Hablando de tú a tú con la reina Letizia

15.09.2020 | 00:45
La reina Letizia se acercó a los alumnos del instituto San Adrián para preguntarles por el inicio del curso.

Se acercó a los alumnos de Milagro y San Adrián para conocer cómo les ha ido en este difícil inicio de curso

Aunque sobre el papel era un día normal de clase y, de hecho, hasta mediodía las asignaturas se impartieron como estaba estipulado en el horario, lo cierto es que los alumnos del IES Ega de San Adrián y los más peques del colegio Nuestra Señora del Patrocinio de Milagro, que desvelaron entre risas que esperaban ver "a una mujer con corona", se exaltaron en cuanto empezaron a ver por los alrededores de los centros educativos la presencia de policía, prensa y personas trajeadas, como explicaban.

Con aplausos llegó doña Letizia a Milagro, donde un grupo de vecinos la esperaron y recibieron detrás de una valla al grito de ¡Viva la reina!

Sin embargo, los que más cerca la tuvieron fueron los niños y niñas, los protagonistas del día de ayer y a quiénes la presencia de tanta gente no incomodó. De hecho, los alumnos de 5º y 6 de Educación Primaria, que fueron los que estaban en la explanada de entrada, a pesar de los nervios que muchos de ellos aseguraban tener, no se movieron de sus posiciones y saludaron alegremente a la reina.

Por ejemplo, Paula Sellao, de 11 años, explicó que "nos hace mucha ilusión esta visita porque nunca la hemos visto en persona", mientras que su compañera de clase Nayra Callejas, además de coincidir en la importancia de la visita, aseguró que "la vuelta al cole está siendo un poco rara y a veces nos agobiamos con la mascarilla".

Además, ambas aseguraron que esperan que todo el curso se desarrolle con normalidad, que no les tengan que mandar a casa para así poder dar el salto al instituto el año que viene con todas las garantías.

De 6º A del colegio milagrés estaban también expectantes Samuel Cerdán, Julia Vallejo, Lucía Barrado, Blanca Porcel, Eloy Estañal y Maitane Fiestas. Todos ellos comentaban durante la espera que si pudiesen hacerle una petición a la reina y a la ministra de Educación en cuanto a lo que su colegio se refiere "sería la colocación de taquillas". Además, alguno aspira, sabedor de que no tendrá fortuna, a que le quiten horas de la asignatura que menos le gusta, las matemáticas, y otros a que haya más sesiones de Ciencias Sociales.

Estos estudiantes, además, afirmaban que "el inicio de curso ha sido bastante raro, aunque está claro que estamos mucho mejor aquí que en casa porque las explicaciones no son igual a través de un ordenador. Esperamos acabar el curso así y que no nos pongan en cuarentena; nos aburríamos mucho en casa encerrados".

cercanía con los alumnos Doña Letizia llegó hacia mediodía a San Adrián, municipio que ya sabe lo que es recibir a Sus Majestades.

Amal Halima, Naomi Vela, Saira Blanco, Rebeca Marín y Virginia Jiménez, alumnas todas ellas de 3º de la ESO del IES Ega, tuvieron la fortuna de hablar con doña Letizia durante la visita al centro ribero. La picardía que tuvieron para colocarse en primera fila hizo que el resultado mereciera la pena, explicaban. "Nos ha preguntado por el inicio del curso y nos ha dicho que sus hijas tienen nuestras edades y que están bien. También nos ha dicho que el rey no podía venir y nos ha preguntado por las semanas de cuarentena y por si nos gustaba leer. Nos ha parecido muy maja, pensábamos que iba a ser más seria y distante".

En cuanto a la vuelta a las aulas, comentaban estas jóvenes, lo están llevando muy bien aunque "la mascarilla agobia bastante".

Quienes también se aproximaron a ver la comitiva fueron Naroa Hernández y Judith Sancho, otras dos alumnas del centro adrianés, puesto que aseguraban "nos genera mucha curiosidad la visita. Nunca habíamos visto tanta prensa y, la verdad, es que hasta hace un rato no sabíamos que pasaba".

Con mascarillas, rodeadas de sus amigas, insistían, eso sí, en que "es un poco raro estar en el aula separadas porque luego nos acabamos juntando fuera de aquí".

En la despedida de la visita, y junto a la verja del instituto local, esperaron decenas de adrianeses la salida de los coches oficiales a los que, entre aplausos y vítores espontáneos, despidieron con la intención de llevarse un saludo de vuelta.