Dos casos registrados en la Comunidad Foral

Las restricciones contra la covid-19 aplacan la temporada de gripe, que solo registra dos casos en Navarra

Otros años, por estas fechas, ya habría alcanzado el nivel de epidemia, con cerca de 1.000 casos diagnosticados - Se ha vacunado a 179.400 personas y a más del 75% de los mayores de 65 años

01.01.2021 | 23:44
Gente con mascarilla en la avenida Carlos III de Pamplona.

La gripe apenas ha hecho acto de presencia en Navarra. Al menos por el momento. Las medidas preventivas individuales y las restricciones adoptadas por el Gobierno foral contra la covid-19, sumadas a la alta cobertura de la campaña de vacunación que se ha llevado a cabo, han aplacado la temporada de gripe casi por completo. Su incidencia, por el momento, ha sido anecdótica, con solo dos casos diagnosticados en lo que va de temporada –que arranca con los primeros casos a finales de noviembre, se incrementa tras el puente foral hasta alcanzar el nivel de epidemia a principios de año y llega a su pico tras la vuelta al cole para terminar en marzo–.

Todavía es pronto para aventurar que no habrá gripe este año en Navarra, ya que la pandemia de coronavirus puede que solo la esté retrasando. "Hasta marzo puede haber gripe", apuntó a este medio Aurelio Barricarte, jefe de la Sección de Enfermedades Transmisibles y Vacunación del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN). Pero la realidad es que no se está detectando actividad gripal en un momento en el que ya se debería haber llegado al nivel de epidemia (al superar los 40 casos por 100.000 habitantes) tal y como ha ocurrido los años anteriores. Por comparar con el año pasado, este nivel se alcanzó en la semana del 23 al 29 de diciembre de 2019, con 259 casos detectados esos días. Para entonces, se habían diagnosticado 961 positivos por gripe. En cambio, la semana pasada (del 21 al 27 de diciembre) el informe epidemiológico recogía que de las 912 muestras analizadas todas habían sido negativas al virus de la gripe.

Esta situación es algo que ya se preveía atendiendo a lo que había ocurrido en los países del hemisferio sur –que pasan el invierno entre junio y septiembre–, que apenas habían tenido actividad de otros virus respiratorios que no fuesen la covid-19. Este fenómeno se explica por las medidas preventivas (mascarilla, lavado de manos, distancia...) y las restricciones que imperan para luchar contra la pandemia de coronavirus. "Todas las medidas que tenemos ahora también sirven para frenar la gripe", explicó Barricarte.

Un 47% más de vacunación Pero lo que ha tenido un impacto más notorio en la ausencia de la gripe, señaló Barricarte, es el alto nivel de vacunación contra este virus que se ha alcanzado este año, especialmente en los grupos de riesgo. Según los datos de Salud Pública, hasta el 20 de diciembre se han vacunado 179.404 personas, un 47% más que en un periodo equivalente de la campaña anterior. El objetivo de la OMS de cobertura superior al 75% se ha alcanzado en el conjunto de los mayores de 65 años, aunque el grupo de 65 a 69 años ha quedado un poco por debajo de este porcentaje.