Se flexibilizan las restricciones en la fase 3 para residencias, guarderías y hostelería

Permiten los paseos de residentes, el consumo en barra y más aforo en guarderías

15.06.2020 | 01:57
Residentes de La Meca pasean por el recinto del centro. Foto: Javier Bergasa

PAMPLona – Navarra flexibiliza a partir de hoy las restricciones en la fase tres del plan de desescalada para residencias de mayores, guarderías y hostelería. Entre las novedades se autorizan a todos los centros de mayores y de discapacidad el paseo de todos aquellos residentes sin coronavirus. Por otro lado, se permite que las guarderías aumenten su aforo al 60% con un educador por cada cinco menores de 0 a 1 años, por cada ocho menores de 1 a 2 años y por cada 10 menores de 2 a 3 años. Si en el grupo hay menores de distintos tramos de edad, se deberá realizar un promedio de estas ratios. En cuanto a la hostelería, desde hoy se posibilita el consumo en barra siempre y cuando se garantice una separación mínima de entre 1,5 y 2 metros entre los clientes. Esta medida, regulada en una orden foral, se aplicará también a las sociedades gastronómicas y peñas.

formación para residentes Los paseos de los mayores estarán condicionados por la capacidad de los centros para asegurar que se realicen de una forma ordenada, escalonada y con las medidas de prevención necesarias. Para ello, se formará a los y las residentes en las pautas que deberán seguir y también se establecerán protocolos para la salida y el retorno al centro. El personal de las residencias podrá acompañar a los residentes en las primeras salidas para ayudarles a familiarizarse con las medidas.

Asimismo, las residencias que todavía tienen algún caso positivo de coronavirus podrán recibir visitas, siempre que dichos centros tengan delimitado la zona de atención a las personas con covid-19. Además, se podrá autorizar la visita de dos personas de forma simultánea, siempre que convivan en el mismo hogar y cumplan los requisitos sanitarios.

La vuelta a la "normalidad" de forma progresiva también contempla la reanudación de las actividades grupales que se suelen realizar de manera habitual en estos centros, como estimulación cognitiva, rehabilitación y actividades de ocio. Se recomienda su organización en grupos de pocas personas conformados siempre por los mismos residentes y cuidadores. También se vuelven a autorizar las estancias temporales y para respiro familiar, según los criterios establecidos por Salud Pública.

El Departamento de Derechos Sociales presentó el pasado viernes a responsables de los centros el borrador de este plan de desescalada, que junto a las medidas anteriormente dichas, incide en la necesidad de potenciar la recuperación de la situación física y psicológica de las personas residentes, de forma especial de aquellas que han padecido el virus. Se pretende de este modo garantizar los derechos de estas personas después de esta etapa de obligado aislamiento, al mismo tiempo que se mantienen las condiciones necesarias para garantizar una adecuada atención sanitaria y una estricta vigilancia epidemiológica de las personas mayores. Estas nuevas pautas se irán modificando en las próximas semanas en función de la situación epidemiológica en la Comunidad Foral y los propios centros.