53.085 navarros se vacunan de la gripe en la primera semana, un 71 % más

Preocupa el aumento de un 28% de casos de covid en mayores de 75 años de la semana pasada

15.10.2020 | 01:19
Una mujer vacunándose para prevenir la gripe, en la presentación de la campaña de vacunación.

pamplona – La campaña de vacunación antigripal de este año se ha iniciado a "un ritmo mucho mayor que la de años previos", constató el último informe epidemiológico del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, que señaló que en la primera semana "se han vacunado 53.085 personas, un 71% más que durante la primera semana del año pasado".

Asimismo, refiere que en la semana del 5 al 11 de octubre se confirmaron 2.894 casos de covid-19 (438 por 100.000 habitantes), un 45% más que en la semana anterior. El 65% de los nuevos contagios fueron sintomáticos y el 67% contactos de otros casos. En el 38% de los positivos la transmisión ocurrió en el domicilio y otros muchos casos ocurrieron en el contexto de reuniones familiares y de amigos, lo que indica que muchos de los contagios ocurren en entornos de "confianza". El ámbito laboral y escolar se asoció al 7,5% de los contagios.

Los positivos aumentaron en todos los grupos de edad, si bien Salud Pública destacó que "es preocupante el aumento de un 28% en mayores de 75 años, por su posible repercusión en hospitalizaciones y defunciones".

La incidencia aumentó en las áreas de Pamplona (422 por 100.000) y Estella-Lizarra (264 por 100.000) y se mantuvo estable en la de Tudela (438 por 100.000). Por otra parte, en lo que se refiere a los ingresos hospitalarios por esta infección, se produjeron 182, un 43% más que los 127 de la semana anterior. Se registraron 14 ingresos en la UCI y 27 defunciones atribuibles a la covid, frente a las 6 y 20 de la semana previa, respectivamente.

Por otro lado, el informe señala que "Navarra ha sido una de las regiones con un despegue más temprano de la segunda onda de covid-19, lo que nos sitúa actualmente entre las regiones con mayores tasas de Europa". En este sentido, señaló que la tendencia ascendente de casos y hospitalizaciones "indica que las medidas de contención que se estaban aplicando han dejado de ser suficientes para la contención de la propagación de este virus con la entrada del otoño". Tras señalar que la tasa de 438 casos por 100.000 habitantes es todavía inferior a la que se produjo durante la primera onda pandémica, consideró justificada la toma de medidas adicionales ante la llegada de meses más fríos, en los que la transmisión de virus respiratorios se ve favorecida.