Salud cree que en Navarra "ya ha pasado lo peor" de la pandemia, pero insta a mantener la alerta

Induráin confirma que se vacunará contra la covid a partir de marzo a mayores de 80 años y muestra cautela ante la posibilidad de que el 70% de la población esté vacunada en verano - Descárguese aquí la estrategia de vacunación

10.02.2021 | 13:30
Imagen de recurso de una vacuna

Comenzará a inmunizar con AstraZeneca también en marzo a personal sanitario de bajo riesgo y otros servicios esenciales

Navarra ha dispensado ya un total de 37.564 vacunas, casi mil diarias, en el ámbito sociosanitario, sanitario y grandes dependientes, espacios priorizados en esta primera fase de vacunación.

De hecho, al final de esta semana se concluirá todo el proceso de vacunación en el ámbito residencial (más de 14.000 personas entre residentes y trabajadores) mientras que cerca de la mitad de casi dos mil grandes dependientes y de los 16.000 sanitarios y sanitarias de la red pública y privada ya han recibido la primera dosis priorizando la primera línea.

La consejera de Salud, Santos Induráin, ha considerado este miércoles en rueda de prensa que "ya ha pasado lo peor, pero queda camino por recorrer". Induráin ha destacado que Navarra está "en el espacio límite entre el riesgo alto y el muy alto", ha afirmado que, con las medidas restrictivas que se han prorrogado durante otros 15 días y las vacunas, existe la "esperanza fundada" de que "podemos ir doblegando la curva para reducir la presión asistencial".

"Ahí está ahora la amenaza de la cepa británica y otras mutaciones", ha advertido, para señalar que Salud se propone "mantener el rumbo con el objetivo de seguir dando pasos hacia adelante, consolidando avances y evitando retrocesos".

Por su parte, la directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral, Marian Nuin, ha advertido de que "en este momento no podemos decir que una persona que está vacunada no puede infectarse y no puede transmitir". Y ha subrayado que "lo que podemos decir a la luz de lo que sabemos es que tienen menos posibilidades de desarrollar una enfermedad sintomática grave". Por eso, ha incidido en la importancia de mantener las medidas preventivas contra el virus.

Proceso de vacunación

La llegada de suministros de Astra Zeneca, prescritos para menores de 55 años, permitirá solapar estos procesos de vacunación con la dispensación de dosis entre otros profesionales sanitarios con un riesgo menor de exposición al virus (tanto en el ámbito hospitalario o consultas como pertenecientes a colectivos como fisioterapeutas, farmacéuticos, podólogos, etc.) tras los que vendrían luego, según la hoja de ruta navarra, otros servicios esenciales.

La previsión del Departamento de Salud es, en todo caso, iniciar cuanto antes –a ser posible en el propio mes de marzo- la siguiente fase de vacunación que afectaría ya a población general, comenzando por las personas de mayor edad. Todo ello está, no obstante, condicionado por el volumen y la cadencia de las remesas de las tres marcas de vacuna (Pfizer, Moderna y Astra Zeneca) que, por el momento, están llegando de forma semanal y se están dispensando en su totalidad, salvo una mínima reserva estratégica de cara a garantizar segundas dosis.

Balance de situación: a punto de cerrar el ciclo de residencias


A fecha de inicio de esta semana, según los datos expuestos por el gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, Gregorio Achutegui, se están cumpliendo las previsiones y ritmos anunciados en el inicio del proceso y que, en cuanto a inmunización completa, ha llegado ya a 13.531 personas, aunque está garantizada la segunda dosis para cerca de las 40.000 que entraban en esta primera fase, según las primeras previsiones realizadas a fin de año.

Así, en el ámbito residencial, a fecha de 8 de febrero, el 76% de los 6.886 trabajadores habían recibido ya las dos dosis y un 57%, la vacunación completa. En residentes (8.308) los porcentajes de primera y doble dosis se elevan a 95,5% y 85% respectivamente. Para final de esta semana se espera haber terminado el ciclo completo prácticamente en esos dos colectivos preferentes, salvo algunos flecos de la próxima semana.

En paralelo se avanza en el sector de grandes dependientes, algo en lo que Navarra ha sido bastante pionera en el ámbito rural, con 991 de personas vacunadas con una primera dosis de un total de 1.952, es decir, el 51%. Finalmente, en el sector sanitario, que arrancó el 15 de enero, pese a los problemas de suministros, a fecha de 7 de febrero se había vacunado a cerca de la mitad de los 16.000 profesionales que trabajan en la red pública y privada de hospitales y centros de salud.

Es aquí donde quizá va a tener más influencia la novedad de la llegada de nuevas vacunas de AstraZeneca, con todos los criterios de seguridad y eficacia que garantiza la Agencia Europea de Medicamentos pero con la peculiaridad de que, a la luz de los ensayos clínicos que existen por el momento y de la decisión compartida por las autonomías en el seno de la Comisión de Salud Pública, se dispensará por el momento solo a menores de 55 años.

Esto ha provocado un reajuste en la estrategia de vacunación, de manera que se solaparan en lo que queda de trimestre el cierre de la vacunación con las vacunas de ARN mensajero de los sanitarios con una exposición más directa al virus con la administración de dosis de AstraZeneca a otros grupos de sanitarios en ámbito hospitalario y consultas, así como otros espacios y grupos como fisioterapeutas, farmacéuticos etc.

En esta línea, esta vacuna podrá ser utilizada luego para proteger a otras profesiones de servicios esenciales, como cuerpos policiales y similares, con menos de 55 años, considerados como "puestos críticos", para pasar más tarde a otros estamentos (docentes, entre otros).

La reorganización, en aras de la eficiencia y el aprovechamiento de este nuevo recurso, supone una intensificación de la vacunación en estos sectores que puede contribuir –si se confirman las previsiones de suministros del resto de vacunas para febrero y marzo, y se incrementan posteriormente- también a adelantar al máximo la vacunación ya a los grupos más vulnerables de población general, empezando por los de mayor edad y pasando luego a personas que padezcan patologías crónicas que no hayan sido vacunadas por criterio de edad u otras situaciones.

En Navarra, las personas mayores de 80 años son ya más de 40.000 (habría que descontar los ya vacunados en residencias) mientras que entre 70 y 80 años hay 53.000.

El Departamento de Salud, en coordinación interna entre el Instituto de Salud Pública y Laboral y el SNS-O, ha planificado el dispositivo logístico y los diferentes escenarios, en función de suministros y tipos de vacuna, que serían necesarios para arrancar esta fase de población general en la que las zonas básicas de salud tendrán un protagonismo fundamental.


DESCÁRGUESE AQUÍ LOS DATOS ACTUALIZADOS DE VACUNACIÓN

DESCÁRGUESE AQUÍ LA ESTRATEGIA DE VACUNACIÓN