Aceptará 22,5 años de prisión por asesinar a su pareja al lanzarle líquido inflamable e incendiar su piso en Pamplona

El acusado ratificará el lunes el acuerdo y evitará el juicio con jurado

04.10.2020 | 01:05
Un agente de la Policía Científica de Policía Nacional, en la vivienda incendiada en la Calle Mayor de Pamplona.

pamplona – Un acuerdo entre las partes alcanzado a ultima hora evitará, casi con toda seguridad, la celebración del juicio con jurado popular cuyo inicio estaba previsto para mañana lunes y en el que se iba a juzgar un caso de violencia de género.

Dicho pacto, que deberá ser ratificado por el acusado Roberto Domínguez Domingo, de 48 años, contempla que éste sea condenado a 22 años y medio de prisión por haber matado a su pareja Yolanda Jaén Gómez, de 50 años, al provocar un incendio en el piso en el que vivían, sito en la calle Mayor de Pamplona. Al procesado, que se le condenará por el delito de asesinato en concurso ideal con el delito de incendio, se le aplicará la atenuante de haber actuado bajo la influencia de sustancias tóxicas y a su vez se le condenará por las agravantes de parentesco y de género. El acuerdo ha sido posible después de que la Fiscalía y el Gobierno de Navarra que ejercen la acusación, rebajaran sus peticiones iniciales de pena que sumaban 37 y 38 años de cárcel, respectivamente.

Los hechos que iban a juzgarse y que ahora, según parece, serán fruto de la conformidad ocurrieron la noche del 15 de octubre de 2018 en el número 55 de la calle Mayor de Pamplona. Según el escrito de Fiscalía, sobre las 23 horas, se suscitó una discusión entre ambos que duró unas dos horas en la que "hubo gritos y golpes". El Ministerio Público afirma que sobre las 00.50 horas del 16 de octubre, el acusado, "de forma sorpresiva", roció con un líquido inflamable a la mujer y "con la intención de acabar con su vida" le prendió fuego "de forma tan rápida que impidió que pudiera reaccionar y defenderse". La víctima sufrió quemaduras en el 30% de su cuerpo y, tras ser trasladada al CHN, fue derivada al hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde murió el 23 de octubre.

El acusado, según la Fiscalía, provocó un incendio "siendo consciente por la hora en la que se produjeron los hechos que sus vecinos se encontraban en sus casas descansando", asumiendo que "los ponía en peligro".