Chivite aboga por "una tierra plural y diversa" en el Premio Navarra de Colores

22.09.2020 | 14:14
De izquierda a derecha: el consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos; la ganadora del premio Ixone Gil; la Presidenta de Navarra, María Chivite, y la directora de Políticas Migratorias, Patricia Ruiz de Irizar.

La presidenta María Chivite ha entregado el premio de diseño Navarra de Colores, un acto en el que ha reiterado la apuesta por "una tierra plural y diversa, que quiere un futuro en armonía entre todas las personas independientemente de su origen geográfico".

Chivite ha entregado el galardón a Ixone Gil Bengoechea, del IES Iturrama, por una obra que muestra un rostro compuesto por piezas con características físicas de diferentes grupos étnicos y que es ya el logotipo que se empleará en todas las acciones de la iniciativa "Navarra de Colores".






Una imagen, ha dicho la presidenta, que simboliza "una tierra que reconoce, valora y defiende la riqueza de la multiculturalidad y el valor de la convivencia".

La obra ganadora se ha impuesto a otras 9 candidaturas, todas ellas obras de estudiantes de Bachillerato Artístico y otras formaciones similares impartidas en la Comunidad Foral. Además han recibido sendos accésit Amaia Cenoz y Aitor Martín, de la Escuela de Artes y Oficios y de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Corella, respectivamente.

A todo ellos Chivite les ha dicho que "la juventud tiene conciencia y lo demuestra en muchos ámbitos a pesar de que siempre haya ejemplos negativos, pero sois generaciones conscientes de los problemas", ya los docentes les ha dado las gracias por "el gran trabajo educativo plasmado en estas obras".

Cenoz eligió para su obra unas manos que simbolizan el tacto y la acogida, lo que ha llevado a la presidenta a subrayar la importancia de mantener la distancia social para que en un futuro "volvamos a disfrutar de los saludos, del contacto de las manos y de las caricias".

Con respecto a la obra de Aitor Martín, que muestra un sol de colores con diferentes tonalidades, María Chivite ha comentado que es "un ejemplo de pluralidad" que "podría recordarnos a todas y a todos que el sol nos ilumina por igual, sin distinciones".