Buñuel, 36-21: 85 años de duro silencio

13.06.2021 | 01:14
Asistentes al acto de Buñuel portan una bandera republicana.

El verano de 1936 fue especialmente cruel en Buñuel, pero no lo fue menos el olvido y el silencio al que sometieron los sucesivos consistorios a sus vecinos y vecinas asesinados tras aquel golpe de estado. "Llega tarde", dijeron pero es un alivio.

"Este homenaje llega tarde, muy tarde. Porque ni sus viudas, ni sus hijos pueden vivirlo, pero aquí están sus sobrinos, sus nietos y biznietos para que no se olvide nunca". Con la voz entrecortada por la emoción y las piernas tambaleando, consciente de lo que significaba ese momento, María José Pello Marquina (nieta del alcalde Alfonso Marquina) subió al atril para participar en algo que creía que nunca viviría, un homenaje del Ayuntamiento de Buñuel a los 51 vecinos y 1 vecina que fueron asesinados en el verano de 1936. En ese mismo pórtico en el que se celebró el homenaje, su abuelo y entonces alcalde, recibió 5 tiros el 23 de julio de 1936 a la vista de todo el mundo, después de estar 3 días en el calabozo de la Casa Consistorial.

Once elecciones municipales, nueve alcaldes y tres partidos (UPN, PSN e Independientes) habían pasado desde que llegó la Democracia sin recordar a sus vecinos asesinados de forma brutal y sin justificación. Ha sido la alcaldesa, Mayte Espinosa (Cambiemos Buñuel) quien ha tomado la determinación de recordar a los "represaliados y rendir un recuerdo a las muertes injustas e injustificables y reconocer su valor. Hemos esperado mucho y sobe todo vosotras, las familias". El grito de Viva la República que entonó Espinosa al final del acto, en su memoria, sonó a histórico y trajo a la memoria momentos muy oscuros de Buñuel.

LEA TAMBIÉN Michel Lasheras: "Lo que ocurrió aquí en 1936 es terrorismo"

Durante décadas la localidad ribera vivió como si aquellos sucesos no hubieran existido y las mujeres rapadas, la obligación de tomar aceite de ricino, el escarnio diario no habían acabado y tuvieron su reflejo hasta hace menos de una década con el monumento a los caídos que seguía en pie. De hecho, hoy n día el monolito sigue a la entrada de la iglesia, pero se retiraron los símbolos franquistas y se dejaron los nombres de los hijos de Buñuel que murieron en el frente, pero en el bando de Franco.

En estos 85 años, los hijos e hijas de Buñuel asesinados por sus vecinos de calle o de ronda quedaron en el olvido y solo el empeño de Pedro José Francés, escritor e historiador local, los sacó del silencio de las calles y de los recuerdos de las familias. Hasta ayer, ningún Consistorio de Buñuel los había recordado nunca. Al acto, en el que se colgó un cuadro con el nombre de todos ellos, asistió la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, el secretario general de UGT en Navarra, Jesús Santos, y José Miguel Gastón, director del Instituto Navarro de la Memoria. "No podemos dar la espalda a una verdad histórica como ésta. Fueron asesinados por su compromiso político y social por sus ideas y por soñar con una sociedad más justa. Merecen recuerdo y reconocimiento. Mujeres, madres e hijas fueron fueron rapadas, hubo requisas y expedientes. Hay que poner en valor la linea abierta por este Ayuntamiento de Buñuel".

LEA TAMBIÉN María José Pello: "Mi madre no podía volver a Buñuel"

Durante el homenaje se leyeron los nombres de todos los vecinos y vecina que aparecen en la placa que, desde ayer, está en la entrada del Ayuntamiento. Asimismo, la nuera de Francisco Sáez (hijo de Antonio Sáez) leyó una poesía en la que recordaba que "desde el 18 de julio hasta el 26 de agosto, mataron a muchos padres y les borraron el rostro. Para que nunca supieran, quién intentó recogerlos, con sus caras destrozadas no poder reconocerlos. Ya me despido de todos, como ven lo hago formal yo les concedo el perdón pero jamás olvidar".

detalles

Monumento a los caídos. "Odiaba ese momumento. Cuando venía a Buñuel me apartaba de ahí y no lo podía ver", recoredó ayer Michel Lasheras. Se encuentra en la entrada principal de la iglesia, en una gran cruz, ahora solo con los nombres y sin escudos ni símbolos.

El horror del 26 de agosto. El 26 de agosto fue un día especialmente trsite para Buñuel. Ese día asesinaron a 26 personas que trasladaron en un camión hacia Mallén a la mayoría. Otros también fueron asesinados en Fréscano. En apenas un mes (del 18 de julio al 26 de agosto) mataron en Buñuel a 52 personas, en un pueblo de menos de 3.000 habitantes.

noticias de noticiasdenavarra