El frío será el protagonista en el puente de San José en Navarra

El viernes se espera nieve en zona norte y Pirineo

17.03.2021 | 09:15
Un peregrino en el alto de Erro.

El frío protagonizará el próximo puente de San José en Navarra, pero sin previsión de precipitaciones en cotas muy bajas. Una DANA proveniente del norte dejará lluvias generalizadas el viernes con afección sobre todo en la zona norte y Pirineos, donde sí espera nieve. El sábado no se esperan apenas precipitaciones. Vuelve "el frío de riguroso invierno" para dar la bienvenida a la primavera astronómica.

Miércoles:

Las temperaturas mínimas en Navarra, que llegarán al final de la jornada, sufrirán este miércoles un descenso, mientras que las máximas se mantendrán sin cambios, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología, que anuncia también una bajada de la cota de nieve hasta los 700-900 en Pirineos.

En Estella los termómetros se moverán entre 6 y 14 grados, en Pamplona variarán de 5 a 14, en Roncal oscilarán entre 3 y 12, y en Tudela de 8 a 17.

El boletín añade que el cielo estará por la mañana nuboso o cubierto, tendiendo desde mediodía a intervalos nubosos, sin descartar brumas matinales y bancos de niebla en zonas altas.

Habrá además lluvias débiles en el tercio norte, que serán más intensas y frecuentes en la vertiente cantábrica durante la primera mitad del día, sin descartar que se puedan extender al resto de la mitad norte.

El viento soplará del noroeste, con probables intervalos fuertes en la zona de Tudela en las horas centrales y sin descartar rachas muy fuertes en la Ribera y en el Pirineo por la tarde.

Jueves:

Nuboso en el norte e intervalos nubosos en el sur. No se descartan brumas y bancos de niebla matinales en zonas altas del norte. Probables lluvias débiles y chubascos en el tercio norte durante la primera mitad del día, sin descartarlas en el resto, y que se producirán de nuevo a últimas horas en la vertiente cantábrica. Cota de nieve en torno a 500-800 metros. Temperaturas en descenso, de forma ligera en las mínimas de la mitad oriental. Heladas en el Pirineo y de forma más débil en zonas altas del oeste. Viento del norte y noroeste, sin descartar alguna racha muy fuerte por la mañana en Pirineos.

Viernes, Día de San José:

Nuboso o cubierto con lluvias y chubascos, que serán menos probables en el sureste y a últimas horas del día, y sin descartar que sean localmente persistentes en la mitad norte. Cota de nieve en torno a 700-900 metros descendiendo hasta los 100 metros en el Pirineo y en torno a 800-1000 metros descendiendo hasta los 300-600 metros en el resto. Baja probabilidad de nieblas en la mitad norte. Temperaturas en ligero descenso, más acusado en las mínimas del Pirineo y en las máximas de la mitad sureste. Heladas en el Pirineo y sierras del noroeste. Viento del norte y noroeste con intervalos más intensos y rachas muy fuertes durante las horas centrales.

Sábado:

Predominio de cielos nubosos o cubiertos, salvo en el sureste donde predominarán los intervalos nubosos. No se descartan lluvias y chubascos en la mitad norte. Cota de nieve al principio en torno a 100 metros en Pirineos y en torno a 300-600 metros en el resto, bajando hasta cualquier cota. Temperaturas en descenso. Heladas débiles, más intensas en Pirineo y con baja probabilidad en la Ribera. Viento del norte y noroeste, con intervalos más intensos y rachas muy fuertes en el centro, Pirineo y sur de la Ribera durante las horas centrales.

La previsión para toda la Península

Nieve y mucho frío, hasta 10 grados menos respecto a los valores actuales, protagonizarán el inicio de la primavera, el próximo sábado, tras la llegada a la península de una masa de aire polar ártico que, junto a una borrasca mediterránea, propiciarán un paulatino regreso al invierno en gran parte del país.

Nevará en cotas bajas, aunque no va a ser un fenómeno meteorológico "ni extremo ni generalizado".

Desde el jueves se espera ya un "descenso generalizado" de las temperaturas, por la llegada de aire muy frío continental, que en el caso de las diurnas, será notable en amplias zonas del interior peninsular y en el área mediterránea, e incluso "extraordinario" en puntos del este de Castilla-La Mancha e interior de Valencia.

Esta jornada la cota de nieve de situará en 500/800 metros en Pirineos, 800/1.200 metros en el noroeste, centro y este peninsular, así como en Baleares, y en 1.400/1.800 metros bajando a 1.000/1.400 metros en el sudeste del país.

Por capitales de provincia, cabe destacar el desplome de los valores en capitales como Albacete, que hoy está previsto que alcance o supere los 18 grados y mañana apenas pasará de 8 grados; en Toledo la caída será de 7 grados, pasando de los 20 grados de hoy a los 13 grados de mañana, mientras que en Murcia los termómetros subirán hoy hasta los 20 grados para bajar el jueves a los 12 grados.

En Madrid y Ávila, por ejemplo, los pronósticos anuncian una bajada entre hoy y mañana de unos 6 grados y en Badajoz de alrededor de 5 grados, pasando en la ciudad extremeña de 23 grados hoy a los 18-19 grados el jueves.

Sin embargo, este día, en puntos del sur y suroeste peninsular, no incidirá mucho la entrada de aire frío y, así, Huelva y Sevilla registrarán la máxima peninsular con 22 y 21 grados respectivamente, seguidas de Cádiz, Almería y Córdoba con 20 grados.

Otro aspecto a tener en cuenta la jornada del jueves es un aumento de la inestabilidad en el área mediterránea, con probabilidad de lluvias en el Levante y sureste peninsular, que pueden ir acompañadas de tormentas.

Ante esta situación, la Aemet ha activado para mañana el aviso amarillo (riesgo) por lluvias en puntos de los litorales sur de Valencia y norte de Alicante por acumulaciones previstas de hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora.

Para el viernes, inicio del Puente de San José en algunas comunidades, seguirán bajando las temperaturas y se espera una nueva inestabilización en el área mediterránea con lluvias en el entorno de las Islas Baleares y tormentas y lluvias en el norte del país; en el resto de España, se prevé un día "muy frío, pero en general con cielos despejados".

Ese día la cota de nieve se situará en Pirineos en 500/900 metros -bajando a cualquier cota- en el noroeste y nordeste peninsular en 1.000/1.400 metros bajando a 500/800 metros en el noroeste y en el resto de entornos montañosos y páramos de la mitad norte en 1.100 metros bajando a 200/600 metros.

Asimismo, en el interior sudeste se bajará a 400/800 metros, en las sierras del extremo sudeste a 1.000/1.400 metros y en las Baleares a 700/900 metros.

Este acusado descenso de la cota de nieve dará lugar a que la Aemet active la alerta amarilla por nevadas en las comunidades de Aragón, Catalunya, Navarra y La Rioja, donde las acumulaciones oscilarán entre los 5 y 15 centímetros de espesor.

El sábado, comienzo de la primavera, el centro de la borrasca se aproximará a la península favoreciendo chubascos en las Baleares, que se extenderán a todo el sur del área mediterránea peninsular.

La Aemet advierte de que este día, la nieve continuará en las mismas zonas que la jornada anterior y se prevé, además, una "intensificación de la irrupción del aire frío del norte y noreste", que favorecerá un nuevo descenso generalizado de las temperaturas máximas, más notable en el interior y sureste peninsular.

Este día, en capitales como Burgos, Vitoria, Teruel, Valladolid, Pamplona, Cuenca y Ávila entre otras, las diurnas oscilarán entre los 4 y los 8 grados, es decir, unos 10 grados por debajo de lo habitual para esta época del año.

El domingo, con el alejamiento de la borrasca mediterránea hacia el este, el episodio invernal comenzará a remitir.