2.561 jóvenes reciben ayudas EmanZipa para el pago del alquiler, un 30% más que en 2019

También se han cuatriplicado las destinadas a paliar el gasto de vivienda a familias más vulnerables recogidas en el programa David

06.02.2021 | 12:23
Presentación de las novedades del programa Emanzipa, de apoyo al alquiler joven.

Las ayudas que concede el Gobierno de Navarra en materia de vivienda de alquiler han aumentado este último año en un 31% en el caso del programa para jóvenes EmanZipa, y se han cuatriplicado las destinadas a paliar el gasto de vivienda a familias más vulnerables recogidas en el programa David.

Un total de 2.564 jóvenes de 23 a 31 años se han beneficiado en 2020 del pago del 50% de la renta, y 952 familias vulnerables con bajos ingresos han contado con la ayuda de la Dirección General de Vivienda para sufragar los gastos del alquiler.

Con el objeto de desarrollar la Ley Foral sobre el Derecho Subjetivo a la Vivienda aprobada en diciembre de 2018, el Gobierno de Navarra activó de manera inmediata, a partir del 1 de enero en 2019, los programas de ayuda EmanZipa y David con objeto de "favorecer la emancipación de los jóvenes y respaldar a familias vulnerables alquiladas en el mercado libre". A estas herramientas, se suman otras políticas de fomento del alquiler asequible como la promoción pública de vivienda, las subvenciones al alquiler protegido o la puesta en valor de viviendas en desuso.

Durante su primer año en vigor durante 2019, los programas EmanZipa y David en su conjunto ofrecieron ayudas a un total de 2.169 unidades familiares y actualmente da cobertura a 3.516, con un incremento del 60%. Para este año 2021, la Dirección General Vivienda ha estimado que las prestaciones de estos programas pueden tener un impacto económico aproximado de 6 millones de euros en el caso de EmanZipa y otros 2 millones en David, ha indicado el Ejecutivo foral en un comunicado.

Las solicitudes para participar en ambos programas se pueden realizar a través del portal de Vivienda del Gobierno de Navarra en páginas específicas de EmanZipa y para las ayudas David.

EMANZIPA PARA JOVENES.

EmanZipa es uno de los principales instrumentos activados por el Departamento en su apuesta por "facilitar la emancipación de las personas jóvenes y favorecer el acceso a una primera vivienda".

Estas ayudas están dirigidas a jóvenes de 23 a 31 años de edad cuyos ingresos no excedan los 20.000 euros anuales si son unidades unipersonales o 30.000 euros si la integran más personas. Además, se requiere que no sean titulares de una vivienda o no hayan vendido una en los últimos cinco años o que la renta que abonan por su arrendamiento habitual no exceda un máximo de 650 euros. Esta última medida se aplica con objeto de que "la ayuda no sirva de excusa para que las personas propietarias aumenten aún más la presión sobre el precio del alquiler".

Desde su puesta en marcha en 2019, las personas beneficiarias han subido desde los 1.950 a los 2.564 que están inscritos actualmente. Esta cifra se ha incrementado en una tercera parte en apenas un año, "debido fundamentalmente a una mayor difusión y la buena acogida que el programa está teniendo progresivamente entre las personas jóvenes de la Comunidad foral".

Junto con esta medida, el Gobierno de Navarra reserva el 20% de las viviendas del millar que integran el parque público de alquiler de Nasuvinsa al público menor de 35 años. A estas hay que sumar las viviendas que se obtienen para jóvenes en diferentes intervenciones de rehabilitación en cascos urbanos, como la culminada esta misma semana en la calle Compañía del Casco Antiguo de Pamplona.

AYUDAS A FAMILIAS VULNERABLES.

A su vez, el programa David, destinado a paliar el pago del alquiler de vivienda de familias vulnerables con bajos ingresos -por debajo de 1,7 veces el índice SARA- aumentó hasta las 952 unidades familiares, casi cuadruplicándose respecto a las 219 que se concedieron el año anterior.

El 72% de estas familias reciben una ayuda de entre 150 y 250 euros mensuales en función de su renta e ingresos, mientras que un 17% llega a los 300 euros al mes y el 11% restante, percibe entre 100 y 150 euros.

El aumento de la concesión de estas ayudas ha respondido a la "flexibilización en los requisitos" para acceder a este recurso, con la finalidad de que también pudiera dar respuesta a las personas que se hayan visto afectas por una merma de ingresos debido a la crisis del COVID-19, una cobertura que el Gobierno de Navarra ha ampliado a todo el presente año 2021.

"INTERVENCION DECIDIDA" PARA GARANTIZAR EL DERECHO A LA VIVIENDA.

El vicepresidente y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi ha remarcado que "es evidente que el mercado por sí solo, atendiendo exclusivamente a intereses económicos y sometido a la presión de precios ante el aumento de la demanda y una oferta escasa, no impide que la renta del alquiler se convierta en una losa para muchas personas jóvenes o familias".

En ese aspecto ha afirmado que "se hace necesaria una intervención decidida y audaz por parte de los poderes públicos, ya sea aumentando la oferta del parque público de alquiler, intentando movilizar pisos vacíos o concediendo ayudas que contribuyan a paliar la tensión el mercado para garantizar el derecho subjetivo y la función social de la vivienda".

A partir de la declaración del estado de alarma del pasado mes de marzo, estas ayudas al alquiler han estado también abiertas durante todo el año 2020 a familias que, aunque no cumplieran los requisitos requeridos en estos programas, se vieran afectadas por la crisis del COVID-19, ya fueran personas que hayan perdido su empleo o personas trabajadoras cuyas empresas estén en ERTE, y el Gobierno de Navarra ha optado por extender esta cobertura a todo el año 2021.
noticias de noticiasdenavarra