Llegan más nieve y lluvia a Navarra para este miércoles: cerrado el acceso a Belagua por alto riesgo de aludes

La cota de nieve se situará en torno a los 800 metros, tendiendo a subir por encima de 1.000

08.12.2020 | 00:38
Niños disfrutan de la nieve en el puerto de Las Coronas

PAMPLONA – La carretera NA-137 (Burgi-Isaba-Francia) se encontraba esta tarde cerrada desde el kilómetro 45, en el arranque del puerto de Belagua, por el alto riesgo de que se produzcan aludes, dada la nieve acumulada en las últimas horas.

Así lo ha señalado el Gobierno foral, que informa de que también están cortadas al tráfico a causa de la nieve acumulada en la calzada la NA-2012 (Cuatro Bordas-Aoiz) desde el kilómetro 6, y la NA-7510 (acceso a San Miguel de Aralar) desde el kilómetro 3,5, y es obligatorio el uso de cadenas en las carreteras NA-2000 (Isaba-Zuriza) y NA-2011 (Salazar-Francia), en ambos casos desde su inicio.

Se puede circular con precaución por el puerto de Las Coronas, en la NA-214 (Burgui-Navascués) después de que dos quitanieves hayan retirado la capa de nieve que cubría la calzada.

El Gobierno de Navarra aconseja a los conductores circular con precaución por las carreteras de la zona norte de la Comunidad ante la posibilidad de encontrar tramos con nieve o placas de hielo en la calzada.

La Dirección General de Obras Públicas mantiene 40 equipos quitanieves en servicio para mantener operativa la red de carreteras, ya que las previsiones apuntan a la posibilidad de que se produzcan precipitaciones en forma de nieve por encima de la cota de los 900 metros, así como heladas en los puertos de montaña.

Los quitanieves intervendrán en el caso de que sea necesario en las autovías de Leitzaran (A-15), Norte (A-1) y Barranca (A-10); en la N-121-A (Pamplona-Behobia, zona de Belate), y en los puertos de la N-135 (Ibañeta, Erro y Mezkiritz).

En la red secundaria actúan en las carreteras de los valles pirenaicos y Améscoa, puertos de Urbasa, Lizarraga, Egozkue, Urkiaga, Artesiaga y Ezkurra, zona de Meano y Lapoblación, y los altos de Ujué, Goñi, Lerga y Aibar, entre otras.

Este operativo se mantendrá activado hasta las 22 horas de este martes, cuando las máquinas quitanieves en servicio pasarán a ser 39.

Los ríos también bajaban caudalosos y amenazaban con desbordarse en el algunos puntos de la geografía navarra. En Pamplona se mantenía la alerta en zonas habituales de riadas y se había cortado el paso en las pasarelas del club Natación que atraviesan el río Arga.
La Agencia Estatal de Meteorología prevé para este miércoles en Navarra intervalos nubosos en el tercio sur y cielo nuboso o cubierto en el resto, con lluvias y chubascos, persistentes y que podrían ser localmente fuertes en la vertiente cantábrica, tendiendo en general a remitir las precipitaciones a lo largo de la tarde. Cota de nieve en torno a los 800 metros, tendiendo a subir por encima de 1.000.

Temperaturas con pocos cambios. Heladas débiles en el Pirineo, y zonas altas del noroeste. Viento del noroeste flojo, arreciando en las horas centrales en la Ribera del Ebro y tendiendo a ser flojo variable al final.

EL TIEMPO DE ESTE MARTES 


La cota de nieve se situaba este martes en torno a 700-800 metros en Navarra y subirá en las horas centrales a 1.000-1.200 metros, según informó la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En concreto, la zona centro de la Comunidad Foral estaba en alerta amarilla y estaban prevista acumulaciones de nieve de hasta 4 centímetros en Pamplona y Comarca y en Tierra Estella. Además, según indicó la Aemet, el cielo ha estado nuboso o cubierto tendiendo a intervalos nubosos en el extremo sur por la tarde. Las lluvias y chubascos han estado presentes en todos los puntos de la Comunidad Foral excepto en el sureste, y fueron amainando por la tarde, siendo persistentes en el noroeste.

 

El mercurio experimentó pocos cambios en general, excepto las máximas que descendieron en el oeste. También estaban previstas heladas débiles en el Pirineo, y serán localmente moderadas en las zonas más altas. 

Asimismo, se esperaba acumulaciones de nieve nueva de unos 20-30 centímetros de nieve nueva en áreas del Pirineo y son esperables purgas de nieve reciente de tamaño mediano en pendientes suficientemente inclinadas de todas las orientaciones, que en los macizos occidentales, debido a la mayor acumulación, amenazaban con adquirir dimensiones grandes.