciones en el protocolo.

El parlamentario de Navarra Suma Alberto Bonilla ha afirmado que "el Gobierno de Navarra ha enfadado a las trabajadoras y las familias de estos centros, no han contado con ellas, y se ha pasado la pelota entre departamentos".

Bonilla ha dicho que los centros privados de 0-3 "llevan cerrados desde el 14 de marzo y desde entonces estos centros solo han logrado hablar una vez con el Gobierno de Navarra para hablar de su apertura". "Así hasta el 8 de junio, cuando nos enteramos todos por la prensa de que las guarderías y casas amiga podrán realizar su actividad como servicios para la conciliación", ha afirmado.

El parlamentario foral ha asegurado que la gestión del Gobierno ha sido "nefasta" y ha señalado que "nada se ha publicado en el BON ni hay un protocolo que tenga en cuenta las particularidades del sector". Tras ello, ha pedido al Gobierno que plantee una "opción viable para estos centros y sus familias y un plan de ayudas específicas para paliar tres meses con la persiana bajada".

El consejero de Educación ha respondido que el parlamentario foral "tiene un jaleo que es impropio de un parlamentario". "No se pueden comparar escuelas infantiles de 0-3 con autorización educativa que imparten el primer ciclo de educación infantil con guarderías o casas amigas que tienen una finalidad conciliadora. Compara churras con merinas", ha dicho, para señalar que son "declaraciones para generar barullo y polémica".