8 años de cárcel por abusar de una sobrina con discapacidad

Confirma la pena impuesta en el TSJN

08.07.2020 | 00:51
Fachada del Tribunal Supremo. Foto: Efe

PAMPLONa – El Tribunal Supremo ha confirmado una condena de ocho años de cárcel impuesta por la Sección Primera de la Audiencia navarra, ya ratificada por el TSJN, a un vecino de la Comarca de Pamplona de origen suramericano de 36 años por un delito continuado de abuso sexual con penetración que cometió sobre su sobrina, de 21 años y que presenta una minusvalía física y psíquica del 65%. Tiene que indemnizar a la víctima con 50.000 euros por el perjuicio moral causado. El Supremo avala las decisiones de los tribunales navarros y entiende que la declaración de la víctima es creíble y persistente, que no hay móviles espurios que pudieran enturbiar su testimonios y que la ausencia de ADN del acusado, al no hallarse ni en la víctima ni en sus ropas restos biológicos del procesados, "por sí solo no excluye la posibilidad de que los hechos sucedieran en la forma descrita".

Los episodios de abusos tuvieron lugar durante los primeros meses del 2017, aunque fue en abril de ese mismo año cuando se descubrió el delito al escribir la víctima una carta en la que contaba que se había acostado con su tío y el temor que tenía de estar embarazada. La joven hizo entrega de la carta a una amiga de clase, llegando a manos de la orientadora del centro donde la víctima estudiaba, a quién narró los abusos sexuales sufridos. Aquel día la joven y su padre denunciaron los hechos.

CUATRO EPISODIOS DE ABUSOS El pasado mes de febrero la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra confirmó los cuatro episodios de abusos que el encausado cometió sobre su sobrina, en dos de los cuales hubo penetración. El acusado se favorecía de que se dieran ocasiones en las que estar a solas con su sobrina y así aprovechar para abusar de ella. El primer episodio se produjo cuando la joven paseaba a su perro por el parque y el acusado se le acercó y le insistió en que se aposentaran en un banco. Hizo que la joven se le sentara encima y comenzó a abrazarla y a besarla en la boca. En otra de las ocasiones la víctima y su hermana fueron a casa del tío de las dos para ver una película, cuando el condenado hizo que su otra sobrina fuera a buscar la cena, para así quedarse a solas con la víctima. Una vez se quedaron solos en el domicilio, el acusado llevó a la joven a su habitación donde la penetró vaginalmente. El tercer episodio sucedió, igualmente, cuando las dos hermanas fueron de excursión con su tío, que aprovechó para "jugar al escondite" y, al alejarse de su otra sobrina, volvió a besar a la víctima. Los últimos abusos por los que se le condenan ocurrieron con ocasión de la celebración de una barbacoa, y allí fue cuando el encausado se llevó a la joven a su casa con la excusa de coger una parrilla para una barbacoa. Una vez más, el hombre mantuvo relaciones sexuales con penetración que no fueron consentidas por la víctima.

Acorde al informe psicológico, debido a su minusvalía, la joven tiene una edad mental que se correspondería con los 11-12 años, presentando tendencia a ser manipulada y careciendo de la capacidad para consentir relaciones sexuales, si no es con personas con características similares a las de ella, condición de la que el acusado estaba al tanto.

la clave

El 7 de abril de 2017 escribe una carta a una amiga. En el centro en el que estudiaba la víctima escribió una nota a una amiga en la que decía: "Que lo hice con mi tío y estoy ahora con ganas de devolver. Sin condón". Se la entregó y llegó a manos de la profesora y de la orientadora, a la que narró los abusos.