Un decreto para evitar que alumnos desfavorecidos se concentren en los mismos centros

El proceso de presentación de solicitudes para el próximo curso se iniciará a finales de abril o principios de mayo

09.02.2021 | 11:30
Carlos Gimeno, consejero de Educación

El consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Gimeno, ha asegurado que el nuevo decreto de admisión de alumnado en centros educativos públicos y privados concertados de Navarra tiene como objetivo "evitar una dinámica que produce una desigual escolarización de los distintos sectores sociales, tendiendo los más desfavorecidos a quedar concentrados en algunos centros, la mayoría públicos".

En una comisión parlamentaria, Carlos Gimeno ha defendido que "los centros públicos han de ser el reflejo de la composición de la sociedad y han de estar abiertos a toda la ciudadanía sin excepción, y los centros privados, si están concertados, también". El proceso de presentación de solicitudes para el próximo curso se iniciará a finales de abril o principios de mayo.

Gimeno ha explicado que existen en Navarra seis centros en los que más de un 70% del alumnado de Infantil y Primaria tiene necesidades específicas de apoyo educativo y esos seis centros son de titularidad pública. Además, hay 48 centros que acumulan más de un 40 por ciento de alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. De esos centros, 45 son de titularidad pública y los otros tres de la red privada concertada. Asimismo, la tasa de concentración del alumnado con necesidades ha pasado de estar en el 66 por ciento en la red pública en el año 2011 al 75% en el curso actual.

El consejero ha señalado que las medidas vigentes hasta ahora "no se han mostrado efectivas en la distribución equilibrada del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo" y ha justificado por ello la aprobación del nuevo decreto de admisión. "Toda actuación en esta materia debería perseguir una acción fundamental, comprometerse a adoptar medidas que aseguren una equilibrada distribución del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo entre todos los centros escolares sostenidos con fondos públicos", ha insistido.

Durante la comparecencia, el consejero ha explicado que el Gobierno ha tenido que modificar el decreto inicialmente previsto para adaptarlo a la LOMLOE, la nueva ley estatal.

Gimeno ha señalado que las condiciones previstas en el nuevo decreto "favorecen a las familias navarras" y ha explicado que la primera opción que eligen las familias "ya no pesa tanto de la manera que lo hacía el procedimiento anterior". "Se modifican los aspectos relativos a la baremación y a la manera de proceder ante los empates, disponiéndose que para cada uno de los centros solicitados cada solicitante concurrirá con la puntuación resultante de la suma de los puntos obtenidos en aplicación del baremo recogido en el decreto, que determinará el orden de la lista de admisión, asignándole plaza en el centro señalado por el orden de prioridad más alto", ha indicado.

Así, Gimeno ha argumentado que "para las familias se abre la mejora en la libertad de elección de centro, porque no está condicionada por el orden de preferencia, cuestión que no ha generado ningún inconveniente con ningún agente de la comunidad educativa".

Además, ha sostenido que el nuevo decreto "mejora la transparencia del proceso con una foto con todos los puntajes, mejora el abanico de elección y de conciliación al poder vincular cada centro o bien al lugar de domicilio del padre o la madre o del lugar de trabajo, y se conjuga una mayor libertad de elección de centro y una más adecuada distribución del alumnado desfavorecido".

El consejero ha afirmado que el Departamento "garantiza la libertad de elección de centros, un derecho que es absolutamente posible siempre y cuando se garantice que todo los centros sostenidos con fondos públicos asuman la responsabilidad social en la escolarización de todo el alumnado, evitando la fragmentación social". "No aceptamos un modelo de enseñanza que no sea inclusivo porque es contrario al modelo de sociedad del siglo XXI", ha asegurado.

Además, en este objetivo, Gimeno ha explicado que "se podrán prever ratios inferiores de alumnado sobre las previstas con carácter general y adoptar otras medidas que favorezcan la calidad y equidad del sistema educativo".

Otra de las novedades del decreto se refiere a la forma en que se deben presentar las solicitudes. Hasta ahora era de manera presencial en el centro deseado. Con el cambio, sin embargo, se presentarán de forma telemática en una web que está diseñando el Departamento de Educación. No obstante, la presentación telemática se podrá hacer también desde cualquier centro educativo con colaboración de su personal.

El portavoz de Navarra Suma, Pedro González, ha afirmado que le parece "bien" que "se potencie la libertad de elegir a quien más lo necesita", dando más puntuación a las rentas bajas, pero ha considerado que es "un brindis al sol". "¿De qué sirve posibilitar que tenga libertad de elegir si no se le da la posibilidad de ejercerla? Hay que facilitar las condiciones con ayudas a comedores y transportes o la posibilidad de pagar la cuotas en las cooperativas de enseñanza. Detrás de estos cambios en el decreto se atisba un modelo, no solo un modelo de sistema educativo falto de libertad, de imposición de una escuela pública a través de la asfixia a la escuela concertada, sino un modelo social proteccionista que castiga a las familias numerosas y no busca la conciliación familiar", ha dicho.

La portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, también ha rechazado el nuevo decreto y ha dicho que "el criterio de cercanía al centro debe ser el principal criterio, pero queda totalmente obsoleto si no se modifica la normativa relativa a las áreas de influencia". "En el caso de Pamplona está clarísimo. No puede ser que una norma que pretenda organizar la escolarización otorgue la misma puntuación por la cercanía al centro escolar a alguien que vive en Noain y a alguien que vive en Zizur. Mientras no se modifique esto, lo que hará la norma será intentar ordenar los derechos de las familias que optan por la concertada", ha afirmado, para expresar su "frustración porque no vemos reflejado el cumplimiento del acuerdo programático".

Por su parte, el portavoz del PSN, Jorge Aguirre, ha señalado que "el decreto es una normativa absolutamente necesaria que se ha trabajado de forma transparente con la comunidad educativa" y ha considerado que Navarra Suma "vuelve a hablar de cuestiones que únicamente benefician a la concertada". "El PSN habla de un único modelo educativo, una sola educación de centros públicos y centros privados sustentados con fondos públicos. No hay centros públicos para toda la demanda que hay y existen esos conciertos, eso sí, en igualdad de derechos y en igualdad de obligaciones", ha afirmado.

La portavoz de Geroa Bai, María Solana, ha cuestionado "la supuesta bondad" de algunos aspectos del decreto y ha considerado por ejemplo que en el ámbito de conciliación "se limita y se retrocede bastante". "No acabo de ver dónde está el cambio sustancial, no acabo de ver dónde va a dar un resultado tan diferente como el que auguran. Soy escéptica. Lo que han traído aquí no es sino un compendio de cambios que vienen provocados por la LOMLOE. No entiendo bien cuál ha sido la aportación del Departamento", ha asegurado.

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha afirmado que "hay un problema en el sistema educativo y es la tasa de concentración del alumnado con necesidades específicas en unas escuelas, especialmente de la red pública". "Existen dificultades para que esa distribución sea equilibrada. Veremos en la aplicación del decreto si es válido para resolver los problemas que hemos detectado", ha indicado. Además, ha planteado que "el modelo educativo actual está agotado y el sistema educativo navarro tendría que garantizar que se pueda crear un alumnado plurilingüe", teniéndolo en cuenta también como medio para una mejor distribución del alumnado.