Margarita Pérez-Salazar | Juez Primera Instancia

"Familia es una materia que requiere agilidad, porque puede ser un germen de situaciones de violencia"

05.07.2020 | 02:13
Margarita Pérez-Salazar, en su despacho, esta semana. Foto: Iñaki Porto

PAMPLONa – La magistrada Margarita Pérez-Salazar regresó en febrero a una especialidad en la que es toda una referente. Tras cuatro años al frente del Juzgado de Violencia sobre la Mujer, ahora se encarga del nuevo juzgado de Familia, el de Primera Instancia 10, donde recibe un 75% de los asuntos que pueden ser de reparto. "Pero hay cuestiones que por ley no pueden venir a este juzgado. Por ejemplo, la legislación obliga a que una demanda de modificación de medidas la tiene que tramitar el juzgado de origen, es decir, el órgano que dictó dichas medidas. Así que aquí entra todo lo nuevo: separaciones –que apenas hay–, divorcios –que es el gran grueso–, y procedimientos de guarda y custodia y medidas de hijo no matrimonial (donde se resuelve en parejas no casadas que rompen sobre responsabilidad parental, guarda y custodia, régimen de visitas y de comunicaciones, pensiones de alimentos y todo lo que sean las cargas como división de préstamos y el uso de la vivienda). Llevamos 360 asuntos durante 2020.

Estas cifras hablan de la necesidad que hacía este órgano judicial.

–No hace falta irse a estas cifras. Hacía muchos años que era necesario un nuevo juzgado de Familia porque desde hace tiempo se sobrepasaban los módulos de entrada de asuntos que fija el Consejo General del Poder Judicial como óptimos para un juzgado. El de Instancia 3 tenía un 178% de módulo de entrada si el 100% es el tope. Eso es muchísimo. El número 3 va a seguir teniendo un gran volumen de casos con ejecutorias de un recorrido importante, porque ese juzgado se creó hace casi 40 años.

¿Está habiendo más divorcios?

–No lo puedo asegurar. Creo que hay un incremento de rupturas porque los despachos de abogados se han llenado de consultas y el covid ha terminado de acelerar una situación de ruptura. Pero no lo sé seguro.

¿Cómo está celebrando juicios?

–Las vistas se celebran de manera presencial porque dentro de todas las posibilidades que valoramos es una materia en la que es importante reunirse y verse. Tiene más posibilidades porque son vistas que se pueden acordar a puerta cerrada, sin requisitos específicos, por lo que unimos la posibilidad legal de que es una materia reservada para celebrar a puerta cerrada y a la vista de la situación sanitaria no puede entrar nadie al juicio salvo la pareja implicada y si se admiten testigos. Además este juzgado va muy al día, tengo suficiente espacio para señalar una vista entre otra. Señalo entre 6 y 7 vistas a la semana.

¿De qué manera afecta la carga de trabajo en una jurisdicción así?

–El retraso en materia de Familia afecta de una manera muy negativa. Me parece que aquí es clave ser ágil y rápido, porque de lo contrario es un germen de situaciones de violencia muy claro. Aumentan las posibilidades de violencia doméstica y de género y somete a las partes a una situación personal durísima. A los retrasos no nos ha ayudado que se suspendieran los plazos en los trámites judiciales, no alcanzo a entenderlo. Eso provoca que ahora nos van a llegar contestaciones a demandas interpuestas antes del Estado de Alarma. Estoy señalando vistas para finales de septiembre.

¿No se avecina un periodo fácil para un juzgado de este tipo?

–El Derecho de Familia es muy vulnerable a todos los cambios y situaciones sociales que se dan. El covid afecta muchísimo porque tienes que vivir en casa, sin salir, con niños pequeños, lo que hace que la situación sea muy complicada. El verano y las Navidades son épocas de tensión. Si plantas tres meses de confinamiento, va a serlo también.

¿Notarán a más medio plazo las consecuencias del confinamiento en los juzgados?

–Es verdad que la reacción puede ser a más medio plazo. Septiembre va a ser un momento bastante clave, porque a todo el Estado de Alarma se va a unir el fin dedl periodo vacacional y a partir de septiembre se prevé una avalancha de asuntos. Por suerte, en Navarra hemos notado mucho la la aplicación del Fuero Nuevo, que es mucho más flexible que el Código Civil, y nos permite aplicar una normativa propia que nos da más posibilidades.

"Los juicios en Familia se celebran de modo presencial porque en esta jurisdicción es importante reunirse y verse"

"Creo que hay más divorcios porque hay más consultas a los abogados y seguro que va a haber más peticiones de modificación de pensiones"