Navarra impulsa un modelo de atención al envejecimiento en zonas rurales

La Mancomunidad de Servicios Sociales de Allo servirá como área piloto para extrapolar el proyecto a otras comarcas de la Comunidad Foral

11.06.2020 | 13:37
Presentación de un nuevo modelo de atención al envejecimiento en el ámbito rural.

El envejecimiento es una "realidad evidente" y en 2037 el 25 % de la población navarra superará los 65 años, por lo que el Gobierno foral ha desarrollado un modelo para su atención en zonas rurales, que va a aplicar de manera experimental en la Mancomunidad de Servicios Sociales de Allo.

Este modelo, presentado este jueves en rueda de prensa, se ha llevado a cabo por el departamento de Derechos Sociales, el Observatorio de la Realidad Social y ADACEN y ha tomado como prototipo la comarca de Allo, que cuenta con 5.144 personas y está en "riesgo de despoblación" al haber perdido un 40 % de sus habitantes en los últimos años.

En el caso de Allo, los datos reflejan que el 29 % de su población supera los 65 años, y un 12,8 % son mayores de 80 años, y además se trata de un área "feminizada" ya que las mujeres tienen una mayor longevidad y suponen el 71 % del total de las personas mayores de 90 años.

Esta situación se puede extrapolar a otras muchas zonas de Navarra, cuya población se encuentra envejecida y reclama una "necesidad de una atención individualizada", especialmente en las zonas rurales, donde, por otro lado, también existe una mayor "dependencia" y "escasez de servicios", como en el Pirineo, la más envejecida.

La consejera ha explicado que la guía se ha elaborado en base a dos realidades principales: que cada vez vivimos más tiempo y muchas zonas rurales se están quedando vacías y que las personas mayores necesitan "cuidados de calidad" para poder permanecer en sus lugares de origen.



Asimismo, ha comentado que este modelo implica a la "red comunitaria, a la red de salud y a la red pública de servicios sociales" en el análisis y pretende realizar una "planificación integral que promueva el envejecimiento activo" también centrada en la persona y sus cuidados.

En esta misma línea, el director del Observatorio de la Realidad Social, Luis Campos, ha subrayado que este modelo busca cinco objetivos: en primer lugar, "revitalizar las zonas rurales con tecnología e innovación", así como "garantizar la inclusión social" o "generar oportunidades de empleo ligadas a la atención de personas dependientes".

Por último, también tiene como objetivo "mejorar el acceso universal a los servicios públicos e infraestructuras de alta calidad en el medio rural" y "fijar población en el territorio", con un enfoque "flexible" y de "alta replicabilidad" que puede repetirse en cualquier área rural de Navarra.

El presidente de la Asociación de Daño Cerebral de Navarra (ADACEN), Francisco Fernández, ha asegurado que están "muy satisfechos" con el trabajo realizado, que ha sido innovador al tener en cuenta las características de las diferentes zonas, algo que las fórmulas diseñadas hasta el momento no hacían.

Para lograrlo, se ha realizado una búsqueda de "buenas prácticas" a nivel nacional, europeo e internacional que proporcionasen recursos para que la personas pudieran "quedarse en su casa", que ha dado lugar a 31 actuaciones dirigidas a potenciar un "envejecimiento activo" y que recoge esta guía.

Con esta base, el modelo trabaja seis ejes principales: demografía, socialización, creación de redes formales, autonomía, servicios, movilidad y nutrición y se desarrolla en dos fases: la primera, basada en "acciones" y extracción de datos y la segunda con una "metodología de diseño con visión global" a partir de los mismos.

Para esta última cuentan con la colaboración de tres equipos: uno de profesionales, otro de ciudadanos y líderes sociales y otro con las personas beneficiarias, que ayudan a tomar decisiones y a buscar el consenso entre ambos, que ayude a focalizar los ámbitos de actuación que necesita cada zona en cuestión.

Entonces, estas propuestas se "vehiculizan" según el nivel de necesidad existente, la facilidad de implantación y el coste económico que conlleva su desarrollo y servirá para "anticipar problemáticas" dado que en la próxima década existirá una "mayor foto de envejecimiento" en la Comunidad Foral.

En el caso de Allo, por ejemplo, contaba con un edificio de 2008 poco utilizado, que podrá convertirse en un "centro polivalente de recursos en el medio rural" que ofrezca servicios de "respiro, atención diurna, comedor, lavandería o telerehabilitación", entre otros.

En definitiva, un "menú de apoyos" individualizado para cada persona, que permitirá "monitorizar y prestar una mejor atención a estas personas" y crear "cultura en este cambio de paradigma", según Fernández.

Campos ha explicado que en el caso de Allo, en septiembre pretenden tener contrastadas las propuestas del modelo con la ciudadanía, recoger sus sugerencias y ponerlas en marcha a través de diferentes formas de financiación, ya sea públicas o privadas.